La nueva Red de Líneas de Autobuses Urbanos queda lista para su implantación en el próximo mandato

Imagen de un autobús urbano/BC
Imagen de un autobús urbano / BC

El Samyt aprobó ayer la propuesta de modificación del actual mapa y la nueva Corporación Municipal será la encargada de definir la fecha de puesta en marcha

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Tal como estaba previsto, el Servicio Municipalizado de Movilidad y Transportes (Samyt) aprobó ayer la nueva Red de Líneas de Autobuses Urbanos. Se presentaron los informes técnicos extra solicitados por la oposición, principalmente el PSOE, y por unanimidad de los presentes (solo faltaba la representación de Ciudadanos y el edil Raúl Salinero) se dio luz verde a un proyecto que permitirá reajustar el servicio.

Así, se reducirá de 33 a 23 el número de líneas, pero alcanzarán un 10% más de kilómetros y se ampliarán frecuencias (a diario pero reforzando también los fines de semana) y recorridos. Se mejorará la cobertura de la ciudad, sobre todo en punto estratégicos como el Hospital Universitario o la Universidad de Burgos. También cubrirán zonas de expansión con servicio deficiente y se creará una línea circular.

Más información

Una vez aprobada la red de líneas, su puesta en marcha quedará en manos de la próxima Corporación Municipal que salga de las elecciones del 26 de mayo. La red está aprobada, también están en marcha los contratos necesarios para su desarrollo e, incluso, se ha reservado la correspondiente partida presupuestaria para la contratación de los nuevos conductores que serán necesarios para reforzar el servicio. Se ha incluido en la modificación presupuestaria que se lleva para su aprobación al pleno del viernes.

Todo queda encarrilado para poder contar con un nuevo mapa de líneas a la vuelta del verano, recordaba días atrás el concejal delegado del Samyt, Jorge Berzosa, aunque Antonio Fernández Santos dudaba de que se pudiese poner en marcha antes del 1 de enero de 2020. En parte la decisión dependerá de la voluntad política de la nueva Corporación, pero en parte también de los técnicos, que son los que determinarán qué momento son los idóneos para implementar un cambio de estas características.

Inicialmente se habló del mes de julio, época estival, pero ya se sabe que no se podrá llegar pues la tramitación tiene sus tiempos. Ahora, en octubre, noviembre o diciembre sí se podría, recordaba Berzosa, aunque los técnicos puede que apunten mejor a fechas navideñas, y de primeros de año, cuando cae la actividad económica y escolar y podría ser más sencillo reorganizar las líneas. Se verá. De momento, se ha cumplido con un nuevo paso y el diseño de la nueva red ya está aprobado.