El nuevo Plan de Movilidad apuesta por los patinetes eléctricos, pero fuera de la acera

El Plan de Movilidad apuesta por potenciar bicicletas, patinetes eléctricos y vehículos eléctricos. /APM
El Plan de Movilidad apuesta por potenciar bicicletas, patinetes eléctricos y vehículos eléctricos. / APM

El objetivo es adaptar las calzadas para que estas sean más seguras para la circulación de bicicletas y patinetes eléctricos

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de la ciudad de Burgos ya está redactado pero el documento no es definitivo, está abierto a nuevas propuestas o a la eliminación de algunas otras. Según ha informado Jorge Berzosa, concejal de Movilidad, en este plan, que renueva el antiguo, se potencia el uso de bicicletas y patinetes eléctricos, para reducir los vehículos a motor, pero tanto bicis como patinetes deben abandonar las aceras. «Hay que transformar las calzadas para que sean más seguras y estos vehículos puedan circular por ellas con tranquilidad y abandonar las aceras», ha confirmado Vicente Marañón, concejal de Ciudadanos.

Con todo ello, la regulación de la circulación de los patinetes eléctricos está a la espera de debatirse con el resto de grupos políticos del Ayuntamiento. «El patinente es una realidad y tenenmos que estar muy pendientes de la regulación que sobre ellos haga el Gobierno porque estas medidas nos van a condicionar», ha confirmado Berzosa.

El concejal de Ciudadanos ha sido claro con respecto a la circulación de los patinetes eléctricos, «cualquier medida con respecto a estos vehículos que apruebe el Ayuntamiento no puede contradecir la legislación nacional que establece con claridad que las aceras son para los peatones».

Este nuevo Plan de Movilidad apuesta por el patinete eléctrico y también por potenciar el vehículo eléctrico. Berzosa ha advertido que esto no supondrá «restringir otros vehículos» pero sí se apuesta por «discriminaciones positivas que podrían ser interesantes y es el momento de debatirlas», ha añadido el concejal de Movilidad. El Plan de Movilidad recoge la instalación de puntos de recargar, principalmente en el centro histórico porque «es uno de esos sitios que hay que proteger».

Berzosa no ha sabido concretar el número de puntos de recarga de vehículos eléctricos que sería recomendable instalar, al igual que tampoco ha dado cifras sobre el presupuesto para la implantación de este plan. El concejal de Movilidad ha resaltado que no se había leído el documento porque le parecía la forma más honrada de presentarlo, ya que «se trata de un Plan de Movilidad sin injerencias políticas. No hay valoraciones políticas hasta que se ponga en mano del resto de grupos políticos. Es un documento de propuestas elaboradas por técnicos competentes en la materia».

El concejal de Movilidad ha destacado que el documento ha supuesto 18 meses de trabajo y ha contado con un diágnostico de la situación actual, se han realizado 13.000 encuestas por toda la ciudad y las propuestas se han consensuado con las asociaciones. Este documento lo tiene ahora que analizar la gerente del Servicio Municipalizado de Accesibilidad, Movilidad y Transporte (SAMYT).

Vehículo eléctrico

Para el fomento del vehículo eléctrico en detrimento de los coches a motor, en este Plan de Movilidad se recogen medidas como la instalación de puntos de recarga, la compra municipal de vehículos de transporte eléctricos, impartir cursos de formación en conducción eficiente y segura para los empleados o la renovación de la flota de taxis.

El objetivo fundamental de este documento es conseguir una ciudad más saludable, eficiente y sostenible y esto pasa, en palabras de Berzosa, «por potenciar a los peatones, ciclistas y patinetes, el transporte colectivo urbano y reducir los vehículos privados. Esto exige un esfuerzo por parte de los ciudadanos y el Ayuntamiento y la creación de itinerarios peatonales».

Para el concejal de Ciudadanos, «este plan evidencia una deficiente organización en materia de movilidad por parte del Ayuntamiento y propone medidas de muy largo alcance». El calendario de actuaciones, a corto, medio y largo plazo, está estabelcido con un horizonte temporal de 10 años.

La calidad del aire de Burgos, como ha señalado Berzosa, es buena y no se han tenido que implantar medidas restrictivas como en otras ciudaes pero «tenemos que anticiparnos para que esto no empeore y prevenir situaciones futuras».

Más información

 

Fotos

Vídeos