La Constitución de Forges se reedita en el 40 aniversario de la Carta Magna

El desaparecido dibujante Antonio Fraguas, Forges, en una imagen de archivo./EFE
El desaparecido dibujante Antonio Fraguas, Forges, en una imagen de archivo. / EFE

El historiador José Álvarez Junco considera que el libro es «un burlón contraste» entre el nuevo sistema político que reemplaza a la dictadura y la realidad social de aquel momento

EFEMadrid

«¡Hola, soy la Constitución! ¿Passa con vosotros?», dice una viñeta con la que hace casi cuarenta años Forges iniciaba su particular visión de la Carta Magna: el texto de la Constitución española enriquecida con sus dibujos, un relato humorístico que se recupera ahora.

La editorial Espasa, que ha publicado varios de los libros de Antonio Fraguas, Forges, quiere rendir un último homenaje al que fue el cronista de la historia de la democracia española, fallecido el pasado mes de febrero, con motivo del 40 aniversario de la Constitución con la publicación de este libro.

Se trata, según la editorial, de un «libro único»: «la Constitución de Forges forma ya parte de los libros clásicos imprescindibles para entender nuestro pasado más reciente».

«Esta genial serie de viñetas sobre la Constitución de 1978 no es un comentario ni una versión divulgativa de su articulado. Es un burlón contraste entre el sistema político que se está construyendo para reemplazar a la dictadura y la realidad social del momento», señala en el prólogo del libro el historiador José Álvarez Junco.

Porque en este libro, explica el historiador, la Constitución es «tratada con respeto, como moderna y democrática, y la realidad en cambio se ve dibujada en términos caricaturescos, porque las cosas habían cambiado mucho ya por entonces»,

De lo que Forges se reía «era del español antiguo, convencional, mediano tanto de edad como de clase social: el funcionario calvo y regordete, la pareja casada madura, con sus rutinas diarias, su aburrimiento vital, su escepticismo político, sus penurias económicas».

Concha y Vicente, el matrimonio de las viñetas de Forges, aparecen a lo largo de los diferentes artículos de la Constitución junto a funcionarios y diputados que contrastan con la famosa pareja de náufragos en la isla desierta discurriendo sobre sus derechos políticos.

«Este es Forges, cuya humanidad y espíritu observador recuerdan tanto a Galdós. Sus personajes pueden parecer ridículos, pero para él siempre son entrañables», destaca Álvarez Junco.

Porque, agrega, en Forges «no caben la frialdad ni la crueldad. Ni la mera pedagogía. Lo suyo es humor y reflexión sobre la naturaleza humana. Y es asombro ante lo que está viviendo el país».

 

Fotos

Vídeos