Así será el tiempo esta Navidad en Castilla y León

La subdelegada del Gobierno en Valladolid, Helena Caballero y el delegado territorial de la Aemet en Castilla y León, Juan Pablo Álvarez, durante la rueda de prensa de este miércoles. / Dos Santos / Ical

A partir del 24 de diciembre no lloverá y las temperaturas estarán «muy poquito por encima de lo normal»

El Norte
EL NORTEValladolid

La niebla caracterizará el tiempo que se registre durante la próxima semana, cuando se celebra la Navidad, en Castilla y León, por lo que será necesario extremar la precaución en los desplazamientos por carretera durante estas fechas festivas, según recoge Efe. El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Juan Pablo Álvarez, ha informado este lunes del balance del otoño y de las previsiones para el invierno.

En este sentido, Álvarez ha precisado que ya mañana pasará un frente por la comunidad, que dejará nubosidad y precipitaciones en el oeste de Castilla y León y, en el supuesto de que nieve, será por encima de los 1.200 metros. Además, la altas presiones se mantendrán el miércoles y el jueves, mientras los primeros días de las festividades navideñas se registrarán nieblas, ha explicado Álvarez, quien ha advertido sobre el impedimento que supone este fenómeno para la visibilidad en la conducción en días en los que habitualmente se producen desplazamientos.

A partir de Navidad se abrirá un periodo de incertidumbre, ya que se espera un frente hasta finales de año y que se continúe la estabilidad y las nieblas, según el delegado territorial de la Aemet. Asimismo, desde el 24 de diciembre no hay señales apreciables de precipitaciones y las temperaturas van a estar «muy poquito por encima de lo normal», excepto si la niebla se mantiene durante toda el día, lo que supondrá temperaturas bajas.

Para los próximos meses de diciembre, enero y febrero, Álvarez ha pronosticado unas precipitaciones «ligeramente» superiores a los normal y ha considerado que «probablemente», si hasta final de año la situación sigue como hasta ahora, 2018 se situará entre los diez años más cálidos en Castilla y León. Sobre el otoño, ha manifestado que ha sido «muy cálido, con precipitaciones normales», con septiembre y octubre caracterizados por episodios de inestabilidad asociados a tormentas, localmente con lluvias muy intensas, mientras que en noviembre han sido más generalizadas.

Por encima de la media

Las temperaturas máximas han experimentado «bastantes oscilaciones», aunque de forma global han estado por encima de lo normal, con 13,8 grados de media en septiembre, octubre y noviembre, 1,4º C por encima de la media si se tiene en cuenta la serie 1081-2010. En cuanto a las precipitaciones en otoño, se han situado con un siete por ciento de déficit, lo que no resulta «significativo», ha detallado.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno en Castilla y León, Helena Caballero, ha destacado la importancia de los datos que proporciona la Aemet, ya que se utilizan para poder ir bien preparado en un viaje, para las competiciones deportivas, les sirve a los agricultores y también se emplean para la gestión de los embalses, en casos como los pronósticos de cuando se va a fundir la nieve en las cabeceras. También ha mencionado el interés de conocer los datos de la Aemet para poder poner en marcha los protocolos de vialidad invernal y ha aseverado que representan la «espita» de salida para declarar los niveles de alerta si corresponde.