Medicamentos para la España vacía

El dron, con el riñón a bordo./Afp
El dron, con el riñón a bordo. / Afp

El ensayo en Teruel para llevar fármacos a pueblos con drones coincide con el traslado de un riñón para su trasplante a través del mismo aparato

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Si hace unas semanas, la Dirección General de Tráfico incorporaba a sus dotaciones varios drones con el fin de vigilar las carreteras españolas, ayer salía a la luz una nueva utilidad para estos aparatos en el campo de la sanidad. Gea de Albarracín, una localidad de la provincia de Teruel con apenas 375 habitantes, será el escenario para una experiencia piloto: la de la distribución de medicamentos a través de estos vehículos aéreos no tripulados.

Patrocinada por el Ministerio de Industria y con la participación del Aeropuerto de Teruel, la cooperativa distribuidora de medicinas Novalita, la consultora Vea Global y la empresa especializada en drones Delsat, según señala el 'Heraldo de Aragón', la intención de la prueba es demostrar la eficacia de estas aeronaves para llevar fármacos a lugares mal comunicados, ya sea porque están aislados debido a su orografía o climatología adversa o porque han sufrido alguna catástrofe.

Según señala Francisco Yuste, director ejecutivo de Delsat, para la prueba se utilizará un dron codmercial «adaptado» a las necesidades de esta experiencia. Así las cosas, se ha desarrollado un contenedor con un peso total de 25 kilos, de los cuales 10 corresponderán a la carga útil de los medicamentos. Los fármacos viajarán en él a una temperatura de entre 15 y 25 grados, si bien el sistema contará con un compartimento y un sistema de refrigeración que permitirá trasladar otros productos como vacunas, que requieren temperaturas más bajas para su mantenimiento.

En principio, la experiencia piloto se llevará a cabo entre los próximos meses de junio o julio, aunque podría llegar a aplazarse hasta septiembre. El vehículo saldrá del Aeropuerto de Teruel, ubicado a 20 kilómetros de Gea de Albarracín. Se ha escogido esta localidad porque dispone de una farmacia abierta asociada a Novaltia. En todo caso, la prueba es totalmente experimental puesto que la normativa actual sobre drones impide su utilización para la distribución de mercancías.

Un órgano por el aire

La iniciativa que se va a poner en marcha en la provincia de Teruel coincide con un hito histórico: el del primer traslado de un órgano por medio de un dron. Ocurrió el pasado 19 de abril, de madrugada. A la 1:30 horas, un pequeño dron despegó de un aparcamiento de Baltimore con un riñón refrigerado a bordo y recorrió 4,5 kilómetros hasta aterrizar sobre el techo del hospital universitario de Maryland. Hizo falta una autorización especial de sobrevuelo para esta misión de diez minutos, y la Policía cerró por precaución las calles sobre las que se desplazó el aparato, que volaba a 120 metros de altitud. Pese a todo, la experiencia concluyó con éxito, pues una mujer recibió el nuevo órgano.

«Creo que de aquí a unos cinco años empezaremos a ver entregas de órganos de forma más regular», explicó a la AFP el médico Joseph Scalea, cirujano y líder del proyecto en el centro médico de la Universidad de Maryland.