Denuncian la colocación de trampas en rutas ciclistas del municipio vallisoletano de Íscar

Piedras escondidas bajo el ramaje en un sendero./C. C.
Piedras escondidas bajo el ramaje en un sendero. / C. C.

El Club Íscar Bike recurre a la Guardia Civil al considerar que no se trata de algo fortuito, sino intencionado

CRUZ CATALINAÍSCAR

El Club Deportivo Íscar Bike, que agrupa a una treintena de aficionados a la bicicleta todo terreno (BTT) de la villa iscariense y otros municipios de la comarca, ha interpuesto una denuncia ante la Guardia Civil de la villa, para su traslado al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), en la que hace constar la reciente colocación de obstáculos-trampa en algunos de los caminos y senderos que son habitualmente frecuentados por los ciclistas en sus rutas por el peligro de accidente que supone.

En la denuncia hacen referencia a los obstáculos-trampa, en forma de piedras de mediano tamaño y otras algo más pequeñas esparcidas a conciencia, así como ramas de árboles y maleza cubriendo las piedras, de los que han entregado abundante material gráfico, que se han encontrado el pasado fin de semana en varios senderos de una zona de ladera situada entre los términos del municipio vallisoletano de San Miguel del Arroyo y el segoviano de Mata de Cuéllar. «No son para nada fortuitos y se nota que han sido colocados de forma intencionada, teniendo en cuenta que unos días antes varios aficionados integrantes del colectivo pasamos por ese mismo lugar, realizando una de las habituales rutas, y los senderos estaban despejados de ramas y cualquier otro tipo de piedras que no sean las propias de este tipo de terreno», explica el presidente del Club Deportivo Íscar Bike, David García Esteban. Por ahora se desconoce quien o quienes son los autores, «pero reitero que lo han hecho de forma intencionada porque han empleado su tiempo», explica García Esteban, quien asegura que también se desconocen los motivos que pueden llevar a cometer este tipo de actos, «y no quiero ni imaginar que hubiera podido pasar si algún aficionado confiado se hubiera topado y estrellado contra esos obstáculos provocando un accidente, porque hoy estaríamos lamentando alguna seria desgracia».

El mal ajeno

«Solo buscan el mal ajeno, y más concretamente el de quienes andamos en bicicleta de todo terreno por el campo, que somos respetuosos con él, aunque desgraciadamente parece que se está convirtiendo en algo habitual». La denuncia ha sido aplaudida y apoyada por muchos aficionados de diferentes colectivos con los que el Club Deportivo Íscar Bike mantiene contacto desde hace años y de forma habitual participan en la veterana Ruta del Sofocón, cuyo trazado discurre precisamente en uno de sus tramos por la zona donde se han encontrado los obstáculos-trampa, que se organiza desde hace mas de dos décadas.