Mañanas de calor, tardes de gastronetas y casetas

Imagen de las gastronetas en la Llana de Afuera/AIA
Imagen de las gastronetas en la Llana de Afuera / AIA

Casetas y gastronetas son las encargadas de calmar la sed y el hambre de los burgaleses que disfrutan durante todo el día de los Sampedros

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La Llana de Afuera, Plaza España, Plaza Mayor y el Paseo de la Sierra de Atapuerca son algunos de los puntos más visitados por los burgaleses durante los Sampedros. Y es que para aguantar bien el ritmo durante tantos días es vital estar bien alimentado y en el caso de este año, bien hidratado. Las casetas de las plazas -desde hace quince años- y las gastronetas -en su segunda edición- siguen más vivas que nunca.

La gran variedad gastronómica que ofrecen hace que hasta los más especiales a la hora de comer encuentren algo de su gusto. Desde la comida mejicana hasta la más tradicional, todas tienen su espacio en las casetas repartidas por los rincones más importantes del centro de la ciudad. A la hora de vermut, pero sobre todo al caer la tarde, los burgaleses acuden a estos espacios para enfrentarse con el estómago lleno a la noche festiva.

Además, desde el año pasado, también triunfa el formato 'food truck' en la Llana de Afuera -este año seis en total-, que ya tiene más que convencido al público burgalés. Hamburguesas, comida tradicional, bravas... y este año, también tortilla.

Y es que el Bellavista -uno de los restaurantes más conocido en la ciudad por su variedad de tortillas- se ha atrevido con este formato. Además, parece que el debut ha sido exitoso. « Ha habido ambiente», comenta Clara Martínez, trabajadora de la gastroneta, «sobre todo por las noches». «Hemos llegado a vender hasta setenta tortillas», confiesa Alejandro Mayo, otro de los trabajadores. Si se dejan caer por allí el pincho de tortilla relleno con pollo y alioli se ha convertido en el producto estrella.

Al contrario que en el caso de la gastroneta del Bella Vista, el restaurante Maridajes lleva teniendo representación en las plazas burgalesas desde el primer año de feria, desde hace quince años. Pilar Monedero está al frente de Maridajes,estableciemiento que, incluso, ha llegado a tener gastroneta y caseta a la vez. Pero en esta ocasión no es el caso. Este año solo están presentes en La Llana de Afuera con su gastroneta. De este modo, pueden permanecer con el restaurante abierto durante las fiestas.

Monedero reconoce que no está siendo uno de los mejores años. «El calor mañanero nos está matando, por las noches se trabaja, pero la gente no sale, al igual que con la lluvia». A pesar de la ola de calor y las tormentas puntuales, esta gastroneta hace una oferta tradicional que , sin duda, triunfa entre los burgaleses. «Podemos llegar a vender unos 200 pepitos, la carrillera también está entre los platos más pedidos», explica Monedero.

Por delante, queda todo un fin de semana con temperaturas agradables y con muchas ganas de fiesta y buenos alimentos que, seguro, harán superar el número de comensales en casetas y gastronetas.

Más información