Las arquivoltas del Arco de La Isla ya están desmontadas y trasladas al Monasterio de San Juan

Las arquivoltas ya están desmontadas/GIT
Las arquivoltas ya están desmontadas / GIT

La empresa Valuarte se ha encontrado con un relleno de cemento «muy duro» lo que ha complicado el desmontaje, que todavía durará un par de semanas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Está siendo un trabajo más laborioso de lo previsto, pero va bien. Las obras para trasladar la portada románica ubicada en el Parque de La Isla hasta el Monaterio de San Juan arrancaron a finales de mayo y, un mes más tarde, se han desmotado ya las arquivoltas de este monumento del siglo XII perteneciente a la antigua iglesia de Cerezo de Río Tirón.

Los trabajadores de Valuarte, la empresa palentina encargada del proyecto, han trasladado las arquivoltas al Monasterio de San Juan, donde se encuentran bien protegidas bajo la cubierta de la iglesia. El arquitecto Javier Garabito, responsable de la dirección técnica, ha explicado que el proceso de desmontaje ha sido «más laborioso» de lo inicialmente previsto, pues han encontrado un cemento muy rico en el relleno que se utilizó para montar el arco en los años 40, cuando se reconstruyó tras venirse abajo.

Más información

Garabito ha recordado que, normalmente, se utilizan morteros pobres, fáciles de eliminar. Sin embargo, en este caso el relleno es «muy duro», lo que ha complicado el desmontaje. Se ha tenido que hacer manualmente y con mucho cuidado, para evitar la rotura de las dovelas, pero todo ha ido bien, pese a que se le ha dedicado más tiempo, ha apuntado el arquitecto. Ahora toca desmontar las columnas, lo que llevará todavía un par de semanas.

A continuación, el trabajo se trasladará al Monasterio de San Juan, donde la portada románica se reubicará en la nave norte de la iglesia. Se levantará el pavimento actual, se realizará una excavación arqueológica para detectar restos y se colocará la nueva instalación. Javier Garabito ha avanzado un posible cambio en el montaje previsto en el proyecto original, que podría obligar a cambiar la estructura de sujeción.

Una nueva estructura

Con las dovelas en la mano, los expertos han detectado que no tienen suficiente profundida para reconstruir el arco y sustentarlo en una estructura metálica ligera, y sencilla, como se había pensado. El arco tiene mucho vuelo, ha insistido, así que toca replantearse el montaje, y son varias las alternativas que todavía se están barajando. Cuando llegue el momento se tomará la decisión definitiva, siempre consensuada con Patrimonio, ha insistido el arquitecto.

El hecho de que las piedras que conforman las arquivoltas no tengan la profundidad (tizón) habitual se puede deber a muchas causas; puede ser que las originales fueran así, pero también cabe la posibilidad de que la gran manipulación que ha sufrido la portada románica (trasladada desde Cerezo de Río Tirón, montada a principios del siglo XX en Burgos y reconstruida en los 40 tras sufrir un desplome) hay ido deteriorándola.

Javier Garabito recuerda que el proyecto contempla únicamente el traslado del arco de La Isla a San Juan; no se va a proceder a restaurar la portada románica, únicamente a limpiarla y consolidarla y, en casos puntuales, sustituir alguna piedra, siempre y cuando no esté ornamentada. Si falta un relieve, seguirá faltando. La intervención tiene un plazo de ejecución de 4 meses y un presupuesto de 120.000 euros.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos