El Arco de la Isla se rodea de andamios para iniciar su traslado a San Juan

Valuarte ya ha instalado los andamios/Rodrigo González Ortega
Valuarte ya ha instalado los andamios / Rodrigo González Ortega

Los palentinos Valuarte se encargarán del ambicioso proyecto, que supondrá trasladar la portada románica al Monasterio

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Y por fin llegó el momento. La portada románica de Cerezo de Río Tirón será trasladada al Monasterio de San Juan desde el Parque de la Isla, donde ha estado expuesta a las inclemencias meteorológicas (y a nefastas restauraciones). La empresa Valuarte, adjudicataria del ambicioso proyecto, ha arrancado la intervención con los trabajos preparatorios.

Mientras, la Comisión de Patrimonio Cultural examina la documentación relativa a la actuaciones preliminares, la empresa palentina ha colocado los adaminos. La concejal de Patrimonio, Ana Bernabé, ha explicado que las «obras» comenzarán en los próximos días, y los burgaleses podrán ser testigos del desmontaje de las piezas que componen el arco románico, para su reubicación bajo la cubierta de la antigua iglesia del monasterio.

A falta de conocer con exactitud el trabajo a realizar por los profesionales de Valuarte, sí que se sabe que la portada románica se desmontará pieza a pieza para someter a cada una de ellas a un proceso de limpieza y recuperación. Se eliminarán morteros y restos de cemento, así como los daños ocasionados por la humedad y la suciedad acumulada a lo largo de los años.

Más información

A continuación, las piezas se recuperarán con una intervención mínima que buscará también protegerlas frente a futuros daños. La empresa se encargará también de montajar el arco, sobre una nueva estructura, que estará ubicada en la esquina noroeste de la antigua iglesia del Monasterio de San Juan, bajo la recientemente instalada cubierta.

De este modo, el Arco de La Isla se reubicará en un espacio mucho más protegido frente a las inclemencias meteorológicas y otros daños externos, que son los que han causado algunos de los desperfectos que actualmente se pueden observar. Eso sí, no se podrán recuperar aquellos derivados del tratamiento inadecuado que recibió la portada en 2011, cuando se acometió la remodelación del Parque de la Isla.

Entonces, se eliminaron las policromías y dejó «descarnada la piedra», de ahí que ahora se tratará de proteger la piedra para evitar que continúe sufriendo.

Un largo periplo

Las obras para el traslado del arco de La Isla llegan en mayo de 2018, tras superar innumerables obstáculos, sobre todo de tipo administrativo. In extremis, cuando Patrimonio estaba a punto de adjudicar el proyecto a la empresa palentina, la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural daba el visto bueno al traslado. Y lo hacía más de un año después de que se le hubiese remitido la primera comunicación, solicitando que se pronunciase al afectar el traslado al Monsterio de San Juan, de titularidad del Ministerio de Cultura aunque cedido en uso al Ayuntamiento.

El Ayuntamiento trató de contactar con Bellas Artes en numerosas ocasiones, llegando incluso a solicitar la mediación de la Junta, y cuando ya daba por perdida la respuesta, la consiguió. Un arduo periplo que vino precedido por algún problema de tramitación municipal y, también, por las dudas que llegó a albergar la Comisión de Patrimonio Cultural de la Junta que, con el proyecto consensuado, se hizo de rogar para darle el visto bueno, allá por 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos