Con scooter y a lo loco

Las Vespa y Lambretta marcaron un estilo de vida/iac
Las Vespa y Lambretta marcaron un estilo de vida / iac

Cerca de un centenar de amantes de Vespa y Lambretta clásicas participan hoy en la ruta motera de la X edición del Scooter Fest

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Tienen devoción por la scooter y en especial por las que portan los emblemas de Vespa y Lambretta. Cerca de un centenar de aficionados a estas motos clásicas están participando hoy en la particular ruta motera que celebra Scooter Club Burgos con la X edición del Scooter Fest. Para ello, unos 70 moteros de hasta diez provincias diferentes se han concentrado en el centro de la ciudad con el objetivo de rodar juntos varios kilómetros hasta Quintanilla de las Viñas, recorriendo la zona de Tierra de Lara.

La locura por seguir dando uso a unas motos que revolucionaron en su época la forma de desplazarse ha llevado a algunos a venir desde su ciudad hasta Burgos encima de esas monturas. Concretamente, un grupo de ovetenses ha recorrido 300 kilómetros que separan a ambas ciudades montados en sus scooters.

Desde los años 60, hasta esta misma década, las monturas han estado expuestas esta mañana durante los preparativos de la marcha. Algunos han aprovechado su parada para conocer los detalles que dan a estas motos una personalidad única. Y tras compartir las novedades que han podido incorporar a sus monturas durante el último año -pues muchos se ven de edición en edición- se han puesto en marcha.

Ya por la tarde, el pelotón estará durante un par de horas, entre las 18:00 y las 20:00 horas, en la exposición que con motivo del X aniversario del club han instalado en las inmediaciones del Museo de la Evolución. La jornada concluirá con música, como cada noche que dura el festival. En el Hotel Corona de Castilla cenarán y disfrutarán del grupo burgalés 'Vieja Escuela'.

Una muestra deslucida

El pero de esta décima ruta del Scooter Fest ha estado en la ubicación del lugar de encuentro. Hasta ahora, los moteros aparcaban frente al Palacio Provincial y permitían a los curiosos disfrutar de las monturas. Sin embargo, en esta ocasión, se han visto obligados a hacerlo en las traseras del edificio (a pesar de que delante no había otra actividad programada), con lo que el lugar no ha permitido ni un estacionamiento ordenado ni cómodo.

Más información