De la Fuente: «El Reindus se me queda pequeño, hay que hacer una apuesta integral por el norte de Burgos»

Pedro Luis de la Fuente, subdelegado del Gobierno en Burgos/PCR
Pedro Luis de la Fuente, subdelegado del Gobierno en Burgos / PCR

Pedro Luis de la Fuente, nuevo subdelegado del Gobierno en Burgos, critica la falta de previsión del anterior Ejecutivo en materia de infraestructuras

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Acaba de aterrizar en la Subdelegación del Gobierno, todavía se está poniendo al día en cuestiones de interés para la provincia, pero Pedro Luis de la Fuente se siente cómodo con su nueva responsabilidad. Se muestra esperanzado, confía en que la llegada de Pedro Sánchez supondrá un impulso a proyecto pendientes en Burgos, y lamenta la falta de previsión del Partido Popular en cuestiones como la liberalización de la AP-1 o el cierre de Garoña. Eso sí, apuesta por el diálogo y los acuerdos, para que Burgos no quede descolgada del avance europeo.

-Ha tomado ya posesión de su cargo, de su despacho y ¿se ha puesto cómodo? ¿Le va a dar tiempo a ponerse cómodo o será un subdelegado de transición?

Para resultarle cómodo a los conciudadanos necesitas sentirte cómodo, es una relación de doble dirección. Por eso he decidido sentirme cómodo desde el primer momento y me siento cómodo con la ciudad, con las instituciones y ante las responsabilidades que abordo, lo que no quiere decir que no me sienta comprometido. Son dos conceptos que pueden ir de la mano, el compromiso y una suficiente comodidad para poder trabajar.

-La situación de «interinidad», por llamarla de algún modo, en la que se encuentra el propio Gobierno central ¿le va a afectar a usted y a sus responsabilidades?

No, porque nunca lo han hecho las épocas de transitoriedad que he vivido en mi vida. Considero que la vida es transitoriedad y si en cada momento haces lo que debes hacer, con coherencia y dedicación, el tiempo es lo de menos.

«La crisis económica ha hecho estragos y espero que, en los tiempos que vienen, se reestablezcan las ratios de trabajadores respecto a la carga de trabajo»

-¿Cuál ha sido su primera inquietud, su primer movimiento al llegar a la Subdelegación del Gobierno?

Me ha preocupado saber quién había detrás de los cargos, las personas. Me iba a subir en el mismo barco que ellos y nos íbamos a echar a altamar, así que necesitaba tener constancia de que eran buenos compañeros de viaje. Y estoy encantado. Para los que conocen la Subdelegación, hay un sentimiento general de que hay muy buenos profesionales.

-Muy buenos profesionales pero ¿suficientes?

Probablemente no. De los 70 integrantes de la plantilla a los 100 que hubo en su día hay un tramo. Pero esto ha ocurrido en todas las administraciones, la crisis económica ha hecho estragos y espero que en los tiempos que vienen se reestablezcan las ratios de trabajadores respecto a la carga de trabajo. Claro que hace falta más gente, sí.

-Es una petición que también se hace desde, por ejemplo, Policía Nacional o Guardia Civil

Todo el sector público adolece del mismo problema; se han ido quedando sin cubrir las vacantes. Estamos en un país que es modélico en el funcionamiento de la administración, y se trata de no perder el marchamo de calidad que ya habíamos acuñado.

-Ha recibido ya, me imagino, alguna de esas reivindicaciones, de las necesidades de ampliar la plantilla en Policía Nacional, Guardia Civil o del Centro Penitenciario de Burgos, ¿cómo va a gestionar el nuevo Gobierno la recuperación de personal?

No he recibido las reivindicaciones ex profeso, pero yo lo he preguntado y con total sinceridad se me ha explicado cómo está la situación ahora y cómo estaba años atrás. Y eso me pone en situación de transmitirlo a mis superiores, para que sepan que esto es algo que tenemos que ir solucionando en el plazo más breve posible.

El subdelegado acaba de incorporarse a sus responsabilidades
El subdelegado acaba de incorporarse a sus responsabilidades / PCR

-¿Se ha marcado objetivos, metas?

Las subdelegaciones somos los representantes del Gobierno en las provincias, así que los objetivos siempre están circunscritos a los que se pretenden en la delegación, en este caso de Castilla y León. No son objetivos difíciles de adivinar, pero siempre hay un matiz a aportar y yo quiero visibilizar la Subdelegación, sobre todo en el ámbito educativo. Vamos a ver de dónde sacamos tiempo para que los alumnos compartan nuestro horizonte de trabajo, en programas como la Ciudad abre sus puertas (del Ayuntamiento) o proponiéndoselo también a la universidad. Se trata de intentar que lo que es de todos sea cercano a los estudiantes.

-Yo se lo preguntaba, lo de las metas, por si entre ellas estaba ver la llegada del AVE a Burgos...

Las metas que yo me pueda marcar son las que tiene la sociedad burgalesa y la propia administración. Tengo mucha ilusión, y esperanza de poder dar noticias en breve, sobre la pasarela del Crucero (que es fundamental para una parte de la ciudad que ahora está desabastecida); también con el futuro del Hospital de la Concepción y el Archivo Provincial (creo que podemos dar buenas noticias en un breve plazo de tiempo); tengo ilusión por que el año que viene podamos ver cómo el AVE llega a nuestra ciudad y apuntale esa ciudad moderna y europea que ya es Burgos; y tengo mucha ilusión por ver cómo culmina el VIII Centenario de la Catedral de Burgos.

-Habla de la llegada del AVE a Burgos en 2019, ¿de qué plazos realmente estamos hablando?

2019 es el año en el que tenemos que ver cómo el AVE llega a Burgos. El dinero presupuestado para las obras ya está encima de la mesa, lo único que necesitamos es ver que llega a buen puerto. Así que tengo toda la esperanza en ver que las obras culminan, porque no nos distancia de su culminación más que 15 kilómetros, y será en meses. 2019 pero sin poner un mes concreto.

-15 kilómetros y un puente que estamos reconstruyendo...

Sí, pero que ya hemos reconocido su tara y lo estamos realizando de nuevo. Para la ingeniería española actual, un reto perfectamente asumible.

«2019 es el año en el que tenemos que ver cómo el AVE llega a Burgos»

-Y cuando llegue el AVE a Burgos, ¿qué? ¿Está garantizada la conexión con Vitoria, para que la alta velocidad no muera en la capital burgalesa?

No voy a dar una opinión sobre las garantías que tiene, pero entra dentro de la lógica. Nos beneficia a todos y es un eje fundamental. Burgos es una ciudad logística y la apuesta no es solo el País Vasco, es por la conexión española con Europa. Está claro que no va a haber nadie que reme en una dirección contraria y, por tanto, las expectativas son halagüeñas.

-Vamos de la alta velocidad al tren convencional. ¿Cuál es la intención del Gobierno de Pedro Sánchez?

Las empresas que han colaborado con el informe remitido a Fomento han puesto sobre la mesa la viabilidad de la reapertura pero, fíjese, en 2010 (con José Luis Rodríguez Zapatero), Fomento solicitó a la Junta que pusiera toda la carne en el asador para conseguir la cooperación institucional que llevara a buen puerto el proyecto. A partir de ese momento, se paraliza. Y en 2018 volvemos a decir que es necesaria la cooperación institucional. Adif se acaba de reestructurar, necesita estudiar los expedientes y estamos a la espera de que la cooperación se materialice, porque hay competencias compartidas.

-Pero con el objetivo de la reapertura, no se ponen sobre la mesa otro tipo de decisiones, ¿no?

No puedo ir más allá, porque si hay otro tipo de decisiones en las administraciones que no me corresponden no lo conozco.

-¿Ha podido echar un vistazo a los expedientes de la A-12 y la A-73? ¿Se confirman los plazos ofrecidos por el anterior ministro de Fomento?

La A-73 Burgos-Aguilar de Campoo tiene el tramo de Pedrosa de Valdelucio a Báscones de Valdivia al 13% de ejecución y el resto de tramos están pendientes de licitación, y todavía tendrán que sufrir un lapso de demora de dos años. En dos años empezaremos a ver cómo se empieza a trabajar en esos otros tramos. Sobre la A-12, Villamayor de los Montes-Villafranca Montes de Oca y Villafranca-Ibeas de Juarros tienen el proyecto ya aprobado, así que hay que darle salida, aunque más vale no dar plazos porque se convertirían en la espada de Damocles.

«En dos años empezaremos a ver cómo se empieza a trabajar en los tramos pendientes de la A-73»

-El avance de estas infraestructuras estará condicionado al devenir del Gobierno, a la capacidad de llegar a acuerdos con otros grupos políticos, de sacar adelante presupuestos. ¿Puede ser que la situación de «interinidad» del Gobierno traiga alguna ralentización en los proyectos?

En líneas generales, nuestros políticos están entendiendo que el país avanza a través de los acuerdos. Los acuerdos que se están tomando en el nuevo Gobierno tienen la madurez suficiente como para que lo sean de toda la sociedad, por eso tengo toda la esperanza del mundo en que serán factibles. Sabemos que no podemos jugar a quitar y poner sin llegar a construir nunca nada. La lógica nos pide que le demos continuidad a los proyectos.

-Vayamos a por la AP-1. Ya no le vamos a preguntar por el futuro de la concesión, porque ha quedado claro que la AP-1 se liberalizará el 1 de diciembre. Sin embargo, quedan todavía muchos flecos por cerrar. Las obras de mejora exigidas a la concesionaria, los accesos, el tercer carril, ¿cómo se va a gestionar todo ello?

Los plazos los hemos tenido claro siempre. Hacía falta trabajar con, al menos, un año y medio de previsión para que en el momento de la liberalización todo estuviera dispuesto para garantizar la fluidez de la circulación en la autovía. La AP-1 tiene muchas realidades complejas: hay que desmantelar el peaje, pensar en la seguridad del recorrido, buscar las conexiones (entre 6 y 20 km hay que abrir salidas y conectarlas con los núcleos de población), el tercer carril porque la afluencia será mayor. Los técnicos ya dijeron en su momento que se necesitaban de 15 a 18 meses de trabajos previos, pero a día de hoy no se ha dado ni un solo paso en ese sentido. Así, te das cuenta de que la liberalización no era tal, si es que en algún momento alguien osó pronunciar el término. Ahora tenemos que ir priorizando las actuaciones, pero con menos meses por delante por esa falta de previsión.

«Habrá retrasos en los servicios subsidiarios pero no en la liberalización de la autopista»

-¿Se puede acelerar desde un punto de vista económico, con más inversiones, o es una cuestión técnica?

El dinero está preparado para el objetivo, pero el problema es el tiempo. Va a ser una cuestión de acelerarnos, pero sin precipitarnos, para garantizar la seguridad. Lo que se me transmite desde el Ministerio es que se va a acelerar al máximo, pero esas actuaciones no se pueden realizar en un tiempo menor al que marcan los técnicos como mínimos, así que habrá retrasos en los servicios subsidiarios pero no en la liberalización de la autopista.

-¿Cómo afrontará el Gobierno la situación de los trabajadores de la concesionaria?

Tenemos la suerte de contar con un gobierno progresista, así que se afrontará con la sensibilidad de un gobierno de izquierdas. Vamos a utilizar la fórmula de la subrogación y nos vamos a dotar de políticas subsidiarias que satisfagan al mayor número de personas. Forma parte del parte del pack de 'lo no previsto': las conexiones, los anteproyectos, los estudios previos, las licitaciones, previsión sociolaboral con los trabajadores, pensar en el presupuesto del tercer carril... Lo demás han sido palabras, pero los hechos son los fundamentales.

-¿Hay algún caso más de falta de previsión con el que ahora tenga que bregar el PSOE?

Nos viene ocurriendo con prácticamente todas las infraestructuras. No entiendo por qué no se ha adjudicado la pasarela de la BU-11 o por qué no se han licitado los tramos de la A-73 preparados... Entiendo que hemos pasado una crisis y hemos establecido prioridades, pero ¿qué pasa con las prioridades de los castellanos y leoneses? Las infraestructuras están hechas para las personas, y las personas nos están faltando porque el territorio se nos está despoblando.

-En esa bolsa de falta de previsión ¿metemos también Garoña?

Garoña tenía un plan de reindustrialización que hubiera sido perfecto si se hubiera respetado. Ahora el Reindus se me queda pequeño, hay que recuperar una apuesta integral por la zona norte de Burgos, en la que incluyo a Merindades, Miranda y la Bureba, y en la que hay que utilizar los grandes argumentos contra la despoblación. Lo llamaremos Reinduos o X, pero va a ser una propuesta integral por lo que queremos que Castilla y León sea, una de las grandes regiones de la Unión Europea. Tenemos muchos argumentos, lo que hace falta es que nos los creamos. Nuestras grandes potencialidades están en el medio ambiente, la cultura, el emprendimiento...

De la Fuente está dispuesto a asumir su cargo, con responsabilidad e ilusión, con independencia de los plazos
De la Fuente está dispuesto a asumir su cargo, con responsabilidad e ilusión, con independencia de los plazos / PCR

-En su discurso de toma de posesión habló de la lucha contra la violencia de género. ¿Cuáles son las líneas de actuación del Gobierno de Sánchez y cómo se trabajará en Burgos, que en los últimos años ha vivido tres asesinatos machistas?

Hay sensibilidad, con un ministerio dedicado a la igualdad y una delegación de gobierno para la violencia de género. Es un camino de largo recorrido; es el movimiento del elefante pero el elefante por fin se ha echado a andar y eso quiere decir que la sensibilidad de nuestros niños, el funcionamiento de nuestras instituciones, la comprensión de la sociedad ha empezado a darse la vuelta, y sin marcha atrás. ¿Cómo se va a hacer? No sin el auxilio de la sociedad civil, con medidas socioeducativas, insistiendo a las administraciones que tienen que poner los medios y de la mano de asociaciones ejemplares en Burgos como el Colectivo 8 de marzo, La Rueda, Betania...

-Hablábamos de la violencia de género pero se trata de la lucha contra una perspectiva machista, y de luchar institucionalmente con la sociedad civil pero, visto el movimientos social (feminista) de los últimos meses, ¿qué papel juegan las mujeres? ¿qué papel juegan los hombres?

Si cada uno de nosotros supiera que no es solamente hombre si siendo hombre se considera mujer, o no es solamente mujer si siendo mujer se considera también hombre, que estamos compuestos de las dos partes, si lo acabamos de comprender sabríamos que no existen diferencias de sexos sino que estamos unidos por la esencia de la humanidad. No nos hace falta hacer diferencias para saber que vamos a ser más humanos cuando consigamos integrar todo aquello que nos caracteriza como seres humanos. No creo que haya un hombre que sea solo hombre y una mujer que sea solo mujer.

 

Fotos

Vídeos