Casado merienda sus «mejores» gildas en Burgos

Casado se hizo unos cuantos selfies con burgaleses a su paso por la capital/Partido Popular
Casado se hizo unos cuantos selfies con burgaleses a su paso por la capital / Partido Popular

El candidato a la Presidencia del Gobierno por el PP también se pasó por el Pecaditos, como hiciera la semana pasada Albert Rivera

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Pelusilla, y no por la llevada de la primavera. Pablo Casado emuló ayer tarde a Albert Rivera y, antes de abandonar Burgos, se pasó por el Pecaditos de la calle San Pablo a «merendar». Lo hizo acompañado de la cúpula del Partido Popular, una comitiva que estuvo a su vera durante toda la tarde, primero en la visita a la Catedral de Burgos y después en el encuentro informativo organizado por la Agencia ICAL en el Museo de la Evolución Humana.

El candidato a la Presidencia del Gobierno por el Partido Popular salió del MEH y, tras recibir el cariño de algunos burgaleses y hacerse algunas fotos, entró bien escoltado en el Pecaditos, donde tenían un reservado para «merendar. Los 'populares' estuvieron «picoteando» pero Casado «se fue rápido», lo mismo que Alfonso Fernández Mañueco, el lider del PP en Castilla y León y candidato a la Junta.

Más información

Así lo explica Antonio Cuadrado, el gerente del Pecaditos, que está encantado con las visitas políticas que, en la última semana, le han hecho Albert Rivera y Pablo Casado. Y si el líder de Ciudadanos alabó la morcilla de Burgos, el 'popular' se quedó prendado de las gildas y aseguró que «eran las mejores que había comido», explica Cuadrado. Ahí se ve la coincidencia de gustos con Javier Lacalle, pues el alcalde de Burgos reconoció a BURGOSconecta que era un amante de los vinagres.

Eso sí, Cuadrado no dejó a Casado irse sin probar la morcilla de Burgos, que «es mejor que la de Palencia», un comentario al que el líder 'popular', palentino de nacimiento, respondió con una sonrisa. También se llevó Casado un lote de morcillas Tere, como lo hiciese el pasado 22 de marzo Albert Rivera, que tras participar en el encuentro informativo de ICAL pasó por Pecaditos a comer algo rápido antes de continuar viaje. A Casado le ha debido de dar algo de envidia y ha seguido su estela.

Los 'populares' pudieron degustar, además de las gildas, bocadillitos de jamón, morcilla de Burgos, tapas de pulpo, colas de langostinos rebozadas o una rica cecina de wagyu con foie. Pablo Casado «estuvo muy atento y muy amable», asegura Cuadrado, aunque rodeado de 'populares': Juan Vicente Herrera, Alfonso Fernández Mañueco, César Rico, Javier Lacalle y otros representantes del PP de Burgos le acompañaron, en una comitiva mucho más numerosas que la de Rivera.

Casado había visitado, previamente, la Catedral de Burgos para conocer de primera mano la programación del VIII Centenario de la colocación de la primera piedra. El candidato a la Presidencia del Gobierno destacó la «impresionante belleza» de la Catedral, como parte del patrimonio de España, y con la etiqueta #orgullososdenuestrahistoria, Casado alabó la Seo, que recorrió entera, con especiales paradas en la Capilla de los Condestables y la tumba del Cid.

Más información