Huesos y piel impresas en 3D para viajar a Marte

Huesos y piel impresas en 3D para viajar a Marte

La ESA europea crea material bioimpreso para curar a sus astronautas en el espacio

JOSÉ ANTONIO GONZÁLEZMadrid

La impresión 3D ha pasado de construir figuras, de realizar estructuras para casas, de imprimir comida a llegar a crear piel y, también, huesos. Un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés) trabaja en la bioimpresión para ayudar a los astronautas en sus viajes espaciales y así mantener su salud cuando se encuentran lejos de la Tierra.

Desarrollado en el hospital universitario de la Universidad Técnica de Dresde (TUD), la investigación usa biotinta rica en nutrientes como plasma sanguíneo humano, «fácil de obtener de los tripulantes de la misión», apunta Nieves Cubo, de la TUD.

La impresora desarrollada por la ESA es capaz de reproducir muestras de huesos a través de la impresión de células madre con este tipo de tinta a la que en el proyecto se le añade un cemento óseo de fosfato de calcio como material de soporte estructura.

«El plasma tiene una consistencia muy fluida, por lo que resulta difícil trabajar con él en las condiciones de gravedad alterada. Por eso hemos desarrollado una receta modificada añadiendo metilcelulosa y alginato para incrementar la viscosidad del sustrato. Los astronautas podrían obtener estas sustancias de plantas y algas, respectivamente, una solución viable en el espacio cerrado de una expedición espacial», explica Cubo

La bioimpresión avanza a pasos agigantados, pero fuera de la Tierra se enfrenta a otros problemas como la ingravidez o la gravedad parcial de Marte (0,38 veces de la Tierra). «La tripulación correrá grandes riesgos y no será posible volver a casa antes de lo previsto. Además, sería imposible transportar suministros médicos suficientes para hacer frente a cualquier eventualidad dados los límites de espacio y masa de una nave», señala Tommaso Ghidini, director de la división Estructuras, Mecanismos y Materiales de la ESA, que supervisa el proyecto.

El proyecto, por otra parte, está estudiando el tipo de instalaciones a bordo que serían necesarias en cuanto a equipos, salas quirúrgicas y entornos estériles, así como a la capacidad de crear tejidos más complejos para trasplantes, cuyo objetivo último sería la impresión de órganos internos completos.

«En el caso de quemaduras, por ejemplo, se podría bioimprimir piel nueva en lugar de injertarla desde otra parte del cuerpo del astronauta, lo que provocaría una lesión secundaria que no sería fácil de curar en el entorno orbital», sentencia Ghidni.