La reivindicación por el Directo no se coge vacaciones

Concentración de este sábado en la Plaza Mayor de Burgos / CLR

Como cada sábado, decenas de personas se han juntado en la Plaza Mayor de la capital burgalesa para reclamar la reapertura de la línea férrea Burgos-Aranda-Madrid

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Da igual el frío, el calor, la lluvia o el sol. Cada sábado de invierno se han mantenido las concentraciones y, como no podía ser menos, también durante el verano. La Plataforma por la Reapertura del Tren Directo no ha cogido vacaciones y se ha mantenido fiel a la cita cada semana, incluido este 18 de agosto. De esta manera, la Plaza Mayor de Burgos ha vuelto a escuchar los cánticos a favor de que se reabra la línea ferroviaria Madrid-Aranda-Burgos.

Durante la concentración se ha vuelto a recordar que el actual recorrido del tren -que pasa por Valladolid- supone 100 kilómetros más que con el Directo. Sin embargo, tal y como ha afirmado Pedro del Barrio, portavoz de la Plataforma, eso ya «queda al margen para recordar otro aspecto más gordo». Se trata de la pendiente del recorrido, del 1,7 al 2% pasando por Ávila. En cambio, si el tren pasara por donde pasaba antiguamente la pendiente se reduciría al 1%. «Esto implica que los trenes tengan que disminuir la carga porque las máquinas no pueden pasar», ha sentenciado del Barrio.

Tampoco han faltado a la manifestación de este sábado miembros de la Plataforma de Aranda. Hay que recordar que en dicha ciudad burgalesa también se secundan las concentraciones cada sábado, pero durante el verano se ha decidido unificarlas solo en la capital. Aprovechando su presencia, uno de los integrantes ha querido poner de manifiesto que muchas de las personas que acudieron al Festival Sonorama Ribera -celebrado del 8 al 12 de agosto- no pudieron llegar en tren, ya que no existe el Directo, que si pasaría por ese punto.

Y así, con los asistentes proclamando bien alto su lema de «¡No nos vamos a rendir, Tren Directo hasta Madrid!» se ha desarrollado una nueva manifestación, en la que ya no es tan importante el número de personas que acudan, sino que la reivindicación se va a mantener firme y allí van a seguir hasta que vean cumplido su objetivo. Y, por supuesto, cada sábado acabará con el tradicional canto del himno a Burgos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos