Cristino inaugura una exposición en Caja Rural en la que recuerda a Ignacio del Río

Los gallos son los protagonistas de la muestra. /APM
Los gallos son los protagonistas de la muestra. / APM

El artista ha elaborado esculturas, dibujos y óleos con los gallos como protagonistas, uno de los temas recurrentes del pintor burgalés

AYTHAMI PÉREZBURGOS

«La ciudad echa en falta a Ignacio del Río«, sentencia Cristino Díez. Los gallos también, ellos ya 'no posan' porque no tienen quien les retrate. Cristino ha inaugurado esta tarde la exposición 'El lenguaje del hierro» en la sala de exposiciones Cajaviva Caja Rural. En ella encontramos óleos, dibujos y esculturas que tienen al gallo como claro protagonista. Esta figura era uno de los temas recurrentes de su amigo Ignacio del Río, fallecido en 2015. A su memoria está dedicada esta muestra.

Este es un proyecto que los dos amigos tenían en mente. «Cuando él estaba enfermo hablábamos de muchos proyectos, se agarraba así a algo. Verle feliz en esos momentos era darle ánimo», confiesa Cristino.

Tres meses ha estado el artista pensando a Ignacio del Río, a sus gallos, viendo los movimientos de estos animales en sus dibujos y en fotografías. Tres meses en los que ha elaborado cinco gallos en hierro y un gallináceo, que recibe al visitante, con las características anomalías esculturales de Cristino. «Normalmente no hago escultura tan realista», apunta el artista. También se puede observar en la muestra un lobo que hizo en homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente. «Ignacio tenía una cosa muy importante, el movimiento, hacía unos ciclistas extraordinarios pero para mí, sobre todo, era uno de los mejores retratistas que ha tenido Burgos», sentencia Cristino.

Aunque su amigo le haya abandonado, Ignacio del Río ha seguido enseñando cosas a Cristino. «Me ha abierto los ojos porque nunca había pensado que los gallos iban a ser un producto tan vendible», apunta. Para estas esculturas ha empleado el hierro. Cristino valora y utiliza mucho la humildad de los materiales, «en la humildad también está la belleza«, explica.

Estos gallos no solo recuerdan a Ignacio del Río por ser una figura constante en su obra. «Los gallos reflejan su figura de peleón por la vida y el arte. Siento mucho orgullo y satisfacción de poder recordarle yo y toda la gente con esta exposición«, confiesa Cristino. Cuando Cristino tenía 14 años se cruzó en su vida Ignacio del Río y su presencia aún le acompaña. »Burgos no se podría entender sin Ignacio del Río y Cristino, dos personas cultas y polifacéticas«, ha añadido Javier Lacalle en la inauguración de la muestra. La sala de exposiciones de Cajaviva Caja Rural acoge esta exposición hasta el 4 de noviembre.

 

Fotos

Vídeos