Las conclusiones de la comisión de la trama Enredadera no despejan las «sospechas» sobre Silván

La presidenta de la comisión, Ana Carlota Amiga, presenta las conclusiones./Noelia Brandón
La presidenta de la comisión, Ana Carlota Amiga, presenta las conclusiones. / Noelia Brandón

La presidenta da por zanjada la investigación política y reconoce que los procesos administrativos de los contratos estaban sujetos a la ley, tras una comisión «transparente y garantista»

RUBÉN FARIÑASLeón

Los procesos administrativos de los 20 contratos que la Udef se llevó del Ayuntamiento de León eran conformes a la ley, aunque las dudas se siguen cerniendo sobre la parte política.

Esas han sido parte de las conclusiones que Ciudadanos ha presentado tras las ocho sesiones de la comisión de investigación por la Operación Enredadera, donde han comparecido 16 personas y se han estudiado diferentes documentos.

La presidenta de la misma, Ana Carlota Amigo, ha reconocido el orgullo de la formación naranja tras este proceso «trasparente y garantista», en el que se ha demostrado que este tipo de medidas son la única herramienta que tienen los concejales para estudiar, investigar y obtener respuestas a una situación «tan grave» y que afectaba a la honorabilidad de técnicos y políticos en el Consistorio.

En el próximo Reglamento de Organización Interna se exigirá la inclusión de estos formatos y su transparencia para que los medios de comunicación puedan grabar y acceder vía streaming a las mismas porque «todo han sido pegas, boicoteándolo primero la oposición y luego el equipo de gobierno».

Las comparecencias

Desde Ciudadanos, han valorado la actitud de los funcionarios del Ayuntamiento de León, tanto en la tramitación de los expedientes en cuestión como durante las comparecencias en la comisión. Todos los técnicos han declarado, respondiendo de forma profesional, técnica y aportando aclaraciones sobre los contratos, tanto en tramitación como en ejecución, que se llevó la Unidad de Delito Fiscal. «Los procesos administrativos están conformes a la ley».

Más cuestionable fue la intervención de los tres concejales del equipo de gobierno que acudieron a esta cita propuesta por Ciudadanos. A los naranjas les sorprende que Aurora Baza y Ana Franco no informasen al alcalde de la aprobación de los contratos de mayor cuantía e importancia de la legislatura, y aún más sorprende el «lapsus» de Fernando Salguero. «Contestar literalmente, y por dos veces, que no recordaba conversaciones ni las negaba, nos resulta llamativo. Que no se acuerde de si quedó cuando tenían esos empresarios una relación habitual con concejales de la corporación». A ello suman que entregaran informes que se ajustaban a lo requerido, la instrumentalización de la Secretaría, los impedimentos para grabar o la difusión de información falsa para lograr una comisión «a su medida».

Según Amigo, esto es la respuesta a las «malas artes» desplegadas por el Partido Popular para que la comisión no llegara a buen puerto. Además, ha calificado de «vergonzosa» la actitud de Antonio Silván, y cree que serán los leoneses el 26 de mayo los que voten si quieren a un alcalde «que les engaña». «El comportamiento del alcalde ha sido engañosos y de falta de ética política. La sombra de la sospecha recaía sobre él y no ha hecho nada por despejarla».

«Hemos hecho lo que teníamos que hacer»

Para los naranjas, el regidor incumple la ley de bases de régimen local, sus obligaciones como alcalde y con los leoneses, al haberse comprometido en un pleno a someterse a esta comisión y posteriormente no acudir. «Los sospechas sobre su vinculación aumentan de forma considerable, ya que no aporta respuestas ni ha querido aclarar nada de las conversaciones».

Ciudadanos considera que han hecho lo que tenían que hacer y no se arrepienten de no haber dado su apoyo a la moción de censura propuesta por el Partido Socialista. Eso sí, recriminan la irresponsabilidad de la oposición, la falta de palabra del alcalde y las pegas y boicot del resto de formaciones y del propio equipo de gobierno.