El PP quiere lidear ahora la creación de un plan estratégico de subvenciones tras el rapapolvo del Consejo de Cuentas

Carolina Blasco, concejal del PP/PCR
Carolina Blasco, concejal del PP / PCR

El equipo de Javier Lacalle insiste en su actitud propositiva y de crítica constructiva, aunque vuelve a acusar a los socialistas de paralizar la acción municipal

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Consejo de Cuentas de Castilla y León sacaba los colores, el pasado lunes, al Ayuntamiento de Burgos por el descontrol en la concesión de las subvenciones municipales y la elevada deuda, derivada de los consorcios del Desvío y Villalonquéjar. Se trataba del informe de fiscalización de las cuentas de 2016, elaborado en 2018 y cuyas conclusiones se han dado a conocer este mes de julio, con una serie de recomendaciones que, ahora, el PP parece estar interesado en seguir.

Así, los 'populares' han planteado en la Comisión de Hacienda la creación de una comisión especial para elaborar un plan estratégico de subvenciones 2020-2022, comisión que el PP querría además liderar. La concejal Carolina Blasco ha destacado la importancia del documento, para formentar la participación de la sociedad civil, marcar objetivos, racionalizar el gasto y medir la eficiencia de las ayudas.

Precisamente, el Consejo de Cuentas criticaba la ausencia de este instrumento en el Ayuntamiento de Burgos, y cuestionaba la labor fiscalizadora de Intervención, quien ante un primer borrador del documento remitió sus alegaciones. En Intervención se escudaban en la escasez de medios humanos y materiales, que condiciona la labor de fiscalización, algo que comparten en el Consejo de Cuentas pero que no exime, según ellos, de la obligación.

De este modo, ahora el Partido Popular, desde la oposición, quiere impulsar la creación de un plan estratégico de subvenciones y, además, dirigir la comisión especial que se encagaría de su elaboración en tres meses, tiempo suficiente que calculan los 'populares' para cumplir con la tarea. «En el área de desarrollo económico y comercio ya se aprobó un plan estratégico de subvenciones», ha recordado Blasco, y en tres meses se puede hacer uno para regular las 121 líneas de ayuda del Ayuntamiento.

Crítica constructiva

La propuesta se enmarca, según la concejal, en el espíritu de oposición constructiva que quiere ejercer el Partido Popular, «desde la humildad», dicen. De ahí que también hayan propuesto presidir dos distritos de la ciudad y ofrezcan su colaboración al equipo de Gobierno del PSOE, siempre en beneficio de la ciudad, insisten, «y si los socialistas no quieren, no pasa nada».

La actitud propositiva va de la mano con la crítica constructiva, pues el PP ha vuelto a insistir en que el Ayuntamiento está paralizado. En el Perfil del Contratante no hay movimiento, pese a que existen muchos contratos pendientes, dicen, «expedientes vivos» y otros que se han dejado pasar. Además, el PP critica que para la Junta de Gobierno de mañana jueves solo se incluyan en el orden del día dos asuntos, cuando hay muchos pendientes en la política munmicipal.