Lacalle no tiene «ninguna duda» de que el Festival de Folclore se seguirá celebrando

Durante la celebración del Festival de Las Marzas se extendió una pancarta gigante para reivindicar su supervivencia/BC
Durante la celebración del Festival de Las Marzas se extendió una pancarta gigante para reivindicar su supervivencia / BC

El alcalde es categórico a la hora de defender la pervivencia del Festival y asegura que en la próxima modificación presupuestaria se incluirá la subvención para seguir costeando esta cita

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La celebración de la 42 edición del Festival Internacional de Folclore no corre peligro. Al menos esto es lo que defiende el alcalde, Javier Lacalle, quien aseguraba recientemente que no tiene «ninguna duda de que se volverá a celebrar». Esta afirmación del primer edil de la ciudad llegó después de la polémica surgida por la tardanza en el cobro de las subvenciones de las dos últimas ediciones y que han llevado al Comité de Folclore a temer por la programación de este año.

No en vano, a la organización del Festival se le debe el 30% de la subvención de 2016 y el 100% de la de 2018, alcanzando una cifra próxima a los 150.000 euros. El Comité no recibe la subvención porque el área de Intervención requiere de más documentación para dar luz verde al pago. Sin embargo, la organización ha tardado en tratar de cumplir las exigencias institucionales y la bola se ha ido haciendo grande.

Principalmente, los problemas se enquistaron en 2016, cuando, después de haber recibido el 70% de la subvención, el 30% restante no se cobra por no disponer de las justificaciones de gasto requeridas por Intervención. Además, los meses pasan y en todo 2016 y prácticamente todo 2017 no se producen avances. El Comité de Folclore asegura que Intervención siempre les requería más y más documentación, mientras que el PSOE, a través de su concejal Nuria Barrio, asegura que lo que hacía el área de Intervención es demandar correcciones en la documentación presentada.

Llegados a este punto, ante el temor de que el dinero no llegue y la celebración de la edición de este año esté en peligro, en Twitter se lanza una campaña para recabar apoyos. Bajo el hashtag #SalvemosalFIFBU y los grupos políticos se acusan mutuamente de no haber sabido sacar adelante la subvención.

Por un lado, la presidenta del IMCyT, Lorena de la Fuente, defiende que desde el Instituto «no se puede hacer más labor de tutela», defendiendo que siempre estuvo entre sus preocupaciones el que el Comité presentase la documentación para poder abonar la subvención. Sin embargo, Barrio acusa a De la Fuente de todo lo contrario, es decir, dejación de funciones, a la hora de no llevar el expediente de la subvención antes para su aprobación.

En este punto, cabe destacar que De la Fuente presentó el pasado 29 de diciembre, con el Consejo del IMCyT ya iniciado, el expediente para su aprobación y la oposición se negó a darlo validez por no haber sido presentado con la antelación que exige la normativa para su estudio. Sin tener la aprobación del IMCyT, la subvención del Festival de Folclore quedaba en el aire en el marco de un presupuesto prorrogado. Así las cosas, para su aportación será necesario una modificación presupuestaria, algo que Lacalle tiene claro que tendrá lugar durante la segunda quincena de este mes.

Bajo ningún concepto»

El choque político a costa del Festival de Folclore se ve avivado por el propio Comité, que está haciendo campaña para presionar al Ayuntamiento a liquidar las subvenciones pendientes y mantener el compromiso de los últimos años. El último de estos capítulos de presión social ha tenido este domingo, durante la celebración del Festival de Las Marzas, en el que el Comité de Folclore interrumpió la programación habitual de esta cita para sacar una pancarta gigante en la que se podía leer «Salvemos el Festival Internacional de Folclore».

Mientras, la presidenta del Comité, Regina Peñacoba, agradeció el apoyo del público asistente a El Plantío, que, al grito de «sí se puede», animó a los organizadores a luchar por la supervivencia del Festival. Peñacoba defendió que esta cita es «una de las actividades culturales más importantes y más queridas por el público burgalés». Además, añadió que el Festival cuenta con la categoría de excelencia y es considerado el mejor festival de folclore del país.

Para terminar, la presidenta defendió que el Festival ha llegado hasta su 41 edición gracias a tres pilares. Por un lado, el público, cerca de 700.000 personas han asistido, a lo largo de estos 40 años, a alguna de sus jornadas. Por otro, el respaldo político, con un apoyo «unánime» de todas las legislaturas. Finalmente, por la ayuda «altruista» de cerca de 800 voluntarios que han pasado por su organización. Así las cosas, Peñacoba sentenció: «Tenemos el mejor festival de España y no podemos perderlo bajo ningún concepto».

 

Fotos

Vídeos