Renault anuncia cambios inminentes en la organización con su nuevo presidente

Jean Dominique Senard responde a los periodistas en la sede de Renault tras su elección como presidente por el consejo./AFP
Jean Dominique Senard responde a los periodistas en la sede de Renault tras su elección como presidente por el consejo. / AFP

La multinacional cambia su forma de gobierno y separa las funciones de presidente del consejo y la de director general

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAValladolid

El Consejo de Administración de Renault nombró este jueves como nuevo presidente de la multinacional de origen galo al actual patrón de la también multinacional del neumático Michelin, Jean Dominique Senard, quien sustituirá en el cargo al hasta ahora líder de la firma, Carlos Ghons, encarcelado en Japón desde mediados del mes de noviembre acusado de varios delitos de fraude a la hacienda nipona desde su puesto de presidente de Nissan. Senard, quien dejará la dirección de Michelin, llega a la presiencia de Renault con plenos poderes para «realizar cambios en la organización», un proceso que deberá llevar a cabo y presentar antes de la próxima asamblea general de accionistas.

Renault ha decidido además separar de nuevo las funciones de la presidencia y las correspondientes jefatura ejecutiva de las operaciones que se acumulaban en el anterior ocupante de ambos puestos.

Más información

El nuevo patrón de Renault llega a la máxima responsabilidad con la orientación de generar la nueva organización de la compañía automovilística decidida por el consejo celebrado bajo la presidencia de Philippe Lagayette, administrador referente, desde el apresamiento de Carlos Ghosn en Japón. Renault cambia su forma de gobierno y separa las funciones de presidente del consejo y la de director general que acumulaba Goshn en Renault, además presidir la Alianza Nissan Renault y las dos firmas niponas, de la que fue apartado en sus respectivos consejos a mediados de diciembre.

De peso en Castilla y León

Los cambios afectarán a la estructura de un grupo automovilístico que cuenta con tres fábricas en Castilla y León y una plantilla cercana a los 11.000 trabajadores repartidos en una planta de motores situada en Valladolid y otras dos factorías de ensamblaje de automóviles, una en Palencia y la otra en la capital vallisoletana, junto con un centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería con cerca de un millar de ingenieros en la actualidad.

Experiencia y sensibilidad social
Jean Dominique Senard. / AFP

El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, tiene como su predecesor, Carlos Ghosn, gran experiencia como directivo, pero un carácter contrapuesto marcado por su sensibilidad social y pocas dudas sobre su comportamiento ético.

LLegó al «número uno» del fabricante francés de neumáticos Michelin en 2012 y tiene programada su sucesión para el mes de mayo, así como el nombre de quien le debía sustituir, su delfín Florent Menegaux, un hombre de la casa. Senard, que cumplirá 66 años en marzo, es hijo de diplomático con raíces aristocráticas y quienes le conocen lo describen como cortés y atento. Estudió Derecho y Comercio en una de las elitistas escuelas que forman a los grandes empresarios franceses y comenzó su carrera con responsabilidades financieras y operativas en la petrolera Total entre 1979 y 1987, y en el grupo de materiales de construcción Saint Gobain, hasta 1996.

De ahí pasó al fabricante de aluminio Pechiney, del que se convirtió en presidente, encargado de gestionar la absorción por Alcan, que había lanzado una opa hostil.

En Michelin ingresó en marzo de 2005, inicialmente como director financiero y luego escalando posiciones hasta la cúspide.

Cuenta con el respaldo del Gobierno francés, como dejó claro el ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, quien dijo que «es un gran industrial. Tiene una concepción social de la empresa y lo ha demostrado varias veces».

Una referencia al diálogo con las instancias de los trabajadores en Michelin, pero también a la delicada gestión de la fusión Alcan-Pechiney, que se saldó con la supresión de cientos de empleos.

Tampoco se le pasaba por alto a Le Maire su participación en la redacción con la exdirigente sindical Nicole Notat, de un informe sobre cómo las empresas pueden integrar la dimensión social y medioambiental de su actividad.

El Estado francés, principal accionista de Renault (con el 15,01% del capital y el 22% de los derechos de voto) se decantó por él para Renault desde diciembre, cuando se hacía evidente que mantener la presidencia de Ghosn, encarcelado en Japón por irregularidades a las riendas de Nissan, era una ficción que no se podía prolongar.

A diferencia de Ghosn -con fama de carácter implacable y autoritario-, Senard no será el responsable ejecutivo, función que recaerá en Thierry Bolloré, que ha ejercido como director general operativo con carácter provisional desde noviembre.

Su principal reto al frente de Renault -no podrá permanecer tanto tiempo como Ghosn, nombrado director general en 2005 y presidente en 2009- será restablecer la confianza en la alianza con Nissan, a la que se le han visto las costuras en los dos últimos meses.

La reunión estuvo precedida de la renuncia de Carlos Ghosn a continuar en la presidencia. Los consejeros reconocieron el valor del dimitido en su trayectoria al frente de la Alianza «que ha supuesto una oportunidad para convertirse en uno de los principales fabricantes de automóviles a nivel mundial», dice la nota difundida desde Renault.

Bicefalia

El consejo de administración opta «por dotar a Renault de una nueva forma de gobierno separando las funciones de presidente del consejo y del director general» indicaron en la compañía que señala como «además de todas las funciones asumidas, el nuevo presidente del consejo de administración deberá evaluar y, si es necesario, realizar cambios en los órganos de gobierno de Renault con el objetivo de asegurar la transición hacia la nueva organización. Presentará sus proposiciones en el consejo de administración antes de la próxima asamblea general de accionista», precisa el consejo de administración, que se reserva la supervisión activa del funcionamiento de la Alianza con Nissan y Misubishi «y decide confiar a su presidente la plena responsabilidad del pilotaje de la Alianza en lo que respecta a Renault», precisa.

'Au revoir monsieur Ghosn'
Carlos Ghons, con Mariano Rajoy en Palencia, en 2015. / G. V.

La renuncia de Carlos Ghosn facilitó ayer el nombramiento de un nuevo presidente en una compañía en la que el ahora encarcelado en Japón tuvo el máximo peso y responsabilidad durante casi veinte años en los que se ocupó de la remontada de Nissan desde la ruina hasta formar, junto con Renault y Mitsubishi, el primer grupo automovilístico mundial con más de 10,5 millones de unidades vendidas en el año 2017.

Ghosn tuvo ocasión de visitar en varias ocasiones las fábricas españolas y afirmar en más de un escenario la vinculación de la firma de origen galo con España «la segunda casa de Renault» dijo en varias ocasiones. «Fabricaremos allí donde tengamos capacidad para hacerlo, con independencia de que sea una fábrica de Renault, de Nissan o de Mitsubishi, me respondió en 2016 a la última pregunta que tuve ocasión de plantearle justo cuando la Alianza había crecido conla compra de Mitsubishi por parte de Nissan. Él presidía las tres automovilísticas, y la Alianza. Ahora, recibe el adiós 'au revoir' en Francés y en las fábricas españolas se recordará su paso, en los últimos años para presentar Captur, acompañado del rey Juan Carlos y la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría en 2013, o junto al presidente Mariano Rajoy cuando presentó en Palencia el modelo Kadjar. Fueron sus últimas visitas. En 2012 recibió laGran Cruz de la Orden de Isabel la Católica, condecoración que se otorga a personalidades extranjeras por su trabajo en beneficio de España. Justo después de firmar el segundo plan industrial para las fábricas en España.

Jean Dominique Senard será el interlocutor principal con los otros dos partícipes japoneses de la alianza, Nissan y Mitsubishi, «para todo asunto relacionado con la organización y evolución de la misma», matizan los consejeros. «Propondrá al consejo de administración todo nuevo acuerdo relacionado con la Alianza que le parezca útil para el futuro de Renault. Será el representante principal de Renault en los órganos de dirección de la Alianza y en Nissan, en aquellos donde Renault cuente con derecho de proposición» enumera el comunicado, que coloca al director general, Thierry Bolloré al frente de la coordinación para la sociedad de las actividades de Alianza «en el dominio operacional bajo la supervisión del presidente».

«No podemos estar solos»

«En un contexto de transformación extraordinario del mundo del automóvil, no podemos estar solos, es por eso que la alianza es esencial», declaró Senard , quien mantendrá al tiempo su cargo de presidente de Michelin «hasta finales de su mandato en mayo», indicó el gigante de neumáticos en un comunicado.

Thierry Bolloré, de 55 años, a quien Ghosn eligió como su mano derecha en febrero pasado, dirigía la empresa desde la detención de este último.

Nissan aplaudió la nominación del tándem Senard-Bolloré. «Estamos encantados de poder abrir un nuevo capítulo en nuestra histórica asociación», dijo el líder japonés, expresando su deseo de «acelerar» las actividades de la alianza que han beneficiado a ambas compañías durante los últimos veinte años.

El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, aplaudió también ambos nombramientos.

 

Fotos

Vídeos