La lluvia no puede con la Nochevieja Universitaria

Miles de jóvenes desafiaron a la lluvia en la Nochevieja Universitaria de Salamanca. / M. Laya/ATLAS

Miles de jóvenes adelantan la celebración del fin de año y cambian las uvas por gominolas pese a las inclemencias del tiempo

DANIEL BAJO / WORDSalamanca

Lo de que ‘Una imagen vale más que mil palabras’ se inventó para noches como la de ayer. A la espera de que las autoridades y los organizadores hagan hoy balance de kilos de basura, miles de euros vendidos en copas y gominolas, intoxicaciones etílicas y demás variables, lo que quedará en la memoria colectiva de esta Nochevieja Universitaria 2017 son los dos escenarios de la fiesta (la oficial en la Plaza Mayor y aledaños y la 2.0 en el Sánchez Paraíso). Si la Nochevieja Universitaria da tanto de sí como para que haya dos fiestas simultáneas lo sabremos en la edición de 2018.

Más información

Y eso que la noche no comenzó especialmente bien. Una invitada, no por esperada, menos molesta, como la lluvia, hizo que la fiesta se trasladará en un principio a los bares del entorno de la Plaza Mayor a la espera de que amainase. Pero poco a poco, a medida que se acercaba la medianoche, el ágora salmantina se fue llenando de jovenes ávidos de juerga, demostrando que la Nocchevieja Universitaria está por encima de inclemencias climatológicas y de casi cualquier inconveniente.

Hasta entonces basta con contar qué sucedió anoche en el centro histórico de la ciudad. Los miles de visitantes foráneos se dejaron ver a lo largo de toda la tarde. Nadie había venido para buscar la rana en la Universidad, sino a reunirse en la Plaza para bailar, empezar a trasegar y hacer tiempo hasta las campanadas y las gominolas.

Éstas son prácticamente lo único que queda de la Nochevieja Universitaria original, cuando grupos de alumnos se reunían en la Plaza para adelantar la despedida del año con sus compañeros de clase comiendo gominolas en vez de uvas. Ayer no faltaron los dulces, aunque a diferencia de otras ediciones, cada uno tuvo que buscárselos por su cuenta y riesgo.

Los ‘gallos’ Chuty, Force y Mbaka, junto a Dj BJones y el presentador de Los 40 Miki Rodríguez animaron a los presentes, escoltados por la música de la orquesta Princesa. Aunque algunos rumores habían insinuado la asistencia del famoso Carlos Jean (de hecho ya ha venido en varias ocasiones), finalmente no fue así. Javilin, Fonsi Nieto, Angello Verona, Jacobo Ostos, McFly y Peibol Sax fueron otros de los nombres que desfilaron por Salamanca.

Mucha policía

Una concentración semejante es una pesadilla logística, aunque por suerte las Fuerzas de Seguridad y los servicios de emergencias están más que acostumbrados a bregar con este tipo de actos.

La Nochevieja Universitaria desplegó a unos 150 policías locales que se ocuparon de controlar los acceso a la Plaza (con aforo limitado a 21.700 personas como máximo) y velar por que nadie tuviera ganas de montar el número. Por supuesto contaron con la asistencia de bomberos (más vale prevenir), la Policía Nacional (80 agentes repartidos en un segundo cinturón en el centro de la ciudad) y la Guardia Civil, con 120 agentes repartidos en 27 puntos de control de tráfico.

En cuanto a los servicios de emergencias, Cruz Roja instaló servicios de asistencia en los alrededores de la Plaza y junto al Sánchez Paraíso. Sacyl, por su parte, reforzó los servicios de Urgencias de Atención Primaria y Atención Especializada con siete profesionales sanitarios, atentos a lo que pudiera pasar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos