El menú de los Oscar: jamón ibérico, Pedro Ximenez y el corte del burgalés Carlos Sánchez

La ensalada con jamón ibérico elaborada en los Oscar por el chef Wolfgang Puck. / 5 Jotas

El tres estrellas Michelin Wolfgang Puck ameniza la fiesta cinematográfica con una ensalada kaki persimmon, jamón de bellota, burrata y rúcula

Juan J. López
JUAN J. LÓPEZ

La ceremonia de los Oscar por primera vez en su dilatada historia desprendió un agradable olor a ibérico. Entre los memes gastronómicos hacia el vestido de Emma Stone (galletas, fresas, gofres...), se coló la dieta mediterránea, liderada por uno de sus mejores embajadores: el jamón ibérico.

Este producto, en este caso de la empresa española Cinco Jotas, fue una de las grandes atracciones del menú de la fiesta oficial de los Oscars, el denominado Governor's Ball.

El televisivo cocinero Wolfgang Puck, estrella mediática en Estados Unidos por sus apariciones en los concursos Iron Chef America, Top Chef, Hell's Kitchen o MasterChef; o en las series Frasier y Las Vegas, elaboró una menú con el ibérico andaluz.

El cocinero tres estrellas Michelin confeccionó una ensalada de kaki persimmon, jamón de bellota 100% ibérico, burrata y rúcula. Fue su forma de innovar tras un cuarto de siglo encargado de la carta gastronómica del evento cinematográfico.

Diez patas para un cortador burgalés

En 2011 la Academia gastó 54.000 dólares en 90 jamones ibéricos, en un primer contacto con la dieta mediterránea.

La empresa andaluza comunicó que contó con hasta diez patas para los 1.500 invitados a la fiesta.

El jamón de Cinco Jotas es cien por cien ibérico de bellota, procedente de animales que han permanecido en la dehesa durante dos años y han pasado controles de calidad exhaustivos, explicó la representante de la compañía.

Más noticias

El encargado de cortar el jamón fue el experto burgalés Carlos Sánchez, primer cortador de jamón en los premios en sus 91 años de historia. El evento americano no es el primer envite internacional en el currículum del burgalés, ya que hace cuatro meses desembarcó en el mercado norteamericano, donde trabaja para el chef Fabio Trabocchi en Washington DC.

El jamón se sirvió en pequeños platillos junto a otras opciones como coliflor caramelizada, pasas doradas, piñones, remolacha, natillas de almendras, peras asiáticas, ensaladas de pomelo, caquis con nueces, burrata y rúcula.

El menú cinematográfico también contó con 7,5 litros de Pedro Ximénez, según los datos facilitados por la Academia.

Como platillos calientes destacan las apuestas por clásicos del menú de Puck como la patata asada con caviar en su interior, el pastel de pollo con trufa negra, la ternera de wagyu (se siervieron 240 kilos) y una gran presencia de sushi, ostras, mariscos y postres variados.

Tampoco faltaron los platos tradicionales de este evento como las pizzas artesanales (400) y las clásicas figuritas de chocolate con la silueta del «tío Oscar», hasta 6.500.