No hay Sampedros sin baile de danzantes y gigantillos

AIA

Una de las actividades más admirada por los burgaleses durante las fiestas de San Pedro y San Pablo sigue siendo el tradicional baile de danzantes, gigantillos y gigantones

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

No hay Sampedros sin el tradicional baile de los danzantes, gigantillos y gigantones. No lo hay, quiero decir, si al menos uno de los días uno no se acerca a ver en primera persona estos tradicionales bailes con los que los burgaleses siguen disfrutando año tras año en la Plaza en la Plaza Mayor.

Pero que no se preocupen los que no puedan estar presentes, gigantillos y gigantones salen a darse un baño de masas cada día a las 12:00 horas. A lo mejor tiene la suerte de cruzarse con algunos de los protagonistas en su habitual pasacalles por el centro de la ciudad. Algunos, de hecho, este jueves no han dejado pasar la oportunidad de retraratar el momento del encuentro.

Eso sí, llegado el instante crucial, a las 13:00 horas bajo el Ayuntamiento, silencio sepulcral en el que el público fija sus ojos en los danzantes que abren el tradicional baile, que siempre se cierra con los aplausos de los entusiasmados burgaleses.

Y por supuesto, expectación por los gigantillos, danzando al son de la dulzaina con maestría -como si no pesasen- y con el tesón de años de experiencia. Le siguen las tres parejas de gigantones, que sin perder el equilibro deleitan al respetable con su innumerables vueltas.

Para finalizar, saludos del Cid, doña Jimena y los Reyes Católicos a las autoridades del balcón del Ayutamiento, que todos lo días se muestra tan lleno como la Plaza Mayor para no faltar a la cita -que se repetirá hasta el día 6 de julio- con la tradición.