Del Olmo fija en el 2,3% el crecimiento del PIB de Castilla y León para 2019

Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda./M. C. / ICAL
Pilar del Olmo, consejera de Economía y Hacienda. / M. C. / ICAL

La Consejera de Economía y Hacienda ha detallado que la previsión es que el paro se quede en el 11,5 o 11,6% el próximo año

El Norte
EL NORTEValladolid

Tras aprobar ayer el Consejo de Gobierno las condiciones de la prórroga de los presupuestos de Castilla y León para 2019, la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, ha detallado hoy que la previsión es que el PIB regional crezca el 2,3% el próximo año y el paro se quede en el 11,5 o 11,6%.

En rueda de prensa en Valladolid, y a preguntas de los periodistas, ha explicado que esas precisiones dependerán de algunos condicionantes internos y externos, como la inseguridad nacional por la falta de seguimiento en la toma de decisiones, la salida del Reino Unido de la UE y los aranceles de Estados Unidos.

El escenario macroeconómico para el 2019 prevé un crecimiento del PIB del 2,3 por ciento, cuatro décimas menos que las estimaciones para este ejercicio; y que el paro se quede en el 11,5 o 11,6 por ciento, frente al 12,4 de previsión para el 2018, entre nueve y ocho décimas menos.

El Consejo de Gobierno de Castilla y León aprobó ayer el decreto de prorroga de los presupuestos de la Comunidad a partir del 1 de enero de 2019, que permitirá el normal funcionamiento de todos los servicios y cumplir con los compromisos ya cerrados como rebajar las tasas universitarias.

El decreto, que hoy publica el Boletín Oficial de la Comunidad, el Bocyl, se aplicará desde el 1 de enero y hasta que la Comunidad tenga nuevas cuentas, y recoge una continuidad en el gasto para dar cumplimiento a los acuerdos y compromisos ya adoptados, incluidos los del diálogo social.

Se trata de la tercera vez que el Gobierno del PP de la Junta tiene que prorrogar las cuentas autonómicas en todos los casos debido a que no hay un presupuesto nacional y se desconocen los objetivos de déficit o de estabilidad presupuestaria, y con ello el techo de gasto que puede tener la Comunidad.

La consejera recordó ayer que se parte de unos presupuestos, los de 2018, que son los más altos de la historia de la Comunidad, con 10.852 millones de euros, de los que 8.333 son de gasto no financiero de las consejerías, con el presupuesto más alto para sanidad y servicios sociales y uno de los más altos en educación.

Ello va a permitir «hacer frente a todos los compromisos de la Junta», ha defendido la titular de Economía y Hacienda, que ha explicado que los impuestos quedan prácticamente igual salvo con algunas deducciones nuevas como la dirigida a la compra de vehículos eléctricos o la que grava los residuos nucleares de Garoña.

 

Fotos

Vídeos