«¡Te voy a votar por guapo!»

Una joven se hace un 'selfie' con Pedro Sánchez y Mariluz Martínez Seijo, observados por Miriam Andrés. / Antonio Quintero

Pedro Sánchez recibe un baño de afecto en su visita relámpago a la capital palentina

Ricardo Sánchez Rico
RICARDO SÁNCHEZ RICOPalencia

Su gancho físico es un imán, pero también su cercanía y su inagotable paciencia para detenerse a cada segundo con quien le pide un beso o un 'selfie'. Incluso les indica si está en modo vídeo y no imagen, y en ocasiones sujeta él el móvil, por aquello de sus brazos de jugador de baloncesto que facilitan una mejor fotografía. Cierto es que están a la vuelta de la esquina las elecciones generales y los candidatos tienen que sonreír aunque sean parientes de Eugenio, el de 'saben aquel que diu...' (y perdón por el catalán, que en estos tiempos es sacrilegio). Hay algunos que hasta usan el 'sfumato' de la Gioconda, esa técnica de Da Vinci en virtud de la cual, si uno mira solo la boca de la dama de la pintura, parece sonreír, mientras que si fija la vista en sus ojos o cualquier otra parte de su cara, da la impresión de estar seria. Pero Pedro Sánchez no dio muestras de sonrisa forzada ayer en su visita relámpago a la capital palentina, muy al contrario mostró un semblante amable y cómodo, tal vez por la encuesta del CIS que da una victoria holgada al PSOE.

Llegó el presidente del Gobierno al hotel Rey Sancho en coche sobre las 14:30 horas procedente de León, donde había visitado la sede del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad) y adonde tenía que regresar antes de las 19:00 horas para participar en un mitin en el Pabellón La Torre. Cogió fuerzas y de allí se fue a la sede provincial del PSOE en la calle Jacinto Benavente, donde, según afirmó después la secretaria provincial del partido y candidata al Ayuntamiento de Palencia, Miriam Andrés, hizo labor de cola en pos de una cercanía orgánica «que veníamos necesitando también en el partido en Palencia».

De allí, rumbo a la calle en dirección a la Plazuela de la Sal, acompañado también por Luis Tudanca, candidato a la Junta; la exdelegada del Gobierno en Castilla y León y ahora candidata al Congreso por Soria, Virginia Barcones; Mari Luz Martínez Seijo y Antonio Casas, candidatos por Palencia al Congreso; Rosa Aldea y Eduardo Santiago Calleja, candidatos al Senado; miembros de la candidatura de Miriam Andrés al Ayuntamiento; los procuradores Jesús Guerrero y Chelo Pablos y el exalcalde Heliodoro Gallego, entre otros. Y en la Plazuela de la Sal ya le esperaban los muchos palentinos que le monopolizaron con 'selfies', abrazos y mensajes de suerte y ánimo ante la cita del 28 de abril. También integrantes de Jusapol, que a gritos le pidieron la equiparación salarial de la Policía y la Guardia Civil con policías autonómicas. Y funcionarios del centro penitenciario de Dueñas, que, con su camiseta 'Tu abandono me puede matar', reivindicaban más plantilla en las cárceles. Incluso la persona que más dinero le debe a Hacienda en España, la palentina Paloma Alonso Tapia, le pidió una 'ayudita' a Pedro Sánchez.

«¡Te voy a votar por guapo!», le espetó una mujer al presidente del Gobierno en la Plaza Mayor, donde también dedicó un ejemplar de su libro 'Manual de resistencia'. Entre una nube de fotógrafos, cámaras, escoltas, simpatizantes y curiosos, Pedro Sánchez cruzó la Plaza Mayor hacia la Calle Mayor por la travesía Secretario Vázquez, deteniéndose a cada instante ante las muestras de cariño de los palentinos. «Gracias por dar otra vez ilusión a los socialistas», le dijo una joven con la que se hizo una foto. «Adelante, moreno», le dijo un hombre mayor. «Señor Sánchez, cuidado con la derecha en este país. No se fíe de Ciudadanos», le espetó otro joven, mientras un hombre se sorprendía de su simpatía. «El tío es cercano, por lo menos da la mano a todo el mundo», señalaba.

Llegó Sánchez a la escultura de Victorio Macho y el Cristo del Otero, y desde allí dio media vuelta por la Calle Mayor hasta llegar a los Cuatro Cantones, girando por Don Sancho hasta la Diputación -«el edificio es espectacular, señaló»-, De ahí, por la calle Joaquín Costa, llegó de nuevo al punto de partida, donde tomó un café en Don Jamón, antes de montar en el vehículo oficial estacionado en la plaza de San Francisco, no sin antes despedirse de sus compañeros de siglas y de los muchos palentinos que le acompañaron hasta el final del recorrido.

«Hemos hablado de Pablo Casado, nos ha estado preguntando por su vinculación con Palencia, si viene mucho o no, porque dice que es muy difícil hablar con él, en el sentido de que ha polarizado mucho la política y su posición. Le he visto dispuesto a tener una mayoría suficiente para gobernar, lógicamente con algún apoyo. Ha hecho un esfuerzo muy importante porque estaba en León y ha querido venir a tomar un café y a dar un paseo en Palencia. Pedro ha insistido muchísimo, porque le decíamos que no era ni buen día ni buena hora», señaló Miriam Andrés, que comentó a modo de anécdota cómo al presidente del gobierno le habían regalado un lechazo churro IGP Castilla y León que degustará en La Moncloa con sus hijas.