El castellano de Bardem contra «los muros» de Trump

La actriz estadounidense, Angela Bassett, junto al actor español Javier Bardem en la ceremonia de los Oscar. /AFP
La actriz estadounidense, Angela Bassett, junto al actor español Javier Bardem en la ceremonia de los Oscar. / AFP

El actor español se mostró reivindicativo en los Oscar con un discurso en español en el que defendió que «no hay fronteras que frenen el talento»

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSOMadrid

Por segunda vez en sus 91 años de historia -la primera fue en 1989- los Oscar se celebraron sin un presentador que oficiase la ceremonia. El resultado fue una gala rápida, sin respiro para espectadores y que dejó a al público sin un cabeza de turco sobre el que vomitar su ira al día siguiente. Este fue el motivo principal de que el puesto estuviera desierto, ya que nadie quiso aceptarlo para eludir las críticas por hacer bromas políticamente incorrectas. Dicen los expertos que el objetivo de tanta fugacidad era enganchar a los 'millenials', una audiencia en descenso prolongado, y que intentó emular el lenguaje efímero de YouTube. Lo cierto es que en las redes sociales volvieron a pedir el regreso de Jimmy Kimmel, conductor en las últimas ediciones. Una cuestión que sí se repitió -y mucho- fueron las críticas constantes a la política antimigratoria de Donald Trump.

La ausencia de Kimmel se suplió con micromonólogos interpretados por distintos actores y por números musicales, como que abrió la fiesta y que tuvo como protagonistas al guitarrista Brian May y al resto de miembros en activo de Queen que interpretaron 'We Will Rock You' y 'We Are the Champions' junto al vocalista Adam Lambert. Momento en el que se pudo ver en la grada a un disfrutón Javier Bardem, bailando desfrenenadamente. El actor español ya se habría mostrado efusivo cuando pasó por delante del micrófono de Movistar+, empuñado por Cristina Teva, en la alfombra roja. «¡Un saludo mamá! ¡Mamá, vete a la cama ya!», dijo mirando a cámara. La enviada especial lo despidió diciendo «qué simpático es Bardem con los periodistas españoles», mientras los más malpensados especulaban en las redes sociales con que fueran otros los motivos de su alegría.

El protagonista de 'No es país para viejos' se mostró más serio cuando le tocó entregar el premio a la 'mejor película extranjera' -que recayó sobre 'Roma'- junto a la actriz estadounidense Angela Bassett. «No hay fronteras, no hay muros que frenen el ingenio y el talento. Esta noche celebramos la excelencia y la importancia de la cultura en todos los lugares del mundo», señaló en un perfecto castellano, que fue recibido por aplausos, y tuvo como destinatario a Donald Trump y su proyecto de construir un muro fronterizo en México.

El chef y el piloto rebelde

Diego Luna (izquierda) y el chef Jose Andres.
Diego Luna (izquierda) y el chef Jose Andres. / REUTERS

Escuchar hablar a Bardem en su idioma materno, quizá animó a hacer lo propio al actor mexicano Diego Luna ('Rogue One: Una historia de Star Wars', 'Narcos'...). Salió al escenario acompañado del chef asturiano José Andrés -toda una celebridad en Estados Unidos y conocido por su oposición a Trump- justo antes de presentar la nominación de 'Roma' como mejor película.

«Ya se puede hablar español en los Óscar (...) Ya nos abrieron las puertas y ahora no nos van a sacar», dijo Luna al salir al escenario del Teatro Dolby de Los Ángeles. Ambos mezclaron español e inglés en su intervención para hablar de 'Roma', un retrato «honesto y vital del México» de la niñez de Alfonso Cuarón.

«Quién me iba a decir que iba a estar aquí. Pero bueno, así es la vida», había confesado el cocinero antes entre bambalinas.

No fue la última vez que se escuchó la lengua de Cervantes sobre las tablas del teatro. Fue a la tercera, tras recibir el Oscar al 'mejor director' de la mano de Guillermo del Toro por 'Roma', cuando Alfonso Cuarón se soltó la lengua para decir un «¡Gracias México!».

La estrella de Lady Gaga y Bradley Cooper

Lady Gaga y Bradley Cooper interpretan la canción 'Shallow' de la película 'Ha nacido una estrella'.
Lady Gaga y Bradley Cooper interpretan la canción 'Shallow' de la película 'Ha nacido una estrella'. / Reuters

El momento emotivo de la noche corrió a cuenta de Lady Gaga y Bradley Cooper, que dieron un recital de complicidad mientras interpretaban a dúo el tema 'Shallow' de la película 'Ha nacido una estrella', y que a la postre recibió el Oscar a la 'mejor canción'.

Tanto fue así que ambos se olvidaron de todo lo que les rodeaba y solo tuvieron ojos el uno para el otro, con una puesta en escena perfectamente estudiada. Una complicidad que acabó con ambos actores sentados al piano que tocaba la cantante en los últimos acordes de 'Shallow', mejilla contra mejilla, ojos cerrados y una expresión dulce que se metió a los asistentes en el bolsillo.

Cuando, momentos depués, la cantante recibía su primer Oscar, y aún entre lágrimas, recordó que ha trabajado «durante muchísimo tiempo» para lograr todo lo que ha conseguido y es que «no es cuestión de ganar sino de no abandonar», si tienes un sueño «lucha por él, si algo te apasiona da igual cuantas veces te rechacen o te caigas, se trata de seguir adelante y levantarse».

Más información