PP y Cs firman el acuerdo para un «gobierno unido» en Castilla y León «con un solo presidente y un solo portavoz»

Firma del pacto entre Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea. /Alberto Mingueza
Firma del pacto entre Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea. / Alberto Mingueza

Mañueco e Igea creen que el nuevo Ejecutivo conjunto logrará «transformar» la comunidad

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladidol

Como en una boda de conveniencia, PP y Ciudadanos se dieron el 'sí quiero' para matrimoniar el próximo gobierno de Castilla y León, que presidirá el popular Alfonso Fernández Mañueco y vicepresidirá Francisco Igea por el partido naranja. Tutelados por Teodoro García Egea, secretario general del PP, y José María Espejo-Saavedra, secretario de Acción Institucional de Ciudadanos, los dos políticos firmaron el acuerdo por el que se reparten las consejerías de la Junta en un acto nutrido con políticos de los partidos en el que no se permitieron preguntas de los periodistas. (Sí hubo declaraciones en los pasillos).

Noticias relacionadas

Espejo-Saavedra consideró que este será «el mejor gobierno que haya tenido nunca Castilla y León» y que se recordará por su carácter «moderado, reformista y liberal». «Como representante de Ciudadanos, Paco Igea será el mejor exponente y el garante de nuestras políticas», añadió.

Teodoro García Egea apuntó que el acuerdo con Cs que permitirá al PP seguir en la Junta después de 32 años de gobiernos populares monocolores dará «estabilidad» a la comunidad, y confió en llegar a otros acuerdos «lo más pronto posible» en comunidades como Murcia o Madrid, «donde habrá que sumar otros socios», en referencia a Vox, cuyo concurso no ha sido necesario en Castilla y León. «Para nosotros, Alfonso Fernández Mañueco es un referente en materia de trabajo, consenso y diálogo».

Francisco Igea citó a Winston Churchill para explicar que «esto no es el fin, ni siquiera el principio del fin, sino solamente el fin del principio». «Es un lujo para cualquier político defender los intereses de los ciudadanos y es un lujo hacerlo en un equipo como este y en un gobierno como este». Igea apuntó «un gobierno unido, conjunto, con un solo presidente y un solo portavoz», en una frase en la que quiso dejar claro que cada uno tendrá su parcela. Él será el vicepresidente-portavoz y el consejero de Transparencia y Gobierno Abierto. «Voy a intentar ser más 'portaoídos' que portavoz para escuchar a los ciudadanos y la crítica de los medios. Sabemos que será una legislatura difícil, así nos lo han anunciado, pero vamos a responder con propuestas, la mano abierta y la mejor de nuestras sonrisas y buscando el pacto entre todos los representantes legítimos de Castilla y León». Igea agradeció a Mañueco la «tolerancia y paciencia» que ha tenido durante el proceso negociador con su «carácter».

Alfonso Fernández Mañueco subrayó la idea de que el próximo gobierno entre PP y Cs «garantizará cuatro años de estabilidad» y que reúne «el sentir de la mayoría de personas, que representan al centro-derecho». Por eso, ve el pacto «más lógico que histórico». «No solo se firman propuestas, sino que será un gobierno conjunto, con una forma de hacer política que se basará en el acuerdo, el diálogo, la negociación para buscar la transformación de esta tierra. Hemos tenido más puntos de unión tanto en lo ideológico como en el programa de gestión».

Ya en los pasillos, Francisco Igea asumió las tareas de portavoz, antes incluso de que se haya formado el gobierno, y atendió a la prensa (Mañueco no quiso hablar, señalando que no quería interferir con las nuevas labores de portavocía de Igea). El próximo vicepresidente de la Junta explicó que «cada partido hará sus propias propuestas» para nombrar a los consejeros y que no habrá vetos cruzados. «En el pacto solo hay una viceconsejería de Universidad que vamos a nombrar de mutuo acuerdo. En principio, todos los consejeros tendrán el visto bueno de ambos partidos, pero cada uno propondrá los suyos. Hay algunos mínimos. Nuestro partido no admite imputados por corrupción en los cargos de libre designación». Igea detalló también que la nueva consejería de Transparencia y Regeneración, de la que se encargará él mismo, «llevará toda la política de inspección, propuestas de nueva regulación, nuevo código ético y oficina de lucha contra la corrupción» y quedará desgajada de Presidencia.

Francisco Igea insistió en que las negociaciones no han estado tuteladas y que las líneas marcadas desde Madrid corresponden a la estrategia nacional de Ciudadanos para mantener la misma política en toda España. Además, consideró que los habitantes de Castilla y León entenderán «el cambio sustancial de las políticas» que desarrollarán los dos partidos en el gobierno. «El cambio no es de siglas, sino de políticas y las nuestras son diferentes».

Igea espera tener conformado el gobierno regional dentro de dos semanas, una vez que se produzca la investidura de Alfonso Fernández Mañueco como presidente la próxima semana. «En mi cabeza tengo muchos nombres».

Por parte del PP, solo compareció en los pasillos de las Cortes Teodoro García Egea, que destacó «la ilusión» del PP en Castilla y León. «Las siglas las componen las personas y las personas que se presentan saben conciliar, dialogar y llegar a acuerdos. Han puesto Castilla y León por encima de nuestras siglas. Esa es la mayor prueba de que comienza una nueva etapa en Castilla y León».