25 años emprendiendo

La Asociación de Jóvenes Empresarios cumple este año un cuarto de siglo, y lo hace en plena forma

Foto de familia tras la entrega del Premio Joven Empresario en 2017./BC
Foto de familia tras la entrega del Premio Joven Empresario en 2017. / BC
Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Hace ahora 25 años, un grupo de jóvenes empresarios burgaleses se lió la manta a la cabeza y decididó asociarse para dar mayor empaque y visibilidad a sus inquietudes. Al abrigo de la Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE) nació entonces la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), que no ha hecho sino crecer y mutar para adaptarse a una realidad cada vez más cambiante y que ahora, un cuarto de siglo después, se encuentra en un gran estado de forma.

El Premio Joven Empresario es sin duda uno de los buques insignia de la actividad de la asociación

Así lo defiende Sara Barriuso, la actual presidenta del colectivo, que echa mano de las cifras para apuntalar su afirmación. Actualmente, la AJE cuenta con 96 asociados, la mayor cifra de su historia. «Hace dos años, cuando entró la actual directiva, éramos 75 asociados», recuerda al tiempo que insiste en que ese repunte es, en gran medida, consecuencia del «enorme» trabajo realizado por las directivas de sus predecesores, empezando por la de José Ignacio Calvo de León y continuando por las de Víctor Manuel Arnáiz, Jesús Aldea, Ramiro García, Ricardo Alonso, Román Cantero, Santiago Serna y Óscar Gil.

Gracias a sus esfuerzos, la AJE se ha mantenido viva y activa, por lo que el incremento en el volumen de asociados de los últimos años deriva, a juicio de Barriuso, de dos circunstancias muy concretas. La primera pasa por que los jóvenes «cada vez tienen más inquietudes por emprender un negocio», sobre todo tras los fiascos de la crisis económica. La segunda pasa por que, después de 25 años, «la gente ya conoce a la AJE y sabe lo que hace». «Cada vez damos más guerra», reconoce entre risas una persona que, antes de ser presidenta de la asociación, recibió el Premio Joven Empresario.

Un referente

Aquello sucedió en 2011, y, según asegura Barriuso, le supuso un «enorme impulso» como profesional, una idea que comparte con el resto de premiados. De hecho, el Premio Joven Empresario es quizá «el buque insignia» de la actividad de la asociación. El reconocimiento actual nació formalmente en 2012, pero es una herencia directa de los galardones que la asociación lleva entregando de manera ininterrumpida desde 1996. Aquel año nacía el Premio Joven Empresario de la Capital provincial con Roberto Da Silva (Embutidos Cardeña) como ganador.

Más información

Ese galardón se vio complementado en 2007 con la creación del Premio Joven Empresario de la Provincia, cuyo primer ganador fue Alfredo Hernando (Herbla S.L.). Estos dos galardones se complementaron algún año concreto con otros dos, denominados Joven Iniciativa Empresarial de la Capital y Joven Iniciativa Empresarial de la Provincia. Eso, reconoce Barriuso, «era una locura», por lo que a partir de 2012 se decidió aglutinar en un mismo galardón con carácter provincial todos ellos.

Y ahí sigue. De hecho, la maquinaria de este año ya está en marcha. En total, en esta edición se han presentado 23 candidaturas. De ellas 12 corresponden a empresas radicadas en Burgos capital, tres en Aranda de Duero, una en Miranda de Ebro y las siete restantes son de municipios inferiores a 20.000 habitantes. Y eso gusta. «Estamos muy orgullosos» de contar todos los años con presencia «de empresas del ámbito rural», asegura la presidenta al tiemnpo que recuerda que ya «ha habido ganadores de la provincia», como fue el caso en 2016 con Thomas Secades, de Puertas Secades.

Mucha actividad

Sea como fuere, y a pesar de que el Premio Joven Empresario es sin duda la actividad más visible de la asociación, no es la única, ni mucho menos. Ni siquiera es la más valorada por los propios socios. En realidad, es el día a día el que aporta un valor añadido.

El asesoramiento continuo, la formación, las cenas de asociados con invitados de excepción o la simple relación entre unos y otros son sin duda los ejes fundalemtanes de actuación. «Muchas veces, lo único que necesitan los jóvenes empresarios es que les escuche y aconseje alguien que ya ha pasado por las situaciones que están atravesando», sentencia Barriuso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos