Igea cuestiona la idoneidad de Mañueco, aunque avanza en la negociación con el PP

Francisco Igea, este martes, en la sede regional de Ciudadanos en Valladolid./Gabriel Villamil
Francisco Igea, este martes, en la sede regional de Ciudadanos en Valladolid. / Gabriel Villamil

«No es mi candidato ideal, pero alguien tiene que presidir la Junta», dice el líder regional de Cs, mientras los dos partidos confirman que las conversaciones «fluyen» y esperan cerrar el pacto esta misma semana

Arturo Posada
ARTURO POSADAValladolid

Francisco Igea cuestionó este martes la idoneidad de Alfonso Fernández Mañueco para presidir la Junta, pero, a renglón seguido, avanzó en las negociaciones con el presidente regional del PP para conformar el próximo gobierno autonómico. Inmerso en las turbulencias identitarias que atraviesa la formación naranja, el líder de Ciudadanos en Castilla y León convocó una rueda de prensa que fue de lo nacional a lo regional. Igea insistió en que su partido debe permitir la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en España para cerrar el paso a los nacionalistas, pero también apuntó que el tiempo se le agota al PP en Castilla y León para alcanzar un pacto en la Junta y subrayó que si alguien en el PSOE levanta la voz para oponerse a la política de pactos de Sánchez, él mismo le llamará.

Aunque apuntó que Alfonso Fernández Mañueco no es la mejor opción para presidir el gobierno de Castilla y León, sí admitió que le corresponde al PP ocupar la cabeza del ejecutivo autonómico, siempre en un «gobierno conjunto» que adopte decisiones de forma «paritaria» entre las dos formaciones. Igualmente, insistió en que no abandonará Ciudadanos «porque es el instrumento más eficaz para hacer política» y que las disensiones son buenas en los partidos, incluso en las crisis «adolescentes» como la que atraviesa su formación.

Igea se reunió con Mañueco en los despachos del PP en las Cortes tras su comparecencia ante la prensa, en una cita que estaba programada desde el lunes. «La negociación fluye», apuntó el líder naranja. La misma idea la corroboró el PP a través Raúl de la Hoz. «Hay cordialidad, lealtad y entendimiento entre las dos partes», dijo el portavoz popular en la cámara. Las dos formaciones consideran que el pacto definitivo pude cerrarse esta misma semana, una vez definida la estructura del gobierno autonómico y el reparto de unas consejerías, que no estarán 'fiscalizadas' por el otro partido.

En la rueda de prensa de primera hora de la mañana, Igea apuntó que los ciudadanos esperan «políticas concretas» y que sigue «pendiente de saber si el PP de Castilla y León ha entendido que este no es el tiempo de otro gobierno del Partido Popular, que no transmita continuidad sino un cambio real». «Para eso necesitamos un gobierno con unas características y tomas de decisiones concretas, en el que se reparta la voz. Un gobierno paritario que comparta portavocía, imagen, y toma de decisiones. No digo que tenga que estar compuesto por militantes de los dos partidos. Tenemos que buscar a los mejores en la vida civil, aquellos que puedan generar ilusión y solo tangencialmente militantes del partido». Esto supone, entre otras condiciones, consensuar el nombre de todos los consejeros. «No es un ultimátum, pero los tiempos están limitados», recordó Igea.

Noticias relacionadas

El líder de Ciudadanos en Castilla y León insistió en que Alfonso Fernández Mañueco no es, a su juicio, la figura más idónea para presidir la Junta. «¿Es mi candidato ideal? No. Ya lo dije y lo sigo manteniendo. Me gustaría que el PP tuviese otro candidato, pero es una decisión del Partido Popular. ¿Tenemos que llegar a un acuerdo conjunto? Sí. ¿Alguien tiene que presidir el Gobierno? Sí. ¿Qué es lo más normal? Que lo presida el grupo mayoritario. Esa es la situación. Eso es pactar».

Igea considera que él es la garantía para que el PP respete el pacto de gobierno, si finalmente se firma como apuntan las previsiones de los dos partidos. «¿Qué me hace pensar que el PP cumplirá? Que estoy yo. Esto no es un matrimonio. No me caso con el señor Mañueco. Esto es un gobierno y los gobiernos tienen tomas de decisiones. Lo aseguraremos estando en el gobierno. Nosotros somos de Ciudadanos, no del PP. No estoy aquí para defender la política del PP, sino nuestras propuestas programáticas y para que haya un cambio real. A nadie le importa mi posición personal. Lo que importa a los ciudadanos de Castilla y León es que exista la seguridad de que se lleve a cabo el programa».

La opción del PSOE

Francisco Igea reconoció que el PSOE podría haber sido una opción de gobierno en la comunidad si hubiera dado los pasos correctos. «Si mi partido dice públicamente, como ha dicho, que está esperando que alguien levante la mano y se muestre en contra de la política de pactos con los nacionalistas, ¿creen que si el señor Tudanca se levanta en la ejecutiva o públicamente defendiendo la igualdad de los españoles o manifestándose en contra del pacto con los nacionalistas nuestro partido habría hecho oídos sordos? ¿Creen que si alguien en el PSOE de Castilla y León hubiera levantado la voz criticando con la intensidad necesaria la política de pactos de Sánchez habríamos hecho oídos sordos? Eso fue lo que les pedimos exactamente y lo que dijo mi presidente. Estamos esperando. Si alguien lo hiciera, yo mismo le llamaría».

Además, Igea apuntó que el PSOE de Castilla y León «lleva 30 años esperando a que le caiga algo». «No sé cuál es la oferta programática del Partido Socialista. Cuando nosotros abrimos a todo el arco parlamentario la posibilidad de analizar las mejores estrategias para luchar contra la despoblación, hacemos una política concreta. El PSOE está instalado en la descalificación, pero yo no lo haré. Mantendré una oferta de mano tendida al Partido Socialista para hablar de sanidad y despoblación, y no me limitaré a la descalificación, el insulto o, lo que es peor, como se hizo el otro día durante la sesión de apertura, a la vejación y las risas o a intentar ridiculizar al contrario».

El PSOE respondió a través de un audio de Virginia Barcones, vicesecretaria autonómica de los socialistas. «El señor Igea representa la decepción y la frustración de una tierra que quería cambio. Ciudadanos ha cogido una deriva muy dañina para España, con mentiras y crispación para alimentar el frentismo. El señor Igea ha decidido obedecer a Madrid dando la espalda y abandonando las esperanzas de Castilla y León. Sigue instalado en el chalaneo con el PP».

Igea sonrió cuando se le preguntó por las palabras de su compañero Luis Fuentes, el presidente de las Cortes, que aseguró en una entrevista en 'Abc' que él no ve el «cabreo» en los votantes de Ciudadanos que sí detecta Igea. «Yo es que estoy en Twitter y paseo por la calle. Es verdad que, hiciéramos lo que hiciéramos, íbamos a tener a la mitad del partido cabreado. Es lo que tiene ser una formación de centro. En este caso, la situación es difícil y no reconocer la realidad no es una buena política. Una cosa es mantener los principios, pero no escuchar a la gente no suele llevar a buenas políticas. Eso es lo que nos pasa a nosotros y a todos los partidos: no escuchamos a la gente, el clamor de la inmensa mayoría de españoles que quieren que resolvamos los problemas de este país y que nos dejemos de este estéril debate en el que estamos».

Dialogar con Sánchez

Sobre la crisis que vive la cúpula nacional de Ciudadanos, Igea señaló que comparte «gran parte del análisis» que hizo el lunes Toni Roldán antes de abandonar el partido naranja. «España se encuentra en una encrucijada en la cual el PSOE, la mayoría minoritaria del Congreso, se encuentra abocado a formar un nuevo gobierno y a consolidar una mayoría, o bien apoyada en el nacionalismo o bien apoyada en otras opciones políticas. La política es el arte de lo posible. A veces parece que no es posible dialogar con un presidente del Gobierno instalado en la vanidad, la autosatisfacción, secuestrado de su propio discurso. Pero yo he hecho política en un partido que tenía como lema 'imposible solo es una opinión'. Dialogar en política no es rendirse. Pactar en política no es traicionar», declaró con énfasis.

A diferencia de Toni Roldán, a quien calificó como «un ejemplo de honestidad política», Francisco Igea no se plantea, al menos por el momento, salir de Ciudadanos. «No abandonaré mi partido porque es el instrumento más eficaz para hacer política y no lo haré por días como el de ayer [por el lunes]. Vamos a seguir demostrando que la crítica es posible. Uno puede levantarse y decir lo que piensa sin temor a nada. Ciudadanos nació para la igualdad, la regeneración y la lucha contra el nacionalismo. En eso estábamos, estamos y vamos a seguir. Esta es una crisis, sí. La adolescencia es una crisis necesaria. Es necesario que haya debate para crecer. Tengo la intención de contribuir, dentro de la lealtad a mi partido y a su ejecutiva».

Igea cargó contra el papel de Vox en la política española y calificó como «un disparate» el documento que ha firmado Ciudadanos con esta formación en el Ayuntamiento de Palencia porque «incumple lo acordado». «De Vox me incomoda su mensaje nacionalista y que entiende la política como un enfrentamiento entre el bien y el mal, entre patriotas y antipatriotas. He oído a Ortega Smith hablar de José Antonio en un vídeo. Ese tipo de lenguaje acabó con la vida de mucha gente, entre otros, de miembros de mi familia, que murieron y mataron por ese tipo de lenguaje. Eso me espanta. Me espantan las trincheras en política, el odio, que se exalte eso desde un lado y de otro. No hay nada de gloria en esta parte de la historia. Este país tiene que huir de sus fantasmas y levantar la voz contra los que, de un lado o del otro, alientan eso como un pasado glorioso. Ese fue uno de los periodos más oscuros de nuestra historia. Nadie que aliente el enfrentamiento, el patriotismo, el nacionalismo, todo lo que sembró de guerra y destrucción Europa y este país, contará con mi apoyo».

El líder naranja asume la portavocía del grupo de Cs hasta que se forme el gobierno

Francisco Igea será el nuevo portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos. Así lo anunció por la mañana, cuando apuntó que ocuparía ese puesto hasta que vea «si es posible o no hacer un gobierno de cambio». De esta manera, Igea se convertirá en la voz naranja en el hemiciclo, al menos mientras se aclara su papel en el próximo ejecutivo autonómico. El líder de Cs en la comunidad, que en todas las quinielas apunta a la vicepresidencia de la Junta, insistió ayer en que no ha tomado una decisión al respecto. «Yo no he decidido entrar o no en el gobierno. No es algo que tenga decidido. Mi trabajo ahora es que el gobierno sea el mejor posible».

La reunión el grupo parlamentario de Ciudadanos sirvió también para designar a Ana Carlota Amigo, procuradora por León, como portavoz adjunta. Miguel Ángel González, procurador por Valladolid, será el secretario general del grupo naranja en las Cortes.

Ciudadanos cuenta con Luis Fuentes como presidente de las Cortes y con Marta Sanz como secretaria tercera en la Mesa.