Caso de las sedaciones

El doctor Huidobro asegura que los familiares consintieron las sedaciones en el HUBU

El doctor Huidobro, antes de declarar ante la jueza./CC
El doctor Huidobro, antes de declarar ante la jueza. / CC

El que fuera jefe de Medicina Interna declara ante la jueza que no consultó a los pacientes porque no se encontraban en condiciones de prestar consentimiento

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El doctor Juan Antonio Huidobro, exjefe de Medicina Interna del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), ha asegurado esta mañana en la primera sesión del juicio del 'Caso de las sedaciones' que recibió el consentimiento verbal de varios familiares de los dos pacientes a los que practicó una sedación paliativa en septiembre de 2014 y en enero de 2015, respectivamente.

Huidobro ha reconocido durante el interrogatorio al que le han sometido el Ministerio Fiscal, el abogado de la acusación particular y el letrado que dirige su defensa que no solicitó la opinión de los afectados, puesto que, bajo su punto de vista, no se encontraban en situación de prestar consentimiento. En el primero de los casos, una mujer con pancreatitis aguda, porque estaba en estado «demencial» y en el segundo, un hombre con dificultades respiratorias y dependiente, porque «estaba desorientado» en espacio y tiempo.

Además, ha manifestado que se daban síntomas refractarios en los sujetos y que procedió a la sedación paliativa tras hablar con varios hijos de la paciente y un sobrino del varón hospitalizado. El doctor ha dejado entrever que él actuó correctamente, puesto que al hombre, al que se retiró la sedación -tras hablar otro facultativo con otro familiar- y se le dio el alta días después, regresó al HUBU con los mismos problemas y un sufrimiento «igual o mayor».

Respecto a la mujer, que murió días después de su sedación en el complejo hospitalario, el acusado ha asegurado que padecía varias patologías, entre ellas una enfermedad neurológica degenerativa,, y que había acudido a hospital de Burgos en siete ocasiones en los últimos 18 meses.

Sin permiso

Desde el Ministerio Fiscal y la acusación particular han explicado que tanto en el caso del hombre como en el de la mujer, los familiares han afirmado que no fueron consultados ni preguntados por Huidobro antes de practicar la sedación.

Asimismo, han recordado que otros facultativos que atendieron a los pacientes emitieron diagnosticos diferentes. En el caso del varón otros doctores no apreciaron disnea como hizo el acusado y en el de la mujer, el médico de urgencias que la atendió en primera instancia indicó que «no había dolor aparente», según han pronunciado durante el juicio.

26 meses y ocho años de inhabilitación

La Fiscalía pide 26 meses de cárcel y ocho años de inhabilitación, además de indemnizaciones que suman 123.000 euros, para el doctor Juan Antonio Huidobro,, acusado de usar sedaciones sin cumplir los protocolos de cuidados paliativos cuando era jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario de Burgos.

Sólo en un trimestre decidió más de 170 sedaciones de las que veintiuna no se ajustaban al protocolo, según han explicado en el juicio las acusaciones y la defensa del encausado, aunque solo se le juzga por dos de ellas, tras la denuncia de los familiares, que aseguran que no les pidió el consentimiento.

En uno de los casos se le acusa de homicidio por imprudencia profesional grave (mujer) y en el otro de lesiones por imprudencia profesional grave (hombre). El letrado defensor ha asegurado que la gravedad de ambos pacientes estaba suficientemente clara y que los familiares fueron informados verbalmente porque el protocolo no exige consentimiento escrito.

Ha atribuido las denuncias a una situación provocada por otros dos doctores del servicio de Medicina Interna que aspiraban al puesto de jefe de Servicio que desempeñaba el ahora acusado y estaban abiertamente enfrentados con él.

La vista oral continuará los próximos días, ya que se han reservado ocho días para su celebración (EFE).

 

Fotos

Vídeos