Renault estrena coche en Valladolid en 2019 y acelera la fabricación de motores de gasolina

Líneas de producción de cárteres de aluminio de la nueva fundición de aluminio inyectado de Renault en Valladolid. /R. Gómez
Líneas de producción de cárteres de aluminio de la nueva fundición de aluminio inyectado de Renault en Valladolid. / R. Gómez

Los primeros modelos con motores híbridos enchufables, entre los que estarán Mègane y Captur, llegarán en 2020

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADA

El HJB ha comenzado a rodar por las carreteras de Valladolid. Lo hace camuflado bajo unos vinilos que disimulan las formas reales de su anatomía metálica. Prueba la adaptación de los motores y del resto de componentes a su carrocería, que recuerda, solamente recuerda, a las líneas de su 'hermano pequeño', el actual Captur que se fabrica desde el año 2013 en la planta de Renault en Valladolid. Como todavía no se conoce su nombre comercial, el HJB es para los trabajadores de la planta de Valladolid eso, el HJB, o más bien 'el nuevo', el adjetivo que le han dado cuando lo han visto atravesar las instalaciones, sobre todo en el área de las Direcciones Generales, donde también se sitúa en área de estudios y la pista de pruebas por la que ya ha rodado muchos kilómetros. El HJB es el nuevo modelo que la planta vallisoletana comenzará a fabricar el año próximo, así está previsto e incluido en el calendario del III Plan Industrial de Renault España vigente para el periodo 2017-2020.

Más información

El nuevo coche, todos hablan de un modelo todoterreno SUV, es decir, válido tanto para el campo como para la ciudad, de un tamaño algo mayor que Captur y que se ensamblará al tiempo que el vehículo actual en la línea de fabricación de la factoría de Carrocerías y Montaje de Valladolid. Captur aún se fabricará durante algún tiempo, pero lo sustituirá poco a poco el HJB, cuyo nombre comercial comenzará con la letra K si Renault mantiene la tendencia de que sus todoterreno lleven esa letra de inicio. Este vehículo se fabrica en la plataforma común de la Alianza con Nissan y Mitsubishi denominada CMF-B, que comparte entre otros modelos con el Clio. Esta plataforma permitirá a la planta vallisoletana la fabricación de vehículos más largos de los que hasta el momento se han ensamblado en Valladolid.

El último Twizy se fabricará en febrero

El cuadriciclo eléctrico de Renault, el Twizy dejará de fabricarse en febrero próximo. Es la fecha que la dirección de la empresa comunicó en noviembre a las centrales sindicales en el comité intercentros. Los 75 trabajadores que montan este modelo eléctrico se incorporarán a otras factorías de la empresa en Valladolid, y las instalaciones del Twizy albergarán la nueva planta de fabricación de baterías para otros modelos de la marca que se fabricarán a partir del 2019. Twizy comenzó a fabricarse en 2012 y su producción se traslada a Corea del Sur.

La llegada de este vehículo será el principal hito del Plan Industrial que se aplica ahora y que supone la llegada de más carga de trabajo para la planta vallisoletana, lo que asegura la continuidad de las actuales plantillas.

Cambios de estilo

Este año también traerá novedades en Palencia. En la factoría de Villamuriel de Cerrato previsiblemente se lleve a cabo un cambio de estilo en el modelo Mègane que se ensambla en las instalaciones situadas a siete kilómetros de la capital palentina. En esta misma planta de Montaje de Palencia se ha comenzado también a montar la segunda fase del Kadjar, uno de los modelos más novedosos de l a saga Renault y que llega a su primer cambio de estilo después de haber generado parte de la nueva ola de ventas del segmento de los todoterrenos para la compañía del rombo.

Estas novedades han permitido a la dirección de Renault preguntar a sus principales proveedores para la fábrica palentina por la posibilidad de que vuelvan a surtir de sus distintos componentes para el regreso del trabajo durante la noche, lo que supondría la recuperación de al menos medio turno de noche en los próximos meses. Según fuentes relacionadas con el mundo de la automoción, la petición de estudios por parte de la multinacional suele representar el primer paso para la reimplantación de al menos una parte del turno de noche. Palencia cerró el 24 de julio último su turno de noche de fabricación de automóviles, lo que supuso la no renovación de 800 contratos a otros tantos trabajadores de la planta palentina.

Nuevos contratos

La necesidad de fabricar más automóviles, sobre todo en los primeros días de la producción del nuevo Mègane IV, exigirá la recuperación de al menos medio turno de noche, con lo que volvería a contratarse a una cifra de entorno a las 400 empleados temporales con este fin. No obstante, la empresa no ha confirmado todavía a los representantes sindicales la existencia de esos estudios y el resultado de la consulta llevada a cabo entre las compañías de suministros.

Lo que sí es seguro es que tanto Mègane como Captur se moverán con motores híbridos enchufables, según confirmó en octubre el presidente de Renault España y director general de Fabricación y Logística de Grupo Renault, el vallisoletano José Vicente de los Mozos.

La nave ZE duplicará su plantilla y ensamblará baterías para los modelos enchufables

La Dirección de Renault España respondió a la inquietud mostrada por los sindicatos sobre la necesidad de que exista una continuidad en la tecnología eléctrica dentro de las fábricas de Renault España, más allá de los modelos fabricados en la actualidad, como Twizy, que traslada su producción a Corea del Sur. El director general de Renault España, José Antonio López Ramón y Cajal, amplió en octubre la información que en los días previos se había dado desde París sobre la hibridación de los vehículos, de forma que se reorganiza la tecnología eléctrica del grupo, para lo cual se ha decidido fabricar baterías de modelos híbridos en la nave ZE (Zero Emissions), lo que generará una actividad estable todo el año, «por lo que una nave, que daba actividad a unas 33 personas de media y de forma estacional para fabricar el Twizy, ahora pasará a dar empleo a 70 personas cuando la nueva actividad se estabilice», dijeron después los sindicatos.

Esta nueva tecnología se extenderá también para el palentino Kadjar, pero la colocación de este tipo de motor en este modelo de todoterreno necesitará de algunos cambios en la mecánica. Estas novedades son consecuencia tanto de las decisiones tanto de la Unión Europea como del Gobierno de España que prevé el fin de la fabricación de motores de combustibles fósiles para el año 2040. Las modificaciones exigirán un cambio de rumbo en la fábrica vallisoletana de Motores, donde 2018 acaba con una disminución de las cifras de propulsores diésel fabricados en beneficio de los movidos con gasolina. La reciente puesta en marcha de la fundición de aluminio inyectado supone un espaldarazo para la tecnología de gasolina frente al gasóleo, que durante más de una década ha sido el principal valor de la planta instalada en Valladolid, que 2017 batió su récord de motores diésel con más de 1,5 unidades fabricadas, una cantidad ligeramente superior al récord anterior del año 2016, el cambio en la ingeniería hacia las tecnologías eléctricas será otra de las constantes en Renault en los próximos años.