Piden 21 años de cárcel para el acusado de abusar de la hija de su pareja desde los 9 años hasta los 14

Fachada de los juzgados de Segovia. /A. Tanarro
Fachada de los juzgados de Segovia. / A. Tanarro

El acusado, vecino de Valsaín, se sentará en el banquillo de la Audiencia el día 12

Ana Nuin
ANA NUINSegovia

La Fiscalía de Segovia solicita una pena de 21 años de prisión para el acusado de un delito continuado de abusos sexuales a la hija de su entonces pareja durante cinco años, desde que la menor tenía nueve años hasta los catorce. También reclama el pago de una indemnización de 15.000 euros por los daños morales y que se establezca la prohibición de acercarse a la víctima a menos de 500 metros, así como de comunicarse con ella durante un tiempo superior en diez años a la pena de prisión impuesta. El hombre, J. A. T. M., se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial el día 12, en un juicio al que han sido citados cuatro testigos y cinco peritos .

Desde el año 2011, la víctima, que en la actualidad tiene 17 años, y su madre convivían con el acusado en la vivienda que este posee en el núcleo de Valsaín, perteneciente al Real Sitio de San Ildefonso. Según relata en su escrito de calificación el Ministerio Público, los abusos comenzaron cuando la menor, que entonces tenía nueve años, inició el curso de cuarto de Primaria. El acusado, aprovechando que se encontraba en compañía únicamente de la niña, «se dirigió a la misma, que se encontraba en el salón de la vivienda, y sin mediar palabra le tocó sus pechos y el pubis por encima de la ropa, hecho este que fue recriminado por la menor, haciendo caso omiso el acusado», afirma la Fiscalía.

Estos hechos, que se repitieron con cierta frecuencia hasta julio de 2016, cuando la víctima había cumplido ya 14 años, se producían siempre de día, cuando la niña estaba sola en el salón o en su dormitorio. El acusado entraba en la estancia «e introducía las manos por debajo de las prendas de vestir» de la menor, mientras «la sujetaba para que no se moviera o se fuera del lugar» y se masturbaba, según el relato de la Fiscalía. En todos los casos, el hombre se dirigía a la hija de su pareja diciéndole: «Déjate enseñar, lo vas a pasar bien, no te preocupes que no es nada malo».

En el verano de 2015, cuando había cumplido trece años, la niña se trasladó a vivir a Segovia junto con su hermano, aunque pasaba algún fin de semana en Valsaín, en la vivienda del acusado, donde se repitieron los presuntos abusos. También en julio de 2016, aprovechando que se encontraba de vacaciones en Murcia junto con la menor, su madre y varias personas más en un chalé. La madre de la víctima presentó denuncia por estos hechos ante la Policía Judicial de Segovia en julio de 2017.