Grupo A | Tercera jornada

Sorprendentes decisiones de Simeone en el centro del campo

Saúl (d) y Griezmann, abatidos en el estadio del Borussia Dortmund. /EFE
Saúl (d) y Griezmann, abatidos en el estadio del Borussia Dortmund. / EFE

El técnico argentino retiró a Saúl después de tres remates consecutivos del centrocampista ilicitano y cuando mejor estaba el Atlético

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

A Rodrigo Hernández, sorprendente suplente en Dortmund, aparte de la falta de ideas y de autoridad del Atlético en el centro del campo en la primera parte, le benefició la tarjeta amarilla que vio Thomas Partey en el minuto 35 para saltar al terreno de juego tras el descanso. Diego Pablo Simeone, que prefirió el músculo de Thomas en el once, no tardó en recurrir a Rodri, temiendo una segunda amonestación al jugador ghanés, y también necesitado el técnico de una reacción de su equipo, que fue liderada por Saúl en cuanto comenzó el segundo tiempo. Hasta que el Dortmund la apagó de forma definitiva cuando los alemanes marcaron el segundo gol poco después de que el 'Cholo' retirase al ilicitano.

Aún más incomprensible que Rodri se quedase fuera del equipo titular fue el cambio de Saúl por Correa en el minuto 70, cuando mejor estaba el Atlético y había sido precisamente el centrocampista alicantino el único futbolista que había lanzado a portería, y con muchísimo peligro, con tres remates consecutivos y uno de ellos al larguero. Correa también tuvo sin embargo otro remate a la madera, ya con 2-0 en el marcador, después de un disparo del delantero argentino y una parada del meta del Dormund que se estrelló en el poste.

Con Rodri como pareja de Koke en el doble pivote y Saúl y Lemar en las bandas de la medular, el Atlético, que antes tanto se había echado atrás que lo pagó con el primer gol de Witsel, dio un paso al frente en el segundo tiempo y rozó el empate. Lo evitó el larguero con un zurdazo de Saúl en el minuto 52, entre otros dos disparos envenenados del centrocampista internacional, que estuvo en todas en ese esperanzador comienzo del Atlético en la segunda parte. Al igual que ocurrió al inicio del partido, cuando los rojiblancos fueron ambiciosos, presionando muy arriba al Borussia Dortmund, aunque no tardaron en ceder el balón y el dominio a los alemanes, en la segunda mitad, con Rodri y una mayor agresividad del equipo, el Atlético fue otro, ofensivo e insistente buscando la portería contraria y la igualada, hasta que le mató el 2-0.

Gracias al cambio de Rodri por Thomas y del desplazamiento de Koke desde la banda al eje del centro del campo, el fútbol del Atlético dio un giro, para bien, en la segunda mitad, aunque de tanto buscar el ataque, cuando los rojiblancos no están acostumbrados a ello, fueron arrollados. Con juego rápido y fluido y profundidad, aunque sin acierto en el remate. Lo intentó en tres ocasiones seguidas Saúl, pero la madera impidió que los colchoneros obtuviesen entonces premio a su empuje y superioridad. Sin merecerlo, incluso pudo adelantarse el Atlético a la media hora, con un derechazo de Griezmann, tras un gran control del francés, que pegó en el lateral de la red. Sin embargo, Griezmann, al igual que Diego Costa, apenas entró en juego, y el Atlético lo acusó y sufrió un varapalo que no se recordaba con Simeone.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos