Herencias 'envenenadas' y pleitos familiares, a debate en el foro jurídico de El Norte en Soria

La notaria María Teresa de la Fuente y el registrador Carlos Amerigo./El Norte
La notaria María Teresa de la Fuente y el registrador Carlos Amerigo. / El Norte

La Delegación de la Junta acogerá este miércoles, 10 de abril, las ponencias de la notaria María Teresa de la Fuente y el registrador Carlos Amerigo

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

En contra del mito del tío de América, heredar no siempre es una bendición para el beneficiario, ni mucho menos le saca de pobre. Por el contrario, puede convertirse en una auténtica pesadilla que genera numerosos conflictos familiares, muchos de los cuales terminan en los tribunales. Además, están las que en el argot notarial se denominan 'herencias envenenadas': En España se heredan los bienes pero también las deudas, y este es uno de los motivos por los que las renuncias a las herencias se han disparado desde que estalló la crisis económica en 2007. Los españoles renunciaron casi a una de cada diez herencias a las que tenían derecho en 2018, según los últimos datos del Consejo General del Notariado, que contabiliza unas 47.000 renuncias de un total de unas 430.000 de estas transmisiones patrimoniales registradas el pasado año.

Otro aspecto inquietante es el impositivo, que muchas veces impide al beneficiario heredar el piso de sus padres porque no puede hacer frente a los tributos. Además, depende en la comunidad autónoma en la que se resida, heredar resulta más o menos gravoso para el ciudadano. No es lo mismo heredar en Asturias, donde el Impuesto de Sucesiones es muy elevado, que en Andalucía, donde, desde enero de 2018, se bonifica el 100% para los casos más habituales. Aunque ello no garantiza que se produzcan menos renuncias.

La supresión del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Castilla y León, por el que la comunidad recauda algo menos de 200 millones de euros al año, se ha convertido, por su importancia, en un argumento de la campaña electoral.

En la comunidad, la tendencia también se confirma: en 2018, los castellanos y leoneses rechazaron 2.714 herencias de un total de 26.140, lo que representa el 10,4%. Este porcentaje triplica a las 917 herencias a las que renunciaron en 2008, cuando apenas representaron el 4% de las 22.977 registradas.

El número de herencias a las que renunciaron los habitantes de la comunidad el pasado año se elevó respecto a las 2.630 de 2017.

La herencia a beneficio de inventario es una figura sobre la que los notarios están poniendo el énfasis para evitar renuncias o, al menos, para no llevarse sustos después de haber aceptado un legado. Es un proceso más lento pero también más seguro, aunque aún es bastante desconocido. De ello y de los conflictos relacionados con estas transmisiones patrimoniales hablarán los ponentes que protagonizarán este miércoles 10 de abril la mesa de Soria del VII Ciclo de Justicia de El Norte de Castilla.

La notaria vallisoletana María Teresa de la Fuente Escudero. Tras completar sus estudios en la Universidad de Valladolid, aprobó las oposiciones a Notarías en Madrid en 1991. Vinculada desde siempre al Colegio Notarial, primero desde 1995 hasta finales de 2001 como secretaria del Colegio de Valladolid y después formando parte de la primera junta del Colegio de Castilla y León desde 2009-2017, como secretaria y como decana. Actualmente es delegada de Valladolid. Todo su ejercicio profesional ha estado ligado a la comunidad, desempeñando su tarea en Valderas, Villalpando, Valoria la Buena, Aranda de Duero y Valladolid.

El registrador Carlos Amerigo, es licenciado en Derecho de la promoción de 2007 por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue Premio Extraordinario en el área de Ciencias Sociales, además de obtener el segundo premio nacional de fin de carrera de Derecho. Aprobó las oposiciones a Registradores en 2010 y desde entonces realiza su actividad en Arévalo.

La mesa, que se celebrará en el salón de actos de la Delegación Territorial de la Junta en Soria, a las 17:30 horas, es de entrada libre hasta completar el aforo y está patrocinada por Santander y Registradores, con la colaboración del TSJ, los colegios de abogados y procuradores y las Universidades de Castilla y León.