Análisis

Fin a la era de los 'Big Three' en la NBA

Russell Westbrook jugará en los Houston Rockets la próxima temporada./Monica M. Davey
Russell Westbrook jugará en los Houston Rockets la próxima temporada. / Monica M. Davey

El 'no' de Kawhi Leonard a los Lakers, la unión de Kevin Durant y Kyrie Irving en los Nets o el traspaso de Westbrook a los Rockets han sido movimientos con los que la balanza competitiva se ha restaurado en la liga

NACHO CABALLEROMadrid

Hasta este verano era casi imposible imaginar a un equipo de la NBA luchando con opciones reales de conseguir el anillo de campeón sin tener como mínimo a tres superestrellas en la plantilla, pero el título conseguido por los Toronto Raptors en la ya pasada temporada ha hecho cambiar esa dinámica.

En aquella plantilla, el único jugador al que se le podía etiquetar de estrella absoluta era Kawhi Leonard. Con él, jugadores de buen nivel pero que no conseguían estar en ese peldaño del escalafón (Kyle Lowry, Pascal Siakam o Marc Gasol), y una buena profundidad de banquillo consiguieron a destronar al que probablemente haya sido hasta el momento el mayor super equipo de la historia de la NBA, los Golden State Warriors, integrado por un quinteto de 'All-Star': Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green y DeMarcus Cousins.

El propio Kawhi Leonard ha sido protagonista en la agencia libre. El recién nombrado por segunda vez en su carrera 'MVP' de las finales decidió no unirse a Los Angeles Lakers de LeBron James y Anthony Davis y no crear nuevamente un 'Big Three' que al instante se hubiera convertido en una de las formaciones más demoledoras de la historia de la NBA.

La condición para su fichaje por los Clippers era que la franquicia angelina consiguiera a otra estrella, en concreto a Paul George, para firmar por ellos. La dirección, con el mítico Jerry West al frente, lo hizo posible y la balanza competitiva se ha restaurado en la competición. Más tarde se supo que de no conseguir los Clippers realizar este movimiento, hubiera firmado por los Lakers aunque no era su mayor deseo formar otro super equipo y que se mantuviera una dinámica que empezaba a aburrir tanto al aficionado como a los jugadores.

Kevin Durant no quiso continuar la dinastía ganadora que tenía amedentrada a toda la competición desde 2015 y marchó rumbo Nueva York para juntarse con Kyrie Irving, rompiendo con el 'Big Three' de La Bahía. A pesar de ello, Golden State será la única franquicia en la que se mantendrá este sistema, ya que recibieron a D'Angelo Rusell, procedente de los Nets y allí se unirá a un equipo en el que aún residen Curry, Green y Thompson, aunque se perderá como mínimo la mitad de la temporada que viene.

Otro jugador que decidió competir por su cuenta y no estar rodeado de otras estrellas fue Jimmy Butler que acabó recalando en los Miami Heat y en esta ocasión sin ningun jugador de nivel 'All-Star' que le acompañe.

Por último, el movimiento de esta madrugada en el que Oklahoma City Thunder traspasaba tras 11 temporadas en el equipo a Russell Westbrook para mandarlo a los Houston Rockets a cambio de Chris Paul y dos elecciones de primera ronda del draft, y juntarse con su excompañero James Harden, acaba por imponer que tanto las franquicias y sobre todo, los propios jugadores, prefieren unir fuerzas en parejas en una nueva era en la NBA en la que los 'Big Three' parecen haber sido desterrados.

Las uniones de LeBron James y Anthony Davis en los Lakers, Kawhi Leonard y Paul George en los Clippers, Kevin Durant y Kyrie Irving en los Nets, Russell Westbrook y James Harden en los Rockets, u otros movimientos formados en el pasado como Luka Doncic y Kristaps Porzingis en los Mavericks, Giannis Antetokounmpo y Khris Middleton en los Bucks, Damian Lillard y CJ McCollum en los Blazers o Ben Simmons y Joel Embiid en los Sixers, evitan que por primera vez desde que LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh se juntarán en los Heat hace casi una década, no haya super equipos en la NBA y la competición vuelva a tener emoción en una temporada en la que no hay un favorito al anillo.