Análisis

Déjà vu en la Liga

Morata y Zidane, charlando antes de que el delantero entre al terreno de juego durante su etapa en el Real Madrid./EFE
Morata y Zidane, charlando antes de que el delantero entre al terreno de juego durante su etapa en el Real Madrid. / EFE

La vuelta de Zidane y Caparrós a los banquillos de Real Madrid y Sevilla o la llegada de Morata al Atlético de Madrid, invita a volver a vivir experiencias del pasado en la competición española

NACHO CABALLERO

La Liga está viviendo un 'Déjà vu' esta campaña. Tras el regreso en enero de Álvaro Morata a la competición española tras su paso por el Chelsea, ahora se reincorporan a la Liga otros dos protagonistas de la temporada pasada: Zinedine Zidane y Joaquín Caparrós.

El exjugador del Real Madrid salío del conjunto blanco rumbo a Londres tras no sentirse apreciado bajo el mandato de Zidane. Una gran campaña de 20 goles y seis asistencias en 43 encuentros, que resultaron vitales para ayudar a levantar una Champions y una Liga, eran suficiente buen bagaje como para que el Chelsea estuviera dispuesto a ofrecer unos 80 millones para hacerse con los servicios del jugador.

Con Benzema en la delantera titular y la consideración de que Morata seguiría siendo un recambio de garantías del francés, pero no más, el Madrid vió irrechazable la oferta. Tras dos campañas apáticas en Inglaterra con el Chelsea en las que consiguió sumar 24 goles en 72 encuentos, Morata tenía cada vez más la certeza de que lo que le pedía su mente era volver a España, y en esas se topó con la incansable búsqueda de Diego Simeone de un punta de nivel que pudiera acompañar, y sobre todo, compenetrar a Antoine Griezmann.

Tras una entramado de operaciones posbiles para que el fichaje se pudiera dar, finalmente un movimiento entre el Milan, Chelsea y Génoa, donde Gonzalo Higuaín recalaba en Londres y Krzysztof Piatek en la ciudad lombard, la puerta para el regreso de Morata a España estaba abierta más que nunca. El 28 de enero, a tres días del cierre del mercado invernal, el Atlético de Madrid hacía oficial el regreso del delantero español a la Liga a través de una cesión que durará una temporada y media, con una posible futura opción de compra.

El técnico francés decidió dar esta semana el 'sí, quiero' a Floretino Pérez a la segunda petición que le hizo de regresar al club blanco. Tras una búsqueda de nuevo entrenador para preparar ya la siguiente campaña tras el desastre de la actual con el equipo eliminado y humillado por el Ajax en Champions, apeado de la Copa del Rey por el Barcelona y con una desventaja de 12 puntos en la competición liguera con el equipo azulgrana, el baile de nombres comenzó. Jürgen Klopp, Massimiliano Allegri, Mauricio Pochettino, Joachim Löw, José Mourinho y Zidane fuerron los más recurrentes, y aunque por viabilidad y posbilidad de contratación en este momento de la temporada, el que iba día a día ganando más enteros era el portugés, Florentino sabía desde el primer momento a quién quería y quién iba a ilsuionar más al madridismo.

Finalmente, Zidane aceptó la propuesta que como él mismo dijo, meses atrás hubiera rechazado, pero ahora sus sentimientos han cambiado: «La ilusión que tengo de volver a entrenar nadie me la va a quitar. Voy a poner todo lo que tengo dentro para hacer que el equipo vaya mejor», dijo en su presentación.

Más Información

En Sevilla también están de cambios, y es que tras la eliminación del equipo hispalense en su competición predilecta (Euopa League), ante el Slavia de Praga con un resultado de 4-3 en la vuelta para los checos, y global de 6-2, sumado a dos meses de competiciones con demasiadas turbulencias, José Castro y su junta directiva han decidido rescindir el contrato de Pablo Machín con el Sevilla y el que era director deportivo, Joaquín Caparrós entrene a la plantilla lo que queda de temporada. El año pasado se vivió una situación muy similar cuando a falta de cuatro jornadas de la Liga 17-18, Vicenzo Montella fue también sustituido por el utrerano, en los que consiguió tres victorias y un empate para dejar al equipo séptimo finalmente.

Durante la rueda de prensa de presentación de Caparrós como nuevo técnico del Sevilla, Castro ha comentado que ya están trabajando en la contratación de un nuevo deirector deportivo, y que su escenario preferido sería la vuelta de Ramón Rodríguez Verdejo 'Monchi' a los despachos de Nervión, lo que supondría otro regreso en la Liga.

En lo referente a los banquillos, otro que ha vuelto a su lugar de origen es Javier Calleja. Tras dirigir al submarino amarillo toda la temporada pasada, dejando al equipo quinto en puestos de Europa League,un mal comienzo en la actual y una situación delicada y jugeteando con el descenso, propició la rescisión de su contrato. Al mando llegaba Luis García, el cual no mejoró la posición en la tabla tras sus nueve encuentros en los que estuvo en el banquillo del Estadio de la Cerámica. Finalmente, la solución fue volver al pasado y contratar de nuevo a Javier Calleja, con el que ahora se encuentran en los cuartos de la Europa League y fuera del descenso por primera vez desde la jornada 17.