Podemos denuncia que el pliego para la publicidad en autobuses permite anuncios de casas de apuestas

El Pleno del Consistorio burgalés vetó la publicidad de casas de apuestas el pasado mes de octubre./BC
El Pleno del Consistorio burgalés vetó la publicidad de casas de apuestas el pasado mes de octubre. / BC

El concejal Raúl Salinero critica que la Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento incumpla el acuerdo plenario que prohíbe la promoción de estos locales en espacios y actividades municipales

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Podemos denuncia que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Burgos incumple acuerdos plenarios. Según ha explicado esta mañana el concejal no adscrito Raúl Salinero, el pliego que aprobó la semana pasada la Junta de Gobierno Local para colocar publicidad en autobuses urbanos no prohíbe, tal y como exige el Pleno, los anuncios de casas de apuestas.

«Nos parece vergonzoso que se siga permitiendo publicidad de los salones de juegos en los autobuses urbanos y en los mupis», ha explicado el edil. El documento validado por la Junta de Gobierno Local da la opción al Ayuntamiento de valorar los anuncios que se incluirán en los vehículos, aunque desde la formación morada «creen más interesante» que «directamente se prohíban» los reclamos relacionados con las apuestas.

Salinero ha recordado que el contrato anterior ya incluía la claúsula, pero el Consistorio no ejerció este derecho, incluso después de la aprobación de la proposición para restringir este tipo de publicidad. «El Partido Popular daba permiso a estos reclamos y es lo que queremos evitar», ha agregado el concejal, quien ha acusado al PP de contradictorio al estudiar el Plan de Salud para los jóvenes y permitir los anuncios de casas de apuestas.

La formación morada ya ha presentado alegaciones al pliego basándose en la decisión plenaria que tomó la Corporación municipal (por unanimidad) en el pasado mes de octubre y pedirá explicaciones al presidente del Servicio de Accesibilidad, Movilidad y Transporte (SAMYT), Jorge Berzosa. Según ha explicado el exconsejero vecino del SAMYT Héctor García, la Junta de Gobierno Local tomó la decisión sin informar al Consejo de Administración y sin tener en cuenta «las peticiones de diversos grupos municipales».

«Preferimos que se excluya este tipo de negocios de la publicidad. Debe de ser un servicio vinculado a la ciudad, con una sensibilidad social y no es adminisible que se permitan estos anuncios. Debe de estar expresamente incluido en los pliegos», ha comentado García.