'El Papamoscas' sigue atrapando a los peques con el teatro de títeres de Karraskedo

Presente, pasado y futuro, todo tiene cabida en el mundo titiritero/PCR
Presente, pasado y futuro, todo tiene cabida en el mundo titiritero / PCR

La compañía creada en 2007 consiguió salvar el legado del gran titiritero burgalés y apuesta por la diversión para enseñar valores de siempre

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Gigantín, Empanada y Camelín, el Rey Bartolo, la Bruja Pirulí, el Doctor Kol-Millo, la Banda de los Cara, el Profesor Triki-Trake... Miles de burgaleses han crecido, generación tras generación, de la mano de estos personajes titiriteros, que con humor e ingenuidad han marcado los límites entre lo que está bien y lo que está mal.

Educar divirtiendo, lo llaman en El Papamoscas, la compañía de títeres heredera del gran karraskedo, que sigue emocionando a grandes y pequeños. Cuando las nuevas tecnologías lo inundan todo, cuando no podemos vivir sin un móvil, una tablet o un ordenador, cuando todo es digital, los títeres mantienen su capacidad de engachar y transportarnos a un mundo de ilusión, mucho más agradable que la dura y triste (a veces) realidad.

Historias que «tienen tirón», pese a su larga tradición; personajes con los que los niños empatizan fácilmente, que se parecen mucho a ellos mismos (en lo bueno y en lo malo); y unos valores que no deberían pasar de moda, como la solidaridad, la generosidad, el respeto a los mayores, la protección del medio ambiente o el cuidado de la salud. Esos son los ingredientes de la receta del éxito de El Papamoscas, reconoce Álvaro Tajadura, director técnico y artístico de la compañía de títeres.

Tajadura es el director técnico y artístico y fundador de la compañía
Tajadura es el director técnico y artístico y fundador de la compañía / PCR

Tajadura (al que verán muy a menudo con alzacuellos, dada su condición de sacerdote) es un «friki» de los títeres, lo reconoce él mismo. Y esa pasión por el teatro de títeres es la que ha permitido que, en pleno siglo XXI, los burgaleses puedan seguir disfrutando del gran legado de Karraskedo. 'Los Gigantillos' aparece en 1960 y «son muy pocos los burgaleses que no han disfrutado» con sus muñecos de guante y varilla, apunta Tajadura.

Karraskedo ha sido «el gran titiritero burgalés», pero su arte estuvo a punto de perderse en 2007, cuando se puso fin a la Escuela de Títeres del Instituto Municipal de Cultura (IMC) y al propio Teatro de Títeres, de una forma «dramática». Fue entonces cuando Tajadura, quien había estado en la Escuela de Títeres, apostó por quedarse con la compañía. Recuperó los muñecos, los escenarios y los textos y fundó 'El Papamoscas', en el que participan seis amigos, de manera estable.

Fantasía y realidad

Cuentan con 180 títeres y una treintena de montajes, de una hora y con finalidad educativa. «Los espectáculos tienen mucha sintonía con los niños, porque los personajes son muy niños», reconoce Tajadura. Los peques se sienten especialmente identificados con los conejos Empanada y Camelín, un poco trastos. Y con el protagonista de las historias, Gigantín, el héroe del País de la Felicidad, que ahora mismo está en 'chapa y pintura', poniéndose a tono para los Sampedros.

Un país en el que reina el Rey Bartolo, y habita también el Profesor Triki-Trake. Y unos malos muy malos, el Doctro Kol-Millo, la Bruja Pirulí o la Banda de los Caras, que suelen acabar en la basura. A ellos se suman otros personajes, de apariciones estelares, como El Cid Campeador o Martín, con el que hacen un giño al Papamoscas. Álvaro Tajadura reconoce que han tenido que hacer algunos cambios en el texto, para adapatarse a la modernidad y desterrar expresiones anticuadas.

El Papamoscas ofrece, a lo largo del año, diferentes espectáculos por la provincia. Sin embargo, los más esperados son los que tienen lugar en las Fiestas de San Pedro y San Pablo. Se celebrarán en el colegio Fernando de Rojas, los días 29 y 30 de julio y 1 de julio, a las 20:00; y en el colegio Río Arlanzón, del 2 al 6 de jullio, a las 19:30. Se hará en el patio de los centros educativos, donde suelen reunirse más de mil espectadores.

Y si llueve, Tajadura recuerda que están esperando a que Almacenes Municipales les haga un teatro de títeres... SUERTE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos