Burgos acoge esta tarde la clausura del Ciclo de Justicia

La magistrada del Supremo María Ángeles Parra/Edu Ortega
La magistrada del Supremo María Ángeles Parra / Edu Ortega

Los ponentes del cierre son José Luis Concepción, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, y María Ángeles Parra, magistrada del tribunal Supremo | El evento se celebra en la sede del Tribunal Supremo de Justicia de Burgos y la entrada es libre hasta completar aforo

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

Profesora y magistrada, María Ángeles Parra Lucán (Vitoria, 1963) desembarcó en la Sala Civil del Tribunal Supremo en 2017, cuando hacía siete años que una mujer no formaba parte del órgano cuyas resoluciones tienen más importancia tienen para las familias, como las custodias de menores, las cláusulas hipotecarias o las herencias. Medalla del Justicia de Aragón, será la ponente de clausura del VII Ciclo de Justicia de El Norte de Castilla-Santander , un curso dedicado a los pleitos familiares.

Todo el mundo está de acuerdo en la necesidad de una revisión profunda de la legislación para que se ajuste a las nuevas familias del siglo XXI. ¿Qué medida habría que adoptar de manera urgente para modernizar la norma?

Es un dato fácilmente constatable la insuficiencia de la regulación contenida en el Código Civil para hacer frente a muchos de los problemas que llegan a los tribunales dada la diversidad de modelos de familia que coexisten en la actualidad. Por ejemplo, por lo que se refiere a la guarda de los hijos o al uso de la vivienda, en especial cuando los miembros de la actual pareja tienen uno o varios hijos de uniones anteriores. Sin embargo, no soy partidaria de adoptar medidas urgentes. Las modificaciones legislativas deben responder siempre a las necesidades y a los valores actuales de la sociedad, pero toda reforma del Derecho Civil ha de ser meditada y contar con el saber y la experiencia de los diversos colectivos de juristas.

La normalización de la custodia compartida y la revisión del papel del exmarido como «pagador» de la hipoteca del piso en el que reside su exmujer con los hijos menores y la nueva pareja de ella son dos hitos jurisprudenciales de su Sala. ¿Cuál será el siguiente?

Hay otros asuntos que ha decidido la Sala y que han tenido menos repercusión mediática, pero también son importantes, como la posibilidad de que los progenitores dejen de pasar pensión a los hijos mayores de edad que no quieren tener relación con ellos, o que incluso puedan privarles de la herencia. No me resulta fácil prever lo que nos llegará en el futuro. La sociedad y las relaciones familiares cambian cada vez más deprisa, pero sin duda hay movimientos significativos en algunos ámbitos, como en los derechos de las personas mayores o en el derecho de las personas adoptadas a conocer su origen biológico.

¿Cree que la gestación subrogada y la eutanasia, prohibidas en España, son dos asignaturas pendientes que tienen que afrontarse ya a nivel legislativo?

Son dos temas muy sensibles y sobre los dos hace falta un debate profundo que permita a los ciudadanos pronunciarse conociendo tanto los problemas y los intereses que concurren como los valores que queremos para nuestra sociedad.

Uno de los conflictos que están llegando en incesante goteo a los juzgados es el «reparto» de las mascotas cuando se produce una ruptura matrimonial abrupta, algo que era excepcional no hace ni una década. ¿Cree que urge el replanteamiento jurídico de los animales como bienes muebles cuando son uno más de la familia? Y, en general, ¿habría que empezar a legislar en Derecho Animal?

Es lógico que el problema de las mascotas haya llegado a los juzgados de familia cuando en muchas familias la mascota es un miembro más y no una mera cosa, pero la proposición de ley que preveía regular esta materia y que se presentó durante la anterior legislatura caducó sin llegar a aprobarse. Iniciativas de este estilo son consecuencia lógica de la sensibilidad hacia los derechos de los animales, lo que por lo demás no deja de plantear muchos problemas éticos y jurídicos.

¿Por qué cree usted que no termina de cuajar la mediación como alternativa?

–Pese a los esfuerzos que se están haciendo, como dice, lo cierto es que no acaba de cuajar la mediación como un método para resolver los conflictos familiares. Posiblemente, para alcanzar soluciones consensuadas que resulten ajustadas a la situación de cada familia, es preciso desarrollar una cultura del diálogo entre iguales, evitando identificar en las relaciones de pareja víctimas a las que proteger y culpables a los que castigar. La igualdad es un presupuesto básico de la convivencia y debe serlo también para fijar las consecuencias de la ruptura.

A tenor de los atascos y demoras en los procedimientos (se está señalando a muchos meses vista), ¿Cree que una prioridad es crear juzgados exclusivos en todas las provincias? ¿O hay que reforzar los equipos psicosociales para que los informes lleguen antes?

La creación de una jurisdicción de familia es necesaria y también lo es el reforzamiento de los equipos psicosociales. Pero nada conseguimos si, junto a la especialización, no se aumenta la plantilla de jueces y equipos y se actualizan las leyes en materias como la custodia compartida y la vivienda.

Desde que llegó a la Sala de lo Civil Supremo en enero de 2017 ha firmado usted 157 resoluciones como ponente principal. ¿Cuál de esos asuntos le parece que tendrá mayor trascendencia para la vida cotidiana de los españoles?

Me vienen a la cabeza ahora un par de asuntos. En el primero hemos insistido en el deber que tienen las entidades financieras de informar a sus clientes sobre los riesgos de las distintas modalidades del cobro de los planes de pensiones una vez producida la jubilación. En el otro, hace apenas unos días, hemos dicho que si una persona compra con dinero propio un inmueble es solo suyo, aunque esté casada en gananciales, y para el caso de que los dos decidan que el bien sea ganancial, el que ha puesto dinero tendrá derecho a que se le reembolse el dinero que haya aportado, si no renuncia a ello.

¿Qué opina de la aplicación obligatoria de la perspectiva de género en las sentencias?

La cuestión del género impregna todos los aspectos de la vida social, y, afortunadamente, cada vez somos más conscientes de ello. Que dicha realidad tenga reflejo en las sentencias puede suponer, simplemente, que los tribunales tengan en cuenta el elemento del género, junto con otros elementos interpretativos, en la aplicación de la ley en el caso concreto.

Temas

Burgos