Salinero, Guinea y Manjón seguirán como concejales, pero bajo la dirección política de Podemos

Pablo Fernández ha comparecido en compañía de Laura Domínguez y e Ignacio Lacámara/PCR
Pablo Fernández ha comparecido en compañía de Laura Domínguez y e Ignacio Lacámara / PCR

Podemos decidirá en los próximos días el futuro de los tres ediles, si se mantienen en el grupo de Imagina o se convierten en concejales no adscritos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Raúl Salinero, Blanca Guinea y Marco Antonio Manjón continuarán como concejales en el Ayuntamiento de Burgos hasta 2019. Seguirán desempeñando sus labores municipales, y en el caso de Manjón también las provinciales, con «autonomía» y bajo la dirección política de Podemos, pues son representantes de Podemos en Imagina Burgos. Al menos hasta que se tome cualquier otro tipo de decisión sobre su futuro, algo que tardará en llegar todavía varios días.

Pablo Fernández, el secretario de organización de Podemos Castilla y León, ha asegurado que «si a alguien se le tiene que cuestionar» es a aquellos concejales que rompen el consenso político en Imagina o incumplen los acuerdos, en referencia clara a Antea Izquierdo, Eva de Ara y Sara Hojas. Fernández ha insistido en que su actitud «perjudica al proceso político de cambio» y «daña y degrada la imagen de Imagina Burgos», mientras que Salinero, Guinea y Manjón se han comportado de manera «intachable» durante el actual mandato.

Más información

Por ese motivo, en Podemos entienden que Raúl Salinero, Blanca Guinea y Marco Antonio Manjón «tienen que seguir desempeñando el trabajo en la misma línea de lealtad, generosidad y esfuerzo». Cuentan con todo el apoyo de la dirección política de Podemos Castilla y León y, pese a lo ocurrido en las últimas horas, la formación apuesta por que continúen en sus respectivos puestos, «de forma autonóma y siguiendo la línea política de Podemos».

Mientras, los órganos provinciales y regionales debatirán durante los próximos días si los tres concejales, a los que consideran ahora representantes de Podemos en Imagina, se mantienen dentro del grupo municipal o se convierten en ediles no adscritos. Pablo Fernández apuesta por reflexionar y, con calma, tomar aquella decisión que se considere la mejor. No hay límites temporales, pues requiere debate y reflexión.

Punto de inflexión

Fernández ha recordado que la situación en Imagina es «irreversible», tras lo ocurrido en el Pleno municipal del pasado viernes, cuando Antea Izquierdo, Eva de Ara y Sara Hojas se abstuvieron en la aprobación de la equiparación salarial para Policía Nacional y Guardia Civil, en lo que Podemos considera una ruptura de la disciplina de voto.

La formación ha arremetido duramente contra las tres concejales, cuya actitud «perjudica el cambio político en Burgos y desvirtúa el proyecto de Imagina». Fernández ha ido más allá afirmando que la actitud de Izquierdo, De Ara y Hojas «deterioran la imagen de Imagina», y ha insistido en que el «punto de inflexión» fue la entrada de Antea Izquierdo ante la salida de Javier Gil.

Desde ese momento, la situación se ha «complicado» en el seno de Imagina, con ruputra de acuerdos y conculcación de consenso. Y se ha llegado a un punto «insostenible» que ha obligado a Podemos a desvincularse de Imagina, apartando a sus cargos orgánicos de los órganos de decisión y dirección de la candidatura de unidad popular, si bien la formación no está dispuesta a que sus tres concejales dejen sus actas. La razón, el trabajo «extraordinario» que han hecho en estos años.

El cambio en Burgos

A juicio de Pablo Fernández, Salinero, Guinea y Manjón han cumplido escrupulosamente los acuerdos tomados por Imagina, sin ruptura de consensos. «Nos sorprende que se ponga en entredicho la labor de los concejales que trabajan», ha insistido el secretario general. De ahí que Podemos pida «altura de miras» a Imagina, tras un comunicado en el que anunciaban que ninguno de los tres ediles podrá hacer declaraciones públicas en nombre de Podemos., y que cumplan los acuerdos.

 

Fotos

Vídeos