Rodríguez: «Lacalle sabe que para un pacto con Cs no puede seguir como alcalde, lo ha aprobado Mañueco»

Lorenzo Rodríguez, responsable en Burgos de las negociaciones/PCR
Lorenzo Rodríguez, responsable en Burgos de las negociaciones / PCR

Lorenzo Rodríguez reconoce que todavía no ha habido reuniones con el PP pero «tendrá que haberlas» | Como reponsable en Burgos de las negociaciones reconoce que «no han descartado» ninguna opción ni que no pueda haber diferente acuerdo político en Ayuntamiento y Diputación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Acuerdo no hay ninguno. Reuniones formales, tampoco. Ciudadanos sigue la senda marcada por la dirección nacional de la formación. Y, de momento, se está a la espera de ver cómo evolucionan los contactos en el ámbito regional, donde además se están asumiendo compromisos que repercuten directamente en las futuras negociaciones provinciales. Entre ellos, la imposibilidad de investir a Javier Lacalle y César Rico como alcalde de Burgos y presidente de la Diputación, respectivamente.

El número 1 del PP «sabe lo que se ha acordado en Valladolid», recuerda Lorenzo Rodríguez; «sabe que no puede seguir como alcalde», pese a que esta mañana haya asegurado que Ciudadanos no le ha comunicado formalmente esa condición para alcanzar un acuerdo político que permite un gobierno de centroderecha liderado por el Partido Popular.

Más información

«Aunque no se quiera dar por aludido, lo ha aprobado Mañueco». El presidente del Partido Popular de Castilla y León ha aceptado las 18 condiciones impuestas por Cs para la «generación política», ha insistido Rodríguez, y entre ellas se encuentra que en los municipios de más de 20.000 habitantes no puede haber un alcalde con más de 8 años de gobierno a sus espaldas.

Rodríguez, responsable en Burgos de las negociaciones, insiste en que «las condiciones de Cs están claras; sabe que para un pacto tiene que dejar el Ayuntamiento» y no puede ser alcalde. Y mientras Alfonso Fernández Mañueco no se desdiga, ese es el acuerdo alcanzado entre PP y Cs; «él lo sabe, no hace falta que se lo planteemos, pero si nos reunimos se lo plantearemos», ha afirmado Lorenzo Rodríguez.

Reuniones, en breve

Rodríguez reconoce que, aunque todavía no ha habido contactos formales con ningún partido en Burgos, las reuniones tendrán que realizarse en breve. No es partidario, como tampoco Lacalle, de llegar a la víspera del pleno de investidura sin acuerdo, aunque asegura que tampoco hacen faltas muchas reuniones para cerrar acuerdos. «Llevamos cuatro años trabajando y sabemos qué proyectos tiene cada uno».

Eso sí, hay muchos asuntos que hablar y negociar, admite, sin que se haya descartado ninguna opción, ni siquiera negociar con el PSOE. Cierto es que Cs ha mostrado que su socio prioritario es el PP, y así se está negociando en Castilla y León, pero «no sabemos qué puede pasar de aquí al sábado», afirma Rodríguez.

Tampoco hay nada seguro en el futuro de la Diputación, ni que el acuerdo en el Ayuntamiento se tenga que reproducir en la Institución Provincial, matiza Rodríguez. La pelota está en el tejado del Partido Popular, asegura, pues Cs no ha ganado las elecciones ni ha obtenido los apoyos mayoritarios en el ámbito de la centroderecha política, pero «sus posicionamientos están claros».

Y, entre ellos, que Cs no entrará a formar gobierno con Vox, pero «si mañana me encuentro con el representante de Vox por qué no voy a poder tomarme una cerveza», responde Rodríguez cuando se le pregunta por una futura reunión con la formación de Santiago Abascal. E insiste en que es Vox quien tiene que decir a quién va a votar en la investidura y por qué, no tiene que marcar la pauta Cs.

Lorenzo Rodríguez confía en alcanzar un acuerdo para el 15 de junio en el Ayuntamiento de Burgos. De lo contrario, podría darse el caso de que Daniel de la Rosa acabase de alcalde al ser el PSOE la fuerza más votada, con 11 concejales. Eso sí, Rodríguez parece que descarta un 'bañerazo', que Cs se votase a sí mismo como en 2015, con lo que la investidura de De la Rosa estaría garantizada.

Es necesario sentarse a hablar y plasmar en un papel los proyecto comunes y Cs seguirá trabajando y escuchando a todos lo que quieran hablar con ellos. «Al sábado tendría que llegarse con un acuerdo», hay que trabajar para conseguirlo, insiste Rodríguez, y pese a que estamos en la cuenta atrás, asegura que «hay tiempo» pues «una vez se sienta uno a negociar no se necesita mucho tiempo».