«Hasta el 75% de los cánceres de vejiga se pueden vincular con el tabaco»

Colas para inscribirse en la Marcha contra el Cáncer de Valladolid. /EL NORTE
Colas para inscribirse en la Marcha contra el Cáncer de Valladolid. / EL NORTE

La marcha contra el cáncer de este domingo en Valladolid financiará el proyecto de investigación liderado por Eleonora Lapi

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Los pasos solidarios que este domingo darán más de 45.000 vallisoletanos servirán para que Eleonora Lapi (nacida en 1978, licenciada por la Universidad de La Sapienza de Roma, máster en Biología y doctorado en Biología Molecular) pueda continuar con el trabajo que hace cuatro años emprendió para conocer mejor el cáncer de vejiga. La Asociación Contra el Cáncer de Valladolid ha apadrinado su proyecto desde los orígenes y ahora busca fondos para que Lapi pueda continuar con su trabajo. «Tengo ganas de conocer, de investigar, de que mi labor pueda ayudar a la gente». Esa, cuenta, es su motivación en el estudio del cáncer. La razón por la que tantos vallisoletanos caminarán este domingo.

–¿En qué consiste su investigación?

–Trabajo en la caracterización de nuevos genes que contribuyen en el desarrollo del cáncer de vejiga. En los últimos tres años, la aportación de la AECC de Valladolid ha sido fundamental, sobre todo en un momento tan difícil como este, para que pueda dedicar el cien por cien de mi tiempo a la investigación contra el cáncer y al impacto que pueda tener luego en la atención el paciente, la prevención, el diagnóstico precoz y el desarrollo de tratamientos.

–¿Cuál es el objetivo?

–Identificar nuevos genes implicados en el desarrollo del cáncer de vejiga y caracterizar su mecanismo de acción. Nuestro laboratorio ha identificado recientemente un nuevo gen supresor del tumor llamado STAG2.

–¿Eso qué significa?

–Que protege a la célula en un paso previo al desarrollo del cáncer. Cuando este gen muta, pierde esta función, lo que contribuye al desarrollo del cáncer. Conocer de cerca cómo trabaja este gen nos ayudará a saber más sobre el cáncer de vejiga, que es uno de los más desconocidos. No se ha invertido mucho en su investigación en los últimos años, no hemos tenido modelos de estudio que nos puedan ayudar. Por eso también nosotros trabajamos en el desarrollo de esos modelos que permitan entender muy bien cuáles son los mecanismos moleculares implicados en este tipo de cáncer.

–Habla de dificultad del estudio.

–Sí, sobre todo en la realización de ensayos clínicos. La investigación llevada a cabo en los últimos diez años ha proporcionado nuevos marcadores que mejoran el pronóstico. Pero, por ejemplo, existen grandes dificultades en la realización de ensayos clínicos de tamaño adecuado en pacientes con enfermedad avanzada. Y no hay terapias personalizadas. Además, la inversión en la investigación sobre el cáncer de vejiga es mucho menor que para otros tumores, a pesar que España tenga una de las incidencias más altas a nivel mundial.

–¿Por qué?

–Es difícil atribuir las causas exactas. Pero podemos decir que entre el 70% y el 75% de los casos se pueden vincular con el tabaco.

«Buscar financiación se ha convertido, por desgracia, en parte importante del día a día del investigador»

«Buscar financiación se ha convertido, por desgracia, en parte importante del día a día del investigador» eleonora lapi

–¿El tabaco?

–Las sustancias nocivas del tabaco entran en la sangre y a partir de ahí se filtran por los riñones y se concentran con la orina en la vejiga. En España hay una alta prevalencia de tabaquismo. Además, otro 20% se puede explicar por exposiciones ocupacionales, en trabajos con tintes o pinturas.

–¿Qué ha conseguido en estos cuatro años?

–Un alcance importante ha sido, a través del análisis de tumores de pacientes, la revelación de que las mutaciones del gen supresor de tumores STAG2 son más frecuentes en un subtipo concreto de cáncer de vejiga. Esto es importante porque estamos trasformando los tratamiento contra el cáncer y ahora se tiende al desarrollo de una terapia personalizada, porque cada tipo de tumor es una enfermedad diferente. No solo son distintos un tumor de páncreas y uno de vejiga, sino que dos tumores de vejiga de dos pacientes distintos son también diferentes.

–Decía que es un momento difícil para la financiación en la investigación.

–Sí. Creo que la gestión que se ha hecho de la crisis económica ha tenido un impacto muy fuerte en la investigación. No se ha reconocido la dignidad y la importancia que tiene. Hay muchos jóvenes de talento que se han visto obligados a trabajar en el extranjero. Buscar financiación se ha convertido, por desgracia, en una parte muy importante del día del día. Y ese es tiempo que se quita a la investigación. Confío en que la situación cambie.