La magia de Oriente aleja la lluvia en la noche de los deseos | BURGOSconecta

La magia de Oriente aleja la lluvia en la noche de los deseos

Los Reyes Magos se han acercado a saludar a los niños/Ismael del Álamo
Los Reyes Magos se han acercado a saludar a los niños / Ismael del Álamo

Pese a las agoreras previsiones, la lluvia ha respetado la Cabalgata de Reyes, que ha contado con 40.000 espectadores

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las caritas de ilusión y los gritos emocionados de los niños son la mejor recompensa. Da igual si hemos pasado un poquillo de frío o si ha llovido (mucho menos de lo previsto, todo sea dicho). Cualquier pequeño sacrificio merece la pena para disfrutar de la magia de la Noche de Reyes en compañía de la inocencia infantil. Melchor, Gaspar y Baltasar han recorrido la capital en una Cabalgata de Reyes que ha congregado a cerca de 40.000 personas, siendo una de las más multitudinarias de los últimos años. Y es que no parece que estemos a 5 del crudo e invernal mes de enero.

Osos polares, extravangantes bailarinas, artistas indios y zancudos han compartido protagonismo con pastorcillos y los grupos de danza tradicional. En una noche mágica no hay límite a la imaginación; todo es posible, como encontrarse a los Piratas del Caribe en Burgos, pero también a Pinocho o a Alicia en el País de las Maravillas. Incluso a una osa gigante, de nombre Nanuq, que ha llegado acompañada por sus zínganos de hielo.

La osa Nanuq ha desplegado su magia elevándose del suelo seis metros

La gran marioneta articulada ha hecho las delicias de grandes y pequeños, y es que ha sido capaz de ponerse de pie, elevándose del suelo seis metros, como por arte de magia. Muy llamativo también ha sido el inmenso elefante blanco o los exóticos personajes extraídos de los Cuentos de las Mil y una Noches; las grandes campanas orientales y los animales voladores, que no han dejado indiferente a nadie.

Ilusión y caramelos

Melchor, Gaspar y Baltasar partieron a las 18:00 de Eladio Perlado, con algo de lluvia, abordo de las tres carrozas diseñadas por los Artistas Plásticos de Gamonal. La más atractiva, por su luminosidad, la de Melchor; una carroza estrellada con más de 9.000 puntos de luz LED, todo un experimento que ha resultado un éxito, y ha llamado la atención de los presentes.

Tampoco han desmerecido las carrozas de Gaspar y Baltasar, un templo hindú y una escalera imperial. Y mucho menos aquellas que han transportado a los pajes, cargadas de regalos y caramelos, sobre todo la que homenajeaba a la Catedral de Burgos, una colorida carroza rescatada de la Cabalgata de los Sampedros.

Se han repartido 4.000 kilos de caramelos

Como es habitual, la cabalgata se ha completado con carrozas rescatadas de los fiestas mayores: Piratas del Caribe, Alicia en el País de las Maravillas, Los Pitufos y Taj Mahal. Y ha contado con la participación de 23 compañías, artísticas y de baile. Se han repartido 4.000 kilos de caramelos, aunque pocos han pescado los niños que han estado esperando la Cabalgata en la Plaza del Cid, todo sea dicho.

Palabras reales

Y es que en El Cid ha concluido el desfile, que ha incluido a los Bomberos de Burgos (ayudantes en esta noche tan especial), y a los carboneros (que han traído carbón palentido de Barruelo de Santullán). Nos hemos librado de la lluvia. Ha estado presente al inicio de la Cabalgata; algunas gotas han caído durante el recorrido, pero no ha sido hasta su finalización que ha comenzado a llover de verdad.

Sus Majestades han descendido de las carrozas y, cumpliendo la tradición, han entregado oro, incienso y mirra al Niño Jesús. A continuación, han subido al Teatro Principal y, desde su balcón, se han dirigido a los niños. Han agradecido el recibimiento «cariñoso» de los burgaleses y, tras comprobar que todos se han portado muy, muy bien, les han dado algunas recomendaciones.

A dormir pronto, y a levantarse tarde

Les han recordado que, si en carta han pedido alguna mascota, que sepan que cuando llegue será un miembro más de la familia, a cuidar y proteger. También les han pedido que en 2018 sean buenos, obedezcan a sus padres, hagan la tarea escolar y, sobre todo, que quieran mucho a sus padres, y se lo digan todos los días del año.

Y como el camino ha sido largo, y la noche se presenta aún más larga, los niños han recibido el mandato de acostarse pronto, no despertarse en toda la noche y levantarse tarde. Y a los Reyes Magos hay que obedecerles siempre. Felices Reyes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos