Salinero exige al PSOE una «revisión urgente» del Niño Jesús para sancionar a la empresa por demoler la fachada protegida

Imagen de los trabajos en el antiguo colegio Niño Jesús/BC
Imagen de los trabajos en el antiguo colegio Niño Jesús / BC

El portavoz de Unidas Podemos lamenta que, aun con un informe de Patrimonio que insiste en la protección del edificio, el PP no abriera expediente sancionador a Dragados

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

«Hay que poner orden cuanto antes en este Ayuntamiento«, opina Raúl Salinero, y un asunto prioritario a su entender es la apertura de expediente sancionador a Dragados, la empresa encargada del proyecto del antiguo colegio Niño Jesús, por la demolición de la fachada protegida, pues aun existiendo un informe de Patrimonio que avala dicha protección, el Partido Popular no inició los trámites pertinentes.

Así lo ha denunciado el portavoz de Unidas Podemos, quien pide al PSOE que coja el «toro por los cuernos» y, como equipo de Gobierno, inicien la tramitación de la sanción. De no ser así, Salinero llevará el asunto a la primera reunión del Consejo de la Gerencia de Fomento, «para sacar los colores al PP», pero también para pedir explicaciones a los que todavía no han movido ficha en este sentido.

Más información

Salinero acusa al equipo 'popular', en particular a Javier Lacalle, de querer facilitar un «pelotazo» urbanístico a los propietarios del Niño Jesúsm, y califica de «alarmante» la situación. Después de tener que dar marcha atrás en la polémica modificación del PGOU, y conseguir proteger algunos elementos arquitectónicos del edificio, el Ayuntamiento de Burgos no ha hecho nada para sancionar a la empresa cuando ha incumplido con la protección especial de la fachada.

Las obras están paralizadas desde el pasado 11 de abril, por orden de los técnicos municipales, cuando se dieron cuenta de que Dragados estaba demoliendo parte de la fachada protegida, alegando daños estructurales y riesgo de desprendimientos. «Pero no se ha hecho nada más hasta ahora», ha reiterado el portavoz de Unidas Podemas, y se «sigue permitiendo aumentar el lucro de la empresa por inacción municipal».

Raúl Salinero recuerda que los problemas han derivado porque, al modificarse el proyecto inicial que suponía levantar un edificio de ocho plantas, la constructora ha querido garantizarse un «pelotazo». Así, la intervención en el antiguo Niño Jesús supondrá construir 27 viviendas y 40 plazas de aparcamiento, un aparcamiento que irá en el edificio cuya fachada se ha demolido en parte, «el más jugoso», ha afirmado.

Dadas las características de la obra, la construcción del aparcamiento es la que ha puesto en riesgo la fachada y la empresa ha intentado por todos los medios que se les permitiese su derribo, afirma Raúl Salinero. Sin embargo, los mismos técnicos municipales le recordaron a la empresa que no era necesario contar con 40 plazas, pues el PGOU solo les obliga a 27, una por vivienda, y que en caso de conflicto con la estructura del edificio, incluso podrían estar eximidos de la obligación.

Sin embargo, Raúl Salinero recuerda que la constructora prevé ingresar 9,4 millones por la venta de las viviendas y otros 1,4 millones por las plazas de aparcamiento, y no está dispuesta a perder ese dinero. «Quiere un negocio redondo», insiste el portavoz, si bien «no se puede tener todo». La fachada está protegida y no se puede demoler, así que la empresa tiene que afrontar una sanción, afirma, y el Ayuntamiento «hacer los deberes» y así se lo exigirá la formación.

Por su parte, el PSOE asegura que estudiará el expediente para tomar la decisión que estime oportuna. Nuria Barrio, la portavoz municipal, insiste en que tienen que analizar «pormenorizadamente» la situación y la próxima semana echará a andar la Gerencia de Fomento, así se estudiará el expediente del Niño Jesús y se actuará en consonancia.