Con la miel en los labios

Goti marcó el segundo de la tarde. /GIT
Goti marcó el segundo de la tarde. / GIT

El Burgos CF se queda con la miel en los labios tras ver cómo la Cultural leonesa empata en el último suspiro un partido que los hombres de Estévez tenían encarrilado

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Burgos CF necesitaba ganar, y no lo hizo. Y lo que es peor, se quedó con la miel en los labios. El conjunto blanquinegro dejó escapar hoy una oportunidad de oro para dar un paso al frente en su lucha por evitar el descenso tras ver cómo la Cultural Leonesa empataba en el tiempo de descuento un partido que los hombres de Estévez tenían encarrilado.

El choque pintaba interesante. El Burgos CF, agobiado por las victorias del Rápido de Bouzas y Las Palmas Atlético, encaraba el encuentro con la necesidad de sumar los tres puntos para alejarse de la zona peligrosa. También la Cultural afrontaba el partido con la misma necesidad de puntos, pero en este caso para seguir enganchada a la lucha por el play off de ascenso.

2 Burgo CF

Saizar; Andrés, Borda, Undabarrena, Kevin; Beobide, Adrián Cruz; Goti (Annor, min.84), Chevi (Fer Ruiz, min.61), Borja Sánchez (Ojog, min.90); y Cervero.

2 Cultural Leonesa

Palatsí; Borja (Hugo Rodríguez, min.55), Vicente, Pablo Vázquez, Viti; Yeray, Antonio Martínez; Liberto, Señé (Romagnon, min.68), Kawaya (Zelu, min.55); y Aridane.

Goles:
1-0, min.22: Chevi; 2-0, min.60: Goti; 2-1, min.83: Hugo Rodríguez; 2-2, min.93: Hugo Rodríguez.
Árbitro:
Lou Ballano (Colegio Aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Kawaya y Aridane por la Cultural leonesa.
Incidencias:
Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada del Grupo I de la Segunda División B disputado en El Plantío ante unas 3.500 personas. Unos 200 aficionados se desplazaron desde León. Algún cruce de cánticos entre ambas aficiones.

Esa circunstancia se dejó sentir sobre el terreno de juego en los primeros compases, en los que ni unos ni otros consiguieron hacerse con la manija del juego. Cierto es que era el conjunto leonés el que parecía llevar la iniciativa ante un Burgos bien plantado, pero las ocasiones brillaban por su ausencia. Más allá de alguna internada de Kawaya por la banda y algún cambio de juego bien trenzado, la Cultural apenas generaba peligro.

Tampoco lo hacía el Burgos, que pecó de falta de conexión entre líneas y cierta indefinición en su juego. Los hombres de Estévez no terminaban de hilvanar acciones de peligro. Cervero no conseguía bajar balones, mientras la línea de tres cuartos se estrellaba una y otra vez ante la zaga visitante.

El partido transitaba en un terreno insulso, sin brillo. La falta de intensidad y ocasiones de unos y otros suponía un lastre para el juego, que no encontraba dueño. Hubo de esperar hasta el minuto 17 para ver la primera ocasión, en este caso en botas de la Cultural, que no fue capaz de aprovechar un error clamoroso de la zaga blanquinegra para abrir el marcador.

Esa ocasión pareció animar al Burgos, que acto seguido inauguró el marcador. En el 22, Goti cazaba un buen pase en la banda derecha, avanzaba y la ponía atrás ante la llegada de Chevi, que aprovechaba la desidia de la defensa leonesa para acomodarse la pelota y batir con facilidad a Palatsí.

Casi sin quererlo, el Burgos acababa de adelantarse en el marcador, obligando a la Cultural a dar un paso al frente y asumir más riesgos si no quería marcharse de Burgos sin premio. Un premio que se resistió a llegar en la primera parte. Y es que, el cuadro leonés desaprovechó hasta tres claras ocasiones consecutivas. Señé, erigido en protagonista de los últimos compases, fue el que más cerca estuvo de abrir el marcador leonés con una grandísima jugada con caño incluido que acabó con un disparo demasiado cruzado.

Ya en el 32, Adrián Cruz probó fortuna con una volea desde la frontal del área que se marchó muy desviada, y dos minutos después, la Cultural disponía de una doble ocasión tras la salida de un libre indirecto. Cierto es que los leoneses pidieron penalti por mano, pero el colegiado no lo entendió así y el partido acabó encarando el túnel de vestuarios con el Burgos comandando el marcador.

El guion del choque cambió poco tras el paso por vestuarios. La Cultural intentaba trenzar su juego desde atrás, moviendo la pelota con criterio, pero sin profundidad. El Burgos, por el contrario, buscaba desplazamientos en largo en busca de un buen control o una buena carrera. Sin embargo, ni unos ni otros acertaban a generar peligro real. Al menos hasta que apareció Señé, que en el 58 cazó un gran pase entre líneas y se plantó solo ante Saizar. No obstante, su remate se estrelló en el pecho del guardameta vasco, que una vez más salvó al Burgos.

Y sin apenas tiempo para digerir esa ocasión, el Burgos golpeó de nuevo. En el 59, un pelotazo arriba sin peligro aparente se convirtió en un pase milimétrico para Goti, que ganó la carrera a Palatsí, le recortó y puso el 2-0 en el marcador.

A partir de ahí, a la Cultural le entraron las prisas. Aira movió el banquillo y gastó sus tres cambios. Sin duda, no le gustaba ni un pelo lo que estaba viendo. Aridane no acertaba a controlar con claridad, y las carreras de Hugo Rodríguez, Liberto y Antonio Martínez morían antes de encontrar premio. Mientras tanto, el Burgos, consciente de la situación, se gustaba. Incluso tocaba en tres cuartos de campo ante una defensa leonesa demasiado indolente.

Cierto es que la Cultural se hizo con el control del partido en los últimos compases, encerrando al Burgos en su propio campo poco a poco, pero los hombres de Aira no conseguían encontrar portería. Es más, daba la sensación de que el conjunto burgalés podía cazar un contragolpe en cualquier momento y dejar sentenciado el partido.

Sin embargo, la Cultural no estaba muerta, ni mucho menos. En el 83, Hugo Rodríguez recortaba diferencias con un golazo de falta que quitó las telarañas de la escuadra. Y tras varias carreras en uno y otro sentido, en la última jugada del encuentro, el propio Hugo Rodríguez devolvía las tablas al marcador con un gol de pillo, que cayó como una losa sobre la afición blanquinegra. Máxime cuando segundos antes, Annor había tenido en sus botas el 3-1.

La buena notica es que, al menos, se sumó un punto frente a un rival muy serio. Un punto que sirve a los burgaleses para seguir una jornada más fuera de puestos de descenso, pero que sin duda, sabe a poco visto lo visto.