Mañueco confirma que el interés general «está por encima de los partidistas»

La comitiva de la corporación municipal se dirige hacia la Catedral Nueva por la calle de la Rúa. /MARÍA M. SERNA
La comitiva de la corporación municipal se dirige hacia la Catedral Nueva por la calle de la Rúa. / MARÍA M. SERNA

El alcalde de la capital repasó sus tres años de mandato en la recepción del día del patrón

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

La comitiva de la corporación municipal partió de la Plaza Mayor de Salamanca pasados diez minutos de las once y media de la mañana. Un año más se cumplió con la tradición de cada 12 de junio, fiesta del patrón de la capital, San Juan de Sahagún.

Para abrir el cortejo, la banda municipal fue tocando diversas piezas y como viene siendo habitual, tampoco faltó el tamborilero y el grupo de personas con trajes charros. Fueron camino de la Catedral Nueva, donde tuvo lugar la eucaristía en honor al patrón de la ciudad. Después, todos se trasladaron a la Casa Lis, en cuyo patio tuvo lugar la tradicional recepción del alcalde y sus concejales a representantes de la sociedad salmantina, desde el sector económico, social o religioso, entre otros. En su discurso, el alcalde de la capital, Alfonso Fernández Mañueco, recordó la efemérides que está marcando el ritmo de la ciudad los últimos meses, el VIII Centenario de la USAL:« Nuestra Universidad, cuyo origen se remonta a ochocientos años y está a escasos metros de aquí, en las capillas de la Catedral Vieja, siempre fue pionera», remarcó.

Asimismo, confirmó que durante estos siglos, «miles de personas han venido a Salamanca a enseñar, a investigar y a aprender», y citó al patrón, al que se dedicada la festividad del 12 de junio, «así llegó San Juan de Sahagún a nuestra ciudad, a estudiar Teología». Fernández Mañueco asegura que la Universidad, «ha sido y es un referente del pensamiento».

El alcalde recordó que la USAL «ha sido y es un referente del pensamiento»

Y en su intervención quiso recordar algunas figuras históricas que han pasado por las aulas de la institución académica:«Esta Universidad tuvo la primera mujer universitaria en el mundo, Beatriz de Galindo, y a la primera mujer profesora universitaria, Luisa de Medrano».

Desde el Ayuntamiento refuerzan su compromiso «más que nunca» con el Octavo Centenario de la Universidad, «como queda plasmado en una importante apuesta cultural y turística de la ciudad». El primer edil insistió en el gran esfuerzo económico que están haciendo «para apoyar investigadores en coordinación con la Universidad de Salamanca», y quiso mencionar la llegada del primer investigador con una trayectoria prometedora seleccionado por un comité científico presidido por Mariano Barbacid.

Por otra parte, Alfonso Fernández Mañueco apuntó que la corporación municipal cumple tres años de su mandato (hoy día 13), y se siente orgulloso «de los avances conseguidos en estos años, espero que sea un sentimiento compartido por todos».

«Hemos apostado por el liderazgo municipal en las políticas sociales en la ciudad»

En este sentido, resaltó que en este tiempo han apostado por el liderazgo municipal en las políticas sociales en la ciudad, «de manera conjunta con las asociaciones y las ONG´s que trabajan para ayudar a todas las personas y familias que lo necesiten». El alcalde también quiso destacar su apuesta por la defensa del medio ambiente, que aseguró que es «irrenunciable» y están convirtiendo el Tormes «en el eje que nos une a todos para que el río sea un espacio ambiental, de ocio, de inclusión y de desarrollo socioeconómico».

Fernández Mañueco se comprometió a seguir trabajando en este último año de mandato, «desde la vocación de servicio público y del interés general por encima de intereses partidistas o particulares». En este sentido, el alcalde quiso ensalzar unas palabras del obispo de la Diócesis de Salamanca, Carlos López, durante su homilía, sobre el hecho de que la autoridad tiene que renunciar a lo propio para pensar en el bien común. «Esto no es un proyecto personal, partidista o político, es un éxito colectivo del que forma parte toda la corporación», sentenció.

Porque para el primer edil, su obligación, como representantes públicos, «es actuar en todo momento con responsabilidad, con altura de miras, pensando siempre en las personas». Y de nuevo, en referencia al patrón, San Juan de Sahagún, insistió en que él «nos dejó su testimonio personal: actuar con humildad y rigor, con coherencia y largo plazo, respetando al que piensa diferente a nosotros». En ese sentido, les relató a los allí presentes que quieren seguir caminando con ellos, «junto a los representantes de otras instituciones, asociaciones, colectivos, organizaciones empresariales y sindicatos para consolidar lo conseguido hasta ahora y afrontar, con ilusión y esperanza, el futuro».

Tampoco quiso olvidarse de otra conmemoración destacada de 2018, «como es el Año Europeo del Patrimonio Cultural y el trigésimo aniversario de la designación de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO».

Porque para su equipo, «nuestra apuesta por el patrimonio es irrenunciable», en referencia a proteger las señas de identidad, «mostrarlas al gran público y que se conviertan en fuente de riqueza y empleo es nuestro objetivo». Para cerrar el acto invitó al público presente a gritar: «¡Viva Salamanca!, ¡Viva San Juan de Sahagún!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos