En marcha un ambicioso proyecto hispanoluso para prevenir la leucemia

Reunión en el Centro de Invetigación del Cáncer del comienzo del Proyecto Interreg IDIAL NET. /LAYA
Reunión en el Centro de Invetigación del Cáncer del comienzo del Proyecto Interreg IDIAL NET. / LAYA

El Centro de Investigación del Cáncer lidera una iniciativa innovadora para la detección precoz de la leucemia, gestionado por Castilla y León y la región centro de Portugal

ROSA M. GARCÍA/ WORDSALAMANCA

Estudios previos han demostrado que la leucemia se puede detectar antes de su desarrollo. Con el objetivo de poner en marcha una iniciativa dirigida al diagnóstico precoz de este tipo de cáncer y crear toda la infraestructura necesaria para poder llevarlo a cabo posteriormente, el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca lidera el Proyecto Interreg IDIAL NET. Tal y como explica Alberto Orfao , investigador del CIC, catedrático de la Universidad de Salamanca y responsable de este proyecto, que ayer celebró la reunión del comienzo del mismo.

El proyecto Interreg está financiado por la UE, pero gestionado por regiones, explica Orfao, en este caso Castilla y León y la región centro de Portugal. En el mismo, por la parte investigadora, participan el Centro de Investigación del Cáncer-USAL y la Universidad de Coimbra. Para trasladar los resultados, los sistemas públicos de Salud, que son el área de salud de la región centro de Portugal y la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Castilla y León. Y para poder hacerlo práctico, participan tres empresas: dos de Salamanca, Cytognos y InmunoStep, y una de Coimbra, Infogen. El último miembro del proyecto, que tiene que generar producto en forma de automatización de los análisis de laboratorio, es el Centro Tecnológico CARTIF de Valladolid.

«Entre todos estos miembros, al final tenemos que entregar el plan para hacer un programa de diagnóstico precoz de leucemia», es decir, formar una red para iniciar esa actividad. Para eso tienen un plazo de dos años y medio, y cuentan con una subvención de un millón de euros.

«Sabemos que la leucemia se puede detectar, sabemos, además, más o menos la frecuencia con la que se detecta en individuos sanos, dependiendo de la edad, y lo que tenemos que encontrar en estos años es cómo predecir quién termina desarrollando leucemia y quién no», asegura Orfao, que insiste en que «es posible y tenemos pistas de cómo hacerlo y por eso surge este proyecto».

Añade que, dentro de las personas sanas, lo primero que tienen que demostrar es que hay células ya de la leucemia y que se tarda mucho en desarrollar, «por lo que hay que identificar quién necesita ser seguido, quién no, y en el caso de ser seguido, si en el futuro con otros proyectos tenemos medidas para prevenir que desarrolle la enfermedad». Para eso, señala, que se necesitan «otros proyectos de más peso que no sean solo para formar esta estructura que permita realizar los estudios, sino que además, podamos actuar de forma precoz para que no se llegue al estado de leucemia, con medidas que no sean tóxicas, que no sean los tratamientos habituales de las fases avanzadas».

«No solo es predecirlo, sino también prevenir. Creo que quizá la línea más importante para el futuro de la erradicación del cáncer es que no exista, que se pueda prevenir», explica y «sobre todo en tumores en los que parece que no hay factores ambientales, ni identificados, ni genéticos bien definidos».

Para esa continuidad a este proyecto regional, ya han pedido la realización de otro, que estaría financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer, junto con la inglesa y la italiana. Ahora es proyecto regional

La reunión de ayer en el CIC es el arranque del proyecto, tras la firma el jueves del organismo de gestión del Ministerio. Una resolución que «ha salido tarde», porque la iniciativa tenía que desarrollarse en tres años y será en dos y medio, además de tener un recorte del 50% de presupuesto.

Ver el cáncer diez años antes

Los estudios que van a llevar a cabo son en personas sanas. De hecho, explica, que ya tienen estudios pilotos en marcha en Salamanca a través de médicos Atención Primaria y personas voluntarias, y ahora se van a extender a la región Coimbra y a toda Castilla y León. «En una muestra de sangre analizamos cosas que normalmente no se analizan y que nos permite ver con mucha antelación, más que en otros tumores, si hay alguna célula que en un futuro pudiera desarrollar el cáncer, con mucho antes me refiero a más de 10 años antes, que es el momento de actuar».

Ese estudio piloto se realizó en 2008 con cerca de mil personas a las que han realizado un seguimiento durante estos años «y es el que nos ha dado los resultados para ahora, con todo lo que hemos aprendido, poner en marcha este proyecto».

El objetivo final de todo esto es «en cinco años plantear si es rentable y eficiente aplicarlo a toda la población para prevenir la leucemia». Orfao considera que «si funciona bien todo el proyecto que estamos montando, seguramente sería trasladable a muchos otros tipos de cáncer».