Alphonso Davies, la esperanza de Canadá que ilusiona al Bayern

Davies, a la izquierda, en un partido con la selección de Canadá ante Jamaica. /AFP
Davies, a la izquierda, en un partido con la selección de Canadá ante Jamaica. / AFP

Con sólo 17 años se ha convertido en la gran apuesta del gigante bávaro, que pagó 14 millones de euros por él al Vancouver Whitecaps

M. OLMEDA

Resulta sorprende que Canadá, el segundo país más grande del planeta y uno de los más desarrollados tanto económica como socialmente, sólo haya disputado un Mundial de fútbol, hace 32 años. Responde a una cuestión cultural, sí, pero es que incluso su vecino Estados Unidos, donde el 'soccer' fue minoritario (con más popularidad entre mujeres que entre hombres) hasta hace una década, suele ser un fijo en la Copa del Mundo. Canadá, que exporta talentos sobre todo en atletismo y deportes de invierno, también quiere sumar con el balón en los pies, y por ello coorganizará el Mundial de 2026 junto a Estados Unidos y México.

Para entonces, dentro de ocho años, todo el país espera que la selección de la hoja de maple la lidere, por primera vez en su historia, una figura de primera línea. Alphonso Davies todavía no lo es, pero aspira a serlo. Por el momento ya ha conseguido lo que ningún otro compatriota suyo había logrado: jugar en un grande como el Bayern de Múnich, que le incorporó esta semana por 14 millones de euros, una cifra récord en Canadá, con un contrato hasta 2023.

A Davies, que aún no ha cumplido la mayoría de edad (nació en noviembre del 2000), le conoce bien Bastian Schweinsteiger, una leyenda del Bayern del siglo XXI. «Tiene un gran potencial por su velocidad y su técnica. Si trabaja duro, especialmente sus aptitudes defensivas, puede triunfar en Europa», analiza el centrocampista alemán, que ultima su carrera en el Chicago Fire de la MLS y ya sufrió al canadiense el pasado 8 de julio. Entonces Davies, extremo izquierdo en el Vancouver Whitecaps, asistió a Kei Kamara para que marcase el tercer gol de su equipo en la victoria contra los de Illinois por 3-2.

'Hijo' de la guerra en Liberia

La familia del nuevo futbolista del Bayern huyó aterrada de la II Guerra Civil de Liberia hasta un campo de refugiados en Buduburam, Ghana. Allí nació Alphonso antes de que sus padres emigrasen definitivamente a Canadá. «Es un sueño de mi infancia que se hace realidad. Estoy feliz de que se cumpla», afirma Davies. «Ahora tengo que seguir trabajando. Me esforzaré para aprovechar esta oportunidad que se me presenta», añade. No le pesan los 14 millones de su traspaso ni las esperanzas de su país.

Tampoco las del Bayern, que lo mantendrá cedido en Vancouver hasta el mercado invernal. Para entonces Davies ya habrá cumplido la mayoría de edad y la temporada en la MLS habrá concluido. A su llegada a Alemania, eso sí, tendrá que lidiar por la banda que durante una década lleva explotando Franck Ribery regate tras regate. Con 35 y 34 años respectivamente, el dúo del francés con Arjen Robben se acerca a su fecha de caducidad.

La estrella de Davies viene de lejos. Es un fenómeno precoz. A los 14 años se unió a la escuela de formación del Vancouver Whitecaps y su ascenso fue fulgurante, convirtiéndose en julio de 2016 en el primer jugador nacido en el siglo XXI en jugar un partido de la MLS. Sólo tenía quince años y ocho meses.

A los 17 cumple su tercera temporada en la liga estadounidense, donde ha jugado 54 partidos marcando tres goles (todos este curso) y repartiendo ocho asistencias (seis en lo que va de campaña). En siete partidos de la Concachampions ha anotado dos tantos más.

También con la selección de la hoja de maple bate récords de precocidad. Con 16 años, en un amistoso ante Curazao, se convirtió en el futbolista más joven en vestir la camiseta canadiense y un mes más tarde marcó un doblete contra la Guayana Francesa en la Copa Oro. De aquel campeonato Davies salió como el mejor joven gracias a sus tres dianas en cuatro partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos