Rey considera que la gratuidad de las tasas universitarias no es progresista, ni justa ni sostenible

El consejero de Educación, Fernando Rey, visita las obras del IESO 'La Cistérniga'. /Ical
El consejero de Educación, Fernando Rey, visita las obras del IESO 'La Cistérniga'. / Ical

El consejero de Educación recuerda que las universidades públicas cuestan al erario un millón de euros al día

El Norte
EL NORTEValladolid

El consejero de Educación, Fernando Rey, consideró hoy que la gratuidad de las tasas universitarias que propugnan algunas comunidades autónomas como Andalucía no es progresista, ni justa ni sostenible porque genera una deuda millonaria que los ciudadanos tendrán que pagar en un futuro. Frente a ese modelo, defendió el sistema de Castilla y León que cuenta con unas universidades públicas «equilibradas».

Rey, quien presidió el acto de la colocación de la primera piedra del nuevo Instituto de Educación Secundaria Obligatorio (IESO) en La Cistérniga (Valladolid), salió al paso de las críticas del rector de la Universidad de Valladolid (UVa), Antonio Largo, al lamentar que la reducción de las tasas no se aplica en las segundas y terceras matrículas ni tampoco en los máster.

El consejero mostró el orgullo y satisfacción de haber logrado rebajar el próximo curso las tasas universitarias, «casi a nivel en que estaban antes del 'tasazo». Reconoció que el principal gasto está en la primera matrícula aunque precisó que es posible «plantear» que la reducción de las tasas también afecte a las sucesivas matrículas y los máster.

En todo caso, Fernando Rey recordó que la decisión de la Junta permitirá que cada alumno se ahorre una media de 350 euros en cada curso, gracias a la aportación adicional de 15 millones de euros al año por parte de la administración autonómica. Además, pidió «sensatez» en relación a la bajada de las tasas porque subrayó que la educación universitaria «sigue costando» para los ciudadanos. No en vano, precisó que los que van a soportar el principal gasto de la universidad pública en la Comunidad son las personas que no son usuarias del servicio.

El consejero destacó que las universidades de Castilla y León cuestan al erario público un millón de euros al día, «también domingos y en agosto». Consideró que son cantidades «importantísimas» y reclamó «manejar» bien el dinero. «¿Es razonable que una parte del coste, entorno al 15 o al 20 por ciento, corra a cargo del usuario y es razonable que quien tenga más recursos pague las tasas?», se preguntó. Y es que añadió que, en la actualidad, más de la mitad de los estudiantes y los que tienen menos recursos no pagan las tasas, por lo que la bajada afectaría a las familias con mayor nivel de renta.