Sorolla brilla en el 'jardín de cristal' del Niemeyer

Sorolla brilla en el 'jardín de cristal' del Niemeyer

El centro asturiano «cumple un sueño» al reunir las casi 60 obras maestras del 'pintor de la luz' de las colecciones Masaveu

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIEnviado especial a Avilés (Asturias)

El dominio de la luz hizo grande a Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia, 1863- Madrid, 1923). Del Mediterráneo al Cantábrico, captó amaneceres y atardeceres, playas soleadas y jardines en penumbra, interiores aristocráticos y populares escenas con pescadores, campesinos y bañistas bajo mil matices lumínicos. Un mágica y variada panoplia de luces y colores que brillan en plenitud en la muestra 'Pedro Masaveu: pasión por Sorolla'. «Es un sueño cumplido», según Blanca Pons-Sorolla, máxima experta en Sorolla, bisnieta del pintor y comisaria de la «excepcional, única e irrepetible» exposición que se muestra en un primoroso 'jardín de cristal' bajo la cúpula del Centro Niemeyer de Avilés. Hasta el próximo seis de enero y de la mano de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, reúne los excepcionales 'sorollas' que adquirió Pedro Masaveu, el más importante y apasionado coleccionista español del genial artista valenciano.

Pocas son las pinturas de Sorolla no vistas antes. De ahí la relevancia de la muestra, ya que muchas de las casi sesenta obras maestras del genio valenciano que reúne no se habían exhibido. La exposición homenajea a Pedro Masaveu Peterson (1939-1993), reconoce su pasión y su amor por el arte y el mecenazgo y la labor de varias generaciones de la familia Masaveu. Se complementa con otras dos exposiciones de menor dimensión: 'Sorolla en su paraíso', un recorrido fotográfico por el universo íntimo del pintor, y 'Notas de Asturias', una colección de apuntes bocetos y rápidas y espontáneas obras de pequeño formato.

Datadas entre 1882 y 1917, las 58 pinturas del genio valenciano reunidas en 'Pasión por Sorolla' proceden de dos conjuntos: la Colección Masaveu –propiedad de la Corporación Masaveu, que gestiona y cuida la Fundación María Cristina Masaveu Peterson– y la Colección Pedro Masaveu. La muestra marca un hito al reunir por primera vez las obras de ambos fondos: las 46 piezas de la Colección Masaveu, y doce de las trece que pertenecen a la Colección Pedro Masaveu, hoy en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Falta solo 'Llegada de la pesca', cedida al Reina Sofía y que no se ha podido incorporar.

Paseo colorista

El grueso de las pinturas, a excepción de las de mayor formato, se presentan en unos caballetes de cristal asentados sobre bloques de hormigón proyectados por la arquitecta italo-brasileña Lina Bo Bardi (1914-1992). Una original e inusual propuesta expositiva que, adaptándose al espacio del Niemeyer, permite rodear la obras, deambular entre ellas, ver su envés y pasearse por el colorido universo del magistral pintor del luz. Serpentear por un multicolor y luminoso 'jardín pictórico' prendido sobre paneles de grueso vidrio.

«Hemos querido llevar a cabo un montaje singular en el que destacasen al máximo las obras de Sorolla sin interferir en la extraordinaria arquitectura del Centro Niemeyer. Confiamos en que el esfuerzo haya valido la pena y que los visitantes disfruten tanto como nosotros organizando esta muestra», dijo Fernando Masaveu, presidente de la fundación que ha hecho posible «el doble reto» de la muestra y el homenaje.

Reúne pinturas de diversas temáticas, con especial atención a las relacionadas con el mar y las playas. Casi todas son de primer nivel. Piezas tan relevantes como 'La familia de don Rafael Errázuriz Urmeneta -«son 'Las meninas' de Sorolla», dice su bisnieta del espectacular y velazqueño retrato de familia realizado en 1905 y en apenas veinte días-, 'Mi mujer y mis hijas en el jardín', o 'Cosiendo la vela', de la Colección Masaveu, junto con 'Transportando la uva, Jávea' o la icónica 'Corriendo por la playa. Valencia' de la Colección Pedro Masaveu. La mas antigua es 'Últimos sacramentos. Carlos V en Yuste', de 1882, y la más moderna 'Danzarinas griegas', de 1917.

«Ha sido un reto, y ver aquí todas esta obras es un sueño», insiste la comisaria sobre una muestra que coincide con el veinticinco aniversario del fallecimiento de Pedro Masaveu, que homenajea al empresario y filántropo y a su especial predilección por Sorolla, una de las personalidades más ricas, prolíficas y fascinantes de la pintura española moderna, con un catálogo de 5.000 pinturas y más de 8.000 dibujos. Masaveu fue el principal coleccionista privado español de Sorolla, superado sólo por el estadounidense Archer Milton Huntington. «Aquí vemos el alma de un coleccionista enamorado de la luz de Sorolla, su gusto particular para armar una colección singular y muy especial», dice Blanca Pons-Sorolla elogiando la sensibilidad y dedicación con la que Masaveu reunió un excelente conjunto de obras del mago de la luz valenciano.

Durante los años en los que el empresario estuvo al frente de la Corporación Masaveu se engrandeció una colección que comenzó a formarse en el siglo XIX. «Adquirió obras excepcionales, fomentando la recepción de piezas clave para el patrimonio español, buscando obras maestras de importantes autores y ampliando el arco temporal y artístico de Colección Masaveu, que convirtió en uno de los fondos artísticos más importantes de España», explica la comisaria. Con más de 400 obras, la colección privada de Pedro Masaveu pasó en 1994 a formar parte del patrimonio público asturiano.

Ficha

Qué: Pedro Masaveu: pasión Por Sorolla

Dónde: Centro Niemeyer. Avda. del Zinc, s/n, Avilés, Asturias. www.niemeyercenter.org

Cuándo: del 28 de junio de 2018 al 6 de enero de 2019.

Cuánto: 3 € general, 2,5 € reducida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos