Interior traslada al etarra Chimeno a la cárcel de Burgos

Centro Penitenciario de Burgos/GIT
Centro Penitenciario de Burgos / GIT

Instituciones Penitenciarias ha decidido el traslado de cuatro presos de ETA y dos de los GRAPO, con destino a diferentes cárceles españolas

EFE

El preso etarra Francisco Javier Chimeno, condenado a 30 años de cárcel por intentos de asesinato y tenencia de explosivos, será trasladado del centro penitenciario Alicante II en el que se encuentra actualmente a la prisión de Burgos. Chimeno, que se ha comprometido a no volver a utilizar la violencia, es uno de los cuatro presos vinculados a ETA a los que Instalaciones Penitenciarias ha decidido trasladar, junto con otros dos relacionados con el GRAPO.

De Bajadoz a Valladolid viajará el etarra Mikel Orbegordo, que ha cumplido ya las tres cuartas partes de su condena de 12 años y 26 meses por organización terrorista, tenencia ilícita de armas, falsificación de documento público y resistencia a la autoridad. Y a la cárcel madrileña de Soria se trasladará Igor González Soal, que cumple condena de 20 años por delitos de colaboración con banda armada y depósito de armas.

Finalmente, Jorge Fraile Iturralde, que fue condenado a 25 años por colaboración con banda armada, tenencia de explosivos, estragos y daños, ya cumplió las tres cuartas partes de su condena en enero de 2017 y será trasladado de la cárcel de Badajoz a la presión de El Dueso, en Cantabria. En todos los casos, los presos se han desvinculado de las actividades realizadas por la banda terrorista.

Instituciones Penitenciarias ha ordenado también el traslado de cárcel de otros dos presos relacionados con los GRAPO, entre ellos Fernando Silva Sande, que fue el coordinador de los comandos GRAPO en España y fue condenado, entre otros delitos, por el secuestro del empresario Publio Cordón y por varios asesinatos.

Sande será trasalado a Teixeiro (A Coruña), mientras que otro integrante de GRAPO, Jesús Merino, lo será al Centro de Inserción Social Vitoria Kent.

 

Fotos

Vídeos